Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

La Actualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista constituye una necesidad para lograr la irreversibilidad y el desarrollo de la construcción del socialismo en Cuba y será la herramienta principal para lograr los objetivos esenciales ya que allí se establece la Visión de la Nación, entendida como el estado que se desea alcanzar, y definida como soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible; también se definen los ejes estratégicos como los pilares y las fuerzas motrices que permiten estructurar y concretar el Plan de Desarrollo Económico y Social hasta el 2030.

Objetivos

El Modelo es un proceso complejo que comprende una gran cantidad de tareas y acciones interrelacionadas identificadas en una proyección estratégica para la implementación de los lineamientos del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba y exige la participación y preparación de todos, en especial de los trabajadores, así como de los jóvenes a quienes corresponde un papel decisivo para hacer realidad la visión de Cuba en tiempos de fuertes restricciones que impone el bloqueo de los Estados Unidos, la perenne agresividad de los enemigos de la Revolución –quienes persisten en destruirla– y la difícil e incierta situación internacional, al tiempo que se consolida la integración Latinoamericana y Caribeña, lo cual requiere de tiempo y un sistemático control y evaluación de sus impactos económicos y sociales sobre la base de los principios del socialismo, en especial los ideales de igualdad y justicia de la Revolución, sin resquebrajar la unidad de la mayoría del pueblo llamado a ser cada vez más disciplinado y efectivo acorde al momento histórico como señaló el compañero Fidel Castro Ruz: “Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado“.

Con este Modelo se busca determinar los sectores estratégicos que con su desempeño sean capaces de demostrar capacidad de adaptación a diversas condiciones internas y externas, que posibiliten producir y exportar valor agregado a partir de un recurso natural abundante y altamente competitivo, incidir positivamente y significativamente en la balanza de pagos a partir de favorecer la participación en corrientes dinámicas del comercio mundial por su pujante aporte en las exportaciones o por su capacidad de sustituir importaciones, permitan desarrollar el tejido productivo del país generando encadenamiento hacia atrás (desarrollo de proveedores) y hacia adelante (agregación de valor sobre el producto base), propiciando una estructura productiva densa y diversificada, de impactar de manera directa e indirecta en la generación de empleos productivos, que contribuyan a la soberanía y seguridad nacional, que impacten de manera favorable en la sostenibilidad medioambiental.

De manera general estos sectores deben ser capaces de arrastrar al resto de la economía logrando un incremento de la eficiencia y efectividad de la actividad productiva a escala nacional.

Formas de propiedad

Las principales formas de propiedad sobre los medios de producción que enuncia el Modelo son:

● La Propiedad Socialista de todo el Pueblo

Representa la disposición colectiva a escala de todo la sociedad sobre los medios fundamentales de producción, así como la apropiación social de sus resultados y su distribución en beneficios de todos los ciudadanos que son sus legítimos propietarios comunes.

● La Propiedad Cooperativa

Son entidades económicas con personalidad jurídica, constituidas voluntariamente para la producción de bienes y servicios con fines económicos y sociales que asumen los gastos con sus ingresos y se sustentan a partir del trabajo de los socios.

● La Propiedad Mixta

Son las entidades constituida como resultado de la integración de la propiedad socialista de todo el pueblo con otras pertenecientes a personas naturales o jurídicas, nacionales y extranjeras, para la producción y comercialización de bienes y servicios y la obtención de utilidades.

● La Propiedad Privada

Se reconoce la propiedad privada que cumple una función social cuyos titulares son personas naturales o jurídicas tanto cubanas como totalmente extranjeras.

● La Propiedad de organizaciones políticas y de masas y otras formas asociativas

Es un tipo particular de propiedad sobre los medios de producción, representada por entidades que producen bienes o servicios cuyo objetivo principal es contribuir al desarrollo de la sociedad cumpliendo objetivos y fines de interés público, y no la obtención de ganancias; poseen personalidad jurídicas y actúan en el marco de lo establecido.

Desde el triunfo de la Revolución cubana el 1 de enero de 1959, las cooperativas habían sido exclusivas del sector agropecuario. Entre las que se destacan:

● Las Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS)

son organizaciones primarias de carácter colectivo que posibilitan el uso común del riego de algunas instalaciones, servicios y otros medios, así como el trámite global de sus créditos aunque la propiedad de cada finca, sus equipos y la producción resultante sigue siendo privada.

