OEA aprueba desagravio por avalar intervención militar contra R.Dominicana

La Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este miércoles una declaración de desagravio a la República Dominicana, por el aval que diera en 1965 a la intervención militar de los Estados Unidos durante la Revolución de Abril.

La declaración, aprobada con el número AG/CG/ 7/16, contiene tres puntos:

Lamenta la pérdida de vidas humanas y expresa las condolencias de la organización al pueblo dominicano; Desagravia al pueblo dominicano por las acciones de Abril de 1965 que interrumpieron el proceso de restablecimiento del orden constitucional en la República Dominicana; Reafirma los principios del derecho internacional, de la Carta de las Naciones Unidas y de la Carta de la OEA.

La cancillería informa que el documento, aprobado a unanimidad, responde al pedido que hiciera el presidente Danilo Medina durante el acto inaugural de la reunión plenaria de la OEA.

El jefe del Estado pidió una declaración de desagravio “por esa violación de la soberanía legítima de los dominicanos, producido en 1965, y que causó muertes, dolor e indignación en nuestro pueblo. Es una herida aún abierta para muchos, y que solo podrá sanar mediante el reconocimiento de lo sucedido por parte de la OEA y la petición de perdón que merece nuestra ciudadanía”.

El documento de desagravio fue motivado por el canciller Andrés Navarro, en su discurso ante la plenaria de la asamblea ordinaria.

7días


OEA: Adopotada tímida resolución de desagravio a República Dominicana con relación a invasión de 1965

Durante la inaguración de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos iniciada el 13 de junio del 2016, en Santo Domingo, el Presidente Danilo Medina de República Dominicana indicó en su discurso inaugural (ver texto del discurso en boletín de la Presidencia de República Dominicana) que: “En nombre del pueblo dominicano y en el mío propio, les propongo a todos ustedes que durante este período ordinario de sesiones, se apruebe una resolución de desagravio a la República Dominicana por el rol desempeñado por la OEA durante la Revolución de Abril de 1965” /…/ “Tengo el convencimiento de que este es el mejor momento y el más apropiado lugar para llevar a cabo este acto de justicia, verdad y reconciliación””.

LA OEA y las intervenciones en Estados Miembros. Como se recordará, la OEA ha jugado un papel bastante cuestionable en el pasado ante intervenciones en uno de sus Estados Miembros. En este análisis de la profesora Sonia Alda Mejías (IUGM), se lee que “la organización no se manifestó ante la intervención norteamericana en Guatemala, en 1954, ni respecto a la invasión de Playa Girón en 1961 y sin embargo respaldó el bloqueo económico y las sanciones diplomáticas a Cuba (de acuerdo al art. 6 del TIAR) y aprobó en 1965 la constitución de las Fuerzas Interamericanas de Paz en República Dominicana de acuerdo a las directrices norteamericanas”. Sobre estas últimas, y el envío de 42.000 efectivos militares norteamericanos a República Dominicana, referimos al lector al estudio en inglés (en particular páginas 41 y subsiguientes) realizado por dos oficiales norteamericanos, Major Jack K. Ringler (USMC) y Henry I. Shaw (Jr): en las conclusiones, ambos autores indican, entre varias lecciones para el futuro (página 54) que: “The second lesson is the fact that this was not primarily a military combat action in the traditional sense, but a political-military operation, with certain restrictions being placed upon the military commanders, putting them at a tactical disadvantage. U.S forces had the clearly identifiable mission during the initial days of the crisis of protecting and evacuating U S and foreign nationals. This was to change later as political considerations created by U.S. and OAS policies clouded their mission. Military commanders, both on the scene and those in high positions in Washington, had to be prepared to exercise judgment in both military and political fields. It became apparent that military commanders, in addition to being competent in their own military fields, have to be prepared to take on the trappings of a diplomat”.

