Presidenta chilena anuncia demanda contra Bolivia ante La Haya por aguas del Silala

La Presidenta Michelle Bachelet anunció la mañana de ayer que Chile demandará a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por la naturaleza de las aguas del río Silala.

En entrevista con radio Zero, la Mandataria aseguró que “el canciller va a informar al país, que ha decidido Chile demandar a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el Silala, ellos insisten en que son aguas de un manantial, nosotros que es un río internacional. La demanda es para pedir que la Corte se pronuncie sobre si es un río internacional como decimos nosotros”.

La Presidenta agregó que se ha decidido “tomar la iniciativa” y señaló que “en este sentido creemos que han habido muchas acusaciones”.

Bolivia anunció el pasado 26 de marzo que presentaría una demanda contra Chile ante La Haya por el uso “abusivo” de las aguas de dicho río, que según el gobierno altiplánico han sido desviadas de forma artificial.

La Tercera


Morales dice que Chile debería preguntar a la CIJ sobre los ‘manantiales’ del Silala

En su primera reacción tras el anuncio de Chile sobre el inicio de un juicio contra Bolivia por las aguas del Silala, el presidente Evo Morales consideró que, si las autoridades del país vecino tienen valores, deberían preguntar a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la propiedad de los “manantiales” del Silala.

“Si las autoridades de #Chile tienen valores deberían preguntar a La Haya a quién pertenece los manantiales del Silala (sic)”, escribió en su cuenta en Twitter.

Paralelamente, el Ministerio de Defensa publicó en la misma red social:  “Las aguas del Silala son bofedales que se encuentran exclusivamente en territorio boliviano #ElSilalaEsDeBolivia (sic)”. Acompañó el mensaje con un mapa.

Bolivia argumenta que las aguas del Silala nacen de manantiales que se encuentran en el departamento de Potosí y que Chile las desvió ilegalmente, mientras que Chile asegura que se trata de un río de curso internacional.

Ayer, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció que su país decidió demandar a Bolivia ante la CIJ por el uso de las aguas del Silala. Lo hizo dos meses después de que Morales anunciara una ofensvia similar por este mismo caso.

Poco después, el canciller de ese país, Heraldo Muñoz, ofreció una conferencia de prensa en la que anunció formalmente esa determinación, con el argumento de que “El río Silala es un curso de agua internacional y Chile tiene derecho a un uso equitativo y razonable de sus aguas”.

Bachelet, en declaraciones a radio Zero, afirmó que la determinación de llevar el caso ante la CIJ es para “pedir que la Corte se pronuncie si es un río internacional”.

“El canciller (Heraldo Muñoz) va a informar al país, que ha decidido Chile demandar a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por el Silala, ellos insisten en que son aguas de un manantial, nosotros que es un río internacional. La demanda es para pedir que la Corte se pronuncie sobre si es un río internacional como decimos nosotros”, afirmó.

Poco después Muñoz ofreció una conferencia de prensa para hacer el anuncio oficial y explicó que el objetivo es que la CIJ resuelva de una vez este asunto para terminar con la controversia bilateral. “Chile ha decidido demandar a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia para que se declare que el Silala es un curso de agua internacional y que Chile tiene derecho al uso de sus aguas”, dijo.

“El Gobierno ha tomado esta decisión como una medida necesaria para defender nuestros intereses frente a una controversia que ha generado la conducta de Bolivia respecto a este río…Chile ha hecho a lo largo de los años intentos serios y variados para solucionar amistosamente esta discrepancia a través de la negociación, los cuales han fracasado por la reiterada negación de Bolivia de negar los derechos de nuestro país”, había explicado poco antes en una entrevista con radio Bio Bio.

Además anunció que el agente de Chile en este caso será la Directora de Fronteras y Límites, Ximena Fuentes.

En marzo pasado, Bolivia decidió armar un equipo de expertos nacionales e internacionales para asumir la defensa de las aguas del Silala, y el 16 de mayo, el exasambleísta y exviceministro René Martínez juró en el cargo de Secretario General de la Dirección de Defensa del manantial Silala y los recursos estratégicos en la frontera con Chile.

Morales anunció el 23 de marzo pasado la defensa del Silala. Dijo que es hora de sentar soberanía sobre los recursos hídricos, así como se lo hizo con los recursos hidrocarburíferos.

“Después de tantos años quiero decir que llegó la hora de sentar soberanía sobre los recursos naturales, primero recuperamos los recursos hidrocarburíferos, metálicos no metálicos, ahora viene sentar soberanía sobre los recursos hídricos, es nuestra obligación porque es de los bolivianos”, indicó en esa ocasión en el acto por el Día del Mar.

Bolivia instauró una demanda internacional contra Chile ante la CIJ en 2003 por una salida soberana al mar. Hasta el 25 de julio próximo, el gobierno chileno debe presentar ante la corte su contramemoria sobre el caso.

La Razón


Los antecedentes que marcan la relación de Chile y Bolivia por el Silala

Un nuevo capítulo en la relación de Chile y Bolivia por el río Silala se empezó a escribir en la mañana de ayer, luego que la Presidenta Michelle Bachelet anunciara la presentación de una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), que busca que se determine si las aguas son internacionales y por tanto, pueden ser utilizadas por Chile, hecho que más tarde fue confirmado por el canciller Heraldo Muñoz, quien además entregó los fundamentos de la acción judicial.