● Las Cooperativas de Producción Agropecuarias (CPA)

constituyen una entidad económica que representa una forma avanzada y eficiente de producción socialista con patrimonio y personalidad jurídica propios, constituida a partir de la decisión de los campesinos de unir sus tierras y demás medios de producción fundamental a la cual se integran otras personas para lograr unas producción agropecuaria sostenible.

● Las Unidades Básicas de Producción Cooperativas (UBPC)

es una comunidad económico social integrada que responde al concepto de desarrollo rural, donde la producción se realiza en común, siendo igualmente común la propiedad de los medios, utilizan tierra estatal como usufructo. Se constituyen de acuerdos a las disposiciones que norma la ley, las que se inscribe en el registro de Unidades Básicas de Producción Cooperativas (REUCO).

Con la aprobación de los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución surgen las cooperativas no agropecuarias (CNA) por dos vías fundamentales: desprendidas del sector estatal y a través de la unión voluntaria de un grupo de personas.

● Las Cooperativas No Agropecuarias (CNA)

constituyen una de las vías del proceso de actualización del modelo económico cubano que responde a la necesidad de descentralizar la actividad empresarial y dar espacio a nuevas formas de gestión no estatal, dando respuesta así a lo planteado en los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución, donde hay un epígrafe dedicado a las cooperativas.

Esta nueva forma de gestión no estatal, puede traer importantes beneficios para la sociedad, como son empleos productivos, solidarios y sostenibles. Los asociados se sienten dueños de la cooperativa, identificados con ella, cuidan porque todo marche bien, por mantener y hasta incrementar la calidad de los productos y servicios, posibilitando un incremento de los ingresos, más utilidades a repartir, y los diferentes fondos y reservas que se crean en la cooperativa serán mayores también, tanto para inversiones destinadas a mejorar las condiciones de trabajo. Se ha incrementado el trabajo en equipo, la colaboración entre los socios, el cumplimiento de los horarios, las normas técnicas, la disciplina laboral, la motivación ante el trabajo. Algunos cooperativistas cuentan que se sienten como una gran familia, lo que los hace trabajar con más optimismo y vencer las dificultades.

El Estado desempeña un rol muy importante para mejorar el ejercicio de las Cooperativas no agropecuarias, para esto debe reducir los pasos del proceso de aprobación de las CNA y hacerlo más ágil, con plazos de respuestas establecidos para que los futuros socios conozcan en qué nivel está su propuesta y si ha sido aprobada o no. Mejorar el procedimiento de transformación de entidad estatal en cooperativa, de manera que no se violen los principios del cooperativismo. Elaborar un plan de capacitación que brinde herramientas para un mejor desempeño futuro, tanto para los socios como para los funcionarios encargados de acompañar a las cooperativas en su proceso de cambio. La decisión de pasar una entidad estatal a cooperativa debe hacerse pública con el suficiente tiempo de antelación, para que los trabajadores afectados puedan decidir si se convierten o no en cooperativistas. También se deberían considerar las posibles propuestas que surjan de potenciales socios interesados en esa entidad que no son trabajadores de la misma. Hacer un mayor uso de la Resolución No 570/2012 del Ministerio de Economía y Planificación, donde se explica claramente los pasos a seguir para el proceso de licitación, lo que generaría una mayor claridad en el proceso. Se deben crear mecanismos de aprovisionamiento que garanticen el 100% de la demanda de las CNA; si no puede ser por empresas locales, que sea a través de la importación.

Establecer las pautas para que las cooperativas puedan exportar sus producciones y servicios, para garantizar las divisas que les permitirán abastecerse en un futuro. Incluir las cooperativas en los planes de desarrollo territorial. Elaborar una ley general de cooperativas clara, que facilite el progreso de las CNA y su interrelación con el resto de la economía y la sociedad. Esas son algunas de las tareas por sortear.

Teniendo en cuenta que es una sociedad que construye el socialismo, el Estado tiene que intervenir para compensar las desigualdades que surgen, para subsanar con medidas apropiadas la desigualdad en la distribución de ingresos que ocurre bajo una competencia de mercado y, en ese sentido, las regulaciones juegan un papel a través de los subsidios a los grupos sociales más desfavorecidos, o a las actividades de interés social en general que no se pueden gestionar con mecanismos mercantiles. Todo esto tiene que ser con mecanismos económicos para minimizar los mecanismos directos de administración, porque eso no resuelve el problema.

*Columnista de Diario La Época

La Epoca