Una inédita solicitud. Es probablemente la primera vez en la historia que un Jefe de Estado exige públicamente a la OEA reconocer sus errores por avalar intervenciones en abierta violación al principio de no intervención en asuntos internos proclamado en la misma Carta de la OEA de 1948. Tratándose en este caso del Estado que hospeda a la reunión anual de tres días de los demás Estados Miembros de la OEA, la solicitud dificilmente pudo ser eludida por estos últimos. En agosto del 2015, el actual Secretario General de la OEA se había manifestado en ese sentido (ver nota de prensa). En esta nota de prensa se lee que para el máximo representante de la OEA: “Es imprescindible que la OEA cumpla con los postulados fundamentales y asumir posiciones históricas y postular para que hechos del pasado no ocurran nunca más y asumir la verdad, no para reparar el pasado sino como legado de las generaciones venideras. Es por eso que como secretario general deploro los actos de la organización que validaron en 1965 la invasión en la República Dominicana y la intervención en este país”. La solicitud del Presidente Danilo Medina esta vez se dirigía a los 34 delegados de los Estados Miembros de la OEA, entre los cuales se contabilizaban 27 Ministros (ver listado detallado de los jefes de delegaciones presentes en Santo Domingo).

La propuesta oficial de República Dominicana. El 14 de junio, la propuesta circulada por la delegación de la Republica Dominicana a los demás delegados se leía como sigue:

“RECONOCIENDO que en el proceso histórico de la segunda mitad del siglo XX la República Dominicana fue objeto de acciones llevadas a cabo durante la Revolución de Abril de 1965, y específicamente aquellas que en ese marco ejecutó la Organización de Estados Americanos (OEA), que produjeron perturbación y luto y una indignación todavía presente en la población;

ADMITIENDO la responsabilidad histórica de haber dado su respaldo a procedimientos y acciones bélicas en pugna con los principios de No Intervención y de Respesto a la Soberanía establecidos estutariamente en la Carta de la OEA;

RESUELVE

Expresar al pueblo dominicano su pesar por haber respaldado, en 1965, la invasión de su territorio y el atropello de su soberanía, solicitar su comprensión, pedir disculpas por el error histórico cometido y a la vez condolerse por las víctimas ocasionadas, asumiendo el compromiso de trabajar en procura de que acciones semejantes no se repitan en el futuro”.

La versión en inglés de la misma propuesta dominicana de resolución se leía de la siguiente forma:

“DRAFT RESOLUTION ON THE DOMINICAN REPUBLIC

RECOGNIZING that in the historical process of the second half of the 20th century, the Dominican Republic was the object of actions carried out during the Revolution of April 1965, and specifically of those carried out by the Organization of American States (OAS) in that context, which produced disruptions and mourning and an indignation that is still felt among the population;

ADMITTING its historical responsibility in backing belligerent procedures and actions in contravention of the statutory principles of nonintervention and respect for sovereignty enshrined in the Charter of the OAS,

RESOLVES:

To express to the people of the Dominican Republic its regret at having backed, in 1965, the invasion of its territory and the violation of its sovereignty; to request their understanding; to apologize for the historical error committed; and, at the same time, to express its condolences toward the victims and to assume the commitment of working to ensure that similar actions are not repeated in the future”.

La respuesta oficial de la Asamblea General de la OEA. El 15 de junio, la Asamblea General de la OEA aprobó una resolución (ver texto completo al final de esta misma nota) en la que declara simplemente lo siguiente en su parte resolutiva: “DECLARA: 1. Lamentar la pérdida de vidas humanas y expresar al pueblo dominicano las condolencias de la Organización. 2. Desagraviar al pueblo dominicano por las acciones de abril de 1965 que interrumpieron el proceso de restablecimeinto del orden constitucional en la República Dominicana. 3. Reafirmar los principios del derecho internacional, de la Carta de las Naciones Unidas y de la Carta de la OEA.”

Nótese la diferencia con la propuesta de República Dominicana, y en particular la ausencia de toda referencia a la “invasión” o “intervención” en la parte resolutiva de esta resolución, así como al aval dado a esta por la misma OEA. Como era bastante previsible, el texto adoptado por la OEA dista mucho de las palabras pronunciadas por parte del Presidente dominicano en su alocución inaugural (que a continuación reproducimos) y la propuesta inicial de sus delegados circulada a sus homólogos. Esta resolución evidencia la dificultad para República Dominicana de contar con apoyos certeros a su solicitud, que hubieran podido ser de gran ayuda para lograr un texto mucho más cercano a la iniciativa inicialmente planteada. Este ejercicio diplomático también pone en evidencia el extremo cuido con el que algunas delegaciones en la OEA lograron revisar el contenido original del texto de República Dominicana de forma tal que el texto fuera finalmente adoptado por consenso de la Asamblea General.

