Confech: “Esta marcha fue la primera muestra del movimiento social unido”

Los estudiantes hicieron un balance positivo de la jornada de manifestación previa a la reunión que se sostendrá este viernes con la ministra de Educación, para conocer el proyecto de Ley de Educación Superior que ingresará al Congreso.

150 mil estudiantes secundarios y universitarios se movilizaron en Santiago, según cifras de la Confech, previo al encuentro que sostendrán durante este viernes con la ministra de Educación, Adriana Delpiano, quien les dará a conocer los detalles del proyecto de Ley de Educación Superior que ingresará antes del 30 de junio Congreso, según indicó la titular de la cartera.

En ese sentido, la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Camila Rojas, afirmó que ha habido un discurso incoherente por parte del gobierno, porque si bien se plantea la intención de aumentar la matrícula en la educación superior pública, no se ha explicitado el fin al lucro ni un marco regulatorio para la universidades privadas.

“Acá no nos sirve cuando ciertos miembros de la Nueva Mayoría nos dicen sí vamos a hacer creer la matrícula en las instituciones públicas, pero también vamos a permitir el lucro en las universidades privadas. Ese no es un cambio en educación superior”, indicó la dirigenta.

En tanto, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Central (Feucen), Gabriel Iturra, dijo esperar que los planteamientos de los estudiantes sean reflejados en el documento que presentará la ministra.

Además, indicó que son 32 universidades que se mantienen en paro indefinido o reflexivo y siete en toma, muchas de las universidades privadas que en 2011 no participaron de las movilizaciones estudiantiles.

“Hacemos a un llamado a que la ministra a que contemple a los endeudados de este sistema, endeudados con el CAE, porque si se mantiene este sistema de financiamiento en la reforma educacional sus hijos y nuestros hijos van a quedar endeudados para el resto de la vida”, enfatizó.

La presidenta de la Feusach,Marta Matamala, criticó a la ministra de Educación por sus declaraciones en las que descartó de plano la gratuidad universal y adelantar que “los estudiantes no van a quedar contentos” una vez que salgan de la reunión que sostendrán este viernes.

“No puede salir a ponerse el parche antes de la herida, no puede ser que, en definitiva, nos diga desde ya que no vamos a terminar contentos con esta reunión porque, entonces, es simplemente asumir que el trabajo que tuvimos los miles de estudiantes durante los últimos diez años que se vieron en mesas de trabajo no sirvió para nada. Ante eso nosotros queremos ser enfáticos: hoy fue la primera muestra del movimiento social unido en una manifestación, pero no va a ser la última. Cada vez que sea necesario vamos a hacer una convocatoria lo más amplia posible, multisectorial o incluso con carácter de paro indefinido”.

Mientras, desde los secundarios, el vocero de la ACES, Diego Arraño, dijo que se están coordinando acciones a nivel nacional, con los cerca de 60 establecimientos que se encuentran movilizados, en rechazo al proyecto de Desmunicipalización que se tramita en el Parlamento.

Luego del acto de cierre de la manifestación, encapuchados saquearon la Iglesia de la Gratitud Nacional destruyendo, entre otros objetos, un crucifijo.

El recién designado ministro del Interior, Mario Fernández, visitó este lugar y condenó los hechos, afirmando que es una situación preocupante.

Los estudiantes, por su parte, también recriminaron este acto insistiendo en que no son integrantes del movimiento estudiantil. Sin embargo, apuntaron a que las autoridades que visitaron esta Iglesia son las que deben responder por la represión que sufren los estudiantes.

“Creemos que las autoridades, que justamente fueron a visitar la iglesia (de la Gratitud Nacional) también tienen que dar respuesta frente a la exigencia, frente a la problemática de represión que hemos vivido los estudiantes”, señaló Gabriel Iturra.

Estudiantes chilotes cuestionan educación orientada al modelo extractivista

Estudiantes de la Asamblea de Chilotes en Santiago cuestionaron los fines a los que apuntan los planes de educación superior en regiones.

A juicio de Rodrigo Gallardo, vocero de la organización, existe un vínculo directo entre el modelo extractivista que opera en la zona de Chiloé y el modelo de mercado que reproduce la educación superior.

Además, el representante agregó que la educación debe responder a las necesidades locales y no de las trasnacionales.

Los estudiantes, además, rechazaron las precarias condiciones en que se encuentran los trabajadores de la industria salmonera, muchos de ellos que se encuentran cesantes a causa de la marea roja.

Diario U Chile