Sin embargo, la disputa por el curso de agua tiene una larga lista de antecedentes, los que fueron explicados por la propia Cancillería en un documento publicado en el sitio web denominado Chile ante La Haya.

En él se señala que el Silala “es un curso de agua internacional sucesivo, que nace en Bolivia (país aguas arriba) y cruza la frontera hacia Chile (país aguas abajo), a 4.310 metros de altura, con un caudal que oscila entre los 120 y 180 litros por segundo”.

Además se explica el contexto en el que se da la disputa por las aguas, remontándose al Tratado de 1904, donde Bolivia expresó su interés por diponer de ferrocarriles que trasladaran mercadería hacia los puertos chilenos, de esta forma, en 1906 y 1908 ambos países dieron concesiones sobre las aguas del Silala a la compañía The Antofagasta and Bolivia Railway Company Limited, que ahora es conocida como Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia, que usaría dichas aguas para las locomotoras a vapor.

El conflicto, surgió cuando en 1996 el gobierno boliviano quiso objetar la concesión basándose en que no se habían respetado los términos del acuerdo. Al respecto, el documento publicado por la cancillería señala que “el argumento fue que en 1961 la empresa de transporte había comenzado a utilizar locomotoras diesel y comercializado el agua dentro de Chile, lo que significaba que ya no era utilizada para los fines que le fueron otorgados. El 14 de marzo de 1997, el prefecto de Potosí, Omar Manzano, declaró la caducidad de la concesión”.

En tanto, en agosto de 1999 el gobierno boliviano licitó la concesión del uso de las aguas del río, lo que fue desconocido el año 2000 por la cancillería chilena.

Con la llegada al gobierno de Michelle Bachelet en 2006, se contempló el tema de las aguas del “Silala y recursos hídricos” en la denominada Agenda de los 13 puntos, donde ocupó el punto VII, en él se indicaba que “Bolivia desea resolver la soberanía sobre las aguas del manantial que comienza en la zona sur de ese país y desemboca en Chile”.

Siguiendo las negociaciones, 2009 hubo un proyecto de acuerdo entre ambos países, “para la distribución de volúmenes de agua del río Silala. El gobierno boliviano se retiró de la negociación luego de enfrentarse a la oposición de Potosí, que pretendía cobrar a Chile por el uso pasado del agua”.

DEMANDA ANTE LA HAYA

Así las cosas, y luego que la Agenda de los 13 puntos quedase detenida, Bolivia no volvió a mencionar el río Silala, hasta que en marzo de este año y en el marco del denominado Día del Mar, el gobierno de Evo Morales anunció que estudiaría acciones judiciales contra Chile por el uso “abusivo” de las aguas del Silala, confirmando días más tarde que acudiría a La Haya por el tema.

Sin embargo, y pese a haber establecido una Dirección de Defensa del manantial Silala, Bolivia declaró que se tomaría cerca de dos años en presentar una demanda formal ante el organismo de justicia internacional.

Justamente, y aludiendo a la “incertidumbre jurídica” que produciría conocer en dos años más las aspiraciones bolivianas, Chile decidió dar el paso de demandar primero ante la CIJ. Así lo aseguró la agente designada para representar al país, Ximena Fuentes, después de presentarla ante el tribunal.

“Evo Morales, anuncia que nos va a demandar, y luego anuncia que dicha demanda demorará dos años en ser presentada, se traduce en una incertidumbre jurídica por un plazo de dos años en el que va a acusar a Chile de robar aguas del Silala”, dijo Fuentes, puntualizando que la Corte podrá resolver la controversia “de manera más rápida que esperar dos años”.

La Tercera


Piñera respalda demanda a Bolivia: “Estamos aburridos de las mentiras” de Evo

El ex Presidente Sebastián Piñera respaldó la demanda a Bolivia presentada por el Gobierno ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya dada la disputa existente por el río Silala.

El líder de la oposición consideró pertinente la decisión de la Presidenta Michelle Bachelet de solicitar a la corte que se determine si el Silala es un río internacional, acabando de esta forma con la disputa iniciada desde el país altiplánico.

A su vez, Piñera arremetió en contra del mandatario boliviano Evo Morales, asegurando que este hace un uso de las polémicas con Chile para mejorar su imagen interna.

“Todos los chilenos estamos aburridos de los insultos, las mentiras y las amenazas del Presidente Evo Morales, y además de la grosera utilización que el hace de las relaciones internacionales con Chile para suplir su debilidad en la política y la sociedad boliviana”, afirmó.

Consultado sobre el momento político en que se realiza esta demanda, el anterior jefe de Estado validó la decisión.

“La soberanía no están ni deber estar asociados a la coyuntura política, son temas de Estado. Si el Gobierno estimó que este era el momento oportuno, apoyo con decisión la demanda que Chile ha presentado contra Bolivia”, señaló.

Piñera ya había expresado previamente su apoyo a la determinación a través de un comunicado de prensa firmado junto a los ex presidentes Frei y Lagos.

PubliMetro