Altos funcionarios de Naciones Unidas reconocieron el ejemplo de Cuba en la eliminación de la transmisión materno-infantil del VIH/Sida y la Sífilis, durante una ceremonia que homologó ese logro en otros países.

El director general asistente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Ren Minghui; y el director ejecutivo de ONU-Sida, Michel Sidibé, recordaron que la isla abrió el camino, cuando hace un año se convirtió en la primera nación en erradicar la transmisión de madre a hijo de las peligrosas enfermedades.

Minghui, Sidibé y otros funcionarios de agencias especializadas del sistema de Naciones Unidas encabezaron aquí el acto de declaración de Tailandia y Belarús como libres de la transmisión materno-infantil del VIH/Sida y la sífilis, mientras Armenia recibió el certificado por vencer al primero de los padecimientos y Moldavia al segundo.

En sus intervenciones, llamaron la atención sobre lo mucho que puede alcanzarse en materia de salud pública, si existe voluntad política y se aplican las estrategias correctas.

Por Cuba estuvo presente en la ceremonia la sexóloga y diputada Mariela Castro, quien en declaraciones a Prensa Latina coincidió con el criterio del impacto favorable en la población del compromiso de los gobiernos con las políticas sociales.

De acuerdo con la directora del Centro Nacional de Educación Sexual de la isla, al acercarse a felicitar a los ministros y representantes de los Estados reconocidos hoy, escuchó con satisfacción su respeto y admiración por los logros en salud de su país, al que calificaron de inspiración.

Mariela Castro también resaltó el establecimiento en 2014 por la OMS de los elementos para considerar a un país libre de la transmisión materno-infantil del VIH/Sida y la Sífilis, enfermedades que causan la muerte o lastran la calidad de vida de las personas.

Esos parámetros no solo permiten obtener tal condición, sino que obligan a mantener un trabajo constante por parte de las autoridades y los sistemas de salud, dijo.

Cuba Debate