————————————

Extracto del discurso del Presidente de República Dominicana:

“Para que esta organización pueda jugar este papel tan vital en nuestro futuro, es necesario también que volvamos la vista con actitud reflexiva y autocrítica hacia el pasado de la propia OEA. Por eso, en nombre del pueblo dominicano y en el mío propio, les propongo a todos ustedes que durante este período ordinario de sesiones,se apruebe una resolución de desagravio a la República Dominicana por el rol desempeñado por la OEA durante la Revolución de Abril de 1965.

Como ustedes recordarán, mi país sufrió una invasión que en aquel momento fue legitimada por uno de los mecanismos de la OEA. Esta invasión abortó el proceso democrático que se había iniciado con la elección como Presidente de nuestro admirado lider, el profesor Juan Bosch, impidiendo así el retorno al orden constitucional, legítimamente establecido en el 1963.

Volver a caminar por esta senda constitucional nos costaría a los dominicanos mucho tiempo, mucho esfuerzo y muchos sufrimientos. Esta nefasta violación de la soberanía legítima de los dominicanos, producida en 1965 causó muerte, dolor e indignación en nuestro pueblo. Es una herida aún abierta para muchos y que solo podrá sanar mediante el reconocimiento de lo sucedido por parte de la OEA y la petición de perdón que merece nuestra ciudadanía.

Nuestra Patria y nuestra democracia merecen este acto de dignidad, respeto y es mi obligación, como Jefe de Estado, solicitar a esta asamblea saldar la deuda histórica con el pueblo dominicano

Conocemos bien el contexto histórico en el que se dio la invasión. Eran los años de enfrentamiento entre bloques. Eran los años en los que las relaciones entre EEUU y Cuba eran prácticamente de guerra. Eran los años en los que el conflicto interno de Colombia apenas comenzaba.

Esa es una triste página de la historia que hoy, todos juntos, estamos cerca de pasar porque con diálogo, con paciencia y con la verdad por delante estamos cerrando viejas heridas de nuestro continente.

Eso es, precisamente, lo que queremos los dominicanos. Curar, cerrar ciertas heridas, dar paz al doloroso recuerdo de nuestros mayores, abrir nuevos caminos de esperanza a las nuevas generaciones. Tengo el convencimiento de que este es el mejor momento, el más apropiado lugar para llevar a cabo este acto de justicia, verdad y reconciliación.

Estamos seguros que la Organización de Estados Americanos esta en las mejores condiciones para asumir esa responsabilidad “.

TEXTO DE DECLARACIÓN SOBRE REPÚBLICA DOMINICANA

(Acordado por la Comisión General el 15 de junio de 2016 y se eleva para la consideración de la Plenaria)

RECONOCIENDO que los acontecimientos de abril de 1965, que produjeron perturbación y luto, además de indignación, son todavía una fuente de desasosiego para el pueblo dominicano; y

REAFIRMANDO los principios de no intervención y del respeto a la soberanía consagrados en la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

DECLARA:

1. Lamentar la pérdida de vidas humanas y expresar al pueblo dominicano las condolencias de la Organización.

2. Desagraviar al pueblo dominicano por las acciones de abril de 1965 que interrumpieron el proceso de restablecimeinto del orden constitucional en la República Dominicana.

3. Reafirmar los principios del derecho internacional, de la Carta de las Naciones Unidas y de la Carta de la OEA.

Versión en inglés

TEXT OF DECLARATION ON THE DOMINICAN REPUBLIC

(Agreed by the General Committee on 15, 2016 and submitted to the Plenary)

THE GENERAL ASSEMBLY,

RECOGNIZING that the events of April 1965, which caused disruption and grief, as well as indignation, remain a source of consternation for the Dominican people;

REAFFIRMING the principles of non-intervention and respect for sovereignty enshrined in the Charter of the OAS,

DECLARES THAT IT:

1. Laments the loss of human lives and to express the Organization’s condolences to the Dominican people.

2. Expresses regret to the Dominican people for the actions of April 1965, which disrupted the process of restoration of the constitutional order in the Dominican Republic.

3. Reaffirms the principles of international law, the Charter of the United Nations, and the OAS Charter.

Derecho Internacional Público Costa Rica


Volver