Marcha contra las AFP se replicó en 40 ciudades

La Alameda, entre Plaza Italia y Los Héroes, fue colmada por las personas que este sábado marcharon contra el sistema de pensiones, bajo el lema de “No + AFP”. La manifestación, que se replicó en un total de 40 ciudades en el país, incluyó presentaciones artísticas y discursos contra el actual método de jubilaciones.

Si bien Carabineros y la Intendencia Metropolitana no quisieron entregar el número de asistentes, los organizadores estimaron que más de 150 mil personas llegaron a Santiago y que, a nivel nacional, la movilización habría sumado 750 mil adherentes. Para los convocantes, la marcha obedeció a que “la indignación llegó a las calles para reclamar por justicia”.

Entre la concurrencia hubo familias con niños que portaban pancartas contra las administradoras. La movilización terminó cerca de las 13.30 y los organizadores pretenden repetir la convocatoria los próximos 10 de agosto y 10 de octubre, para culminar el 4 de noviembre con un paro nacional.

También llegaron personas del mundo político. Sin embargo, no todos fueron bienvenidos. Este fue el caso del senador del MAS Alejandro Navarro, quien fue expulsado a gritos por los manifestantes.

El secretario general de la Confederación de Sindicatos Bancarios y vocero de la coordinadora “No + AFP”, -que convocó la movilización-, Luis Mesina, indicó que “hay necesidad de un cambio en el sistema previsional chileno, y ese cambio no pasa por una AFP estatal, sino que por un sistema de pensiones de administración pública sin fines de lucro. Hasta ahora las AFP han sido un negocio para unos pocos, mientras la mayoría de los chilenos se debaten en la miseria previsional”.

El presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana, dijo que la adhesión obtenida “es expresión de la indignación que ya no da para más”. Añadió que desconfían de la clase política, que “pretende acallar al pueblo indignado para pasar por alto hechos como el caso de Myriam Olate y de los altos oficiales de Gendarmería, que han aumentado sus sueldos y asignaciones de manera abusiva para acceder a su tipo de pensiones”.

La manifestación se replicó en casi todas las regiones. En Iquique, más de tres mil personas se congregaron en calles Vivar con Bulnes, recorriendo el perímetro céntrico y parte del borde costero de Cavancha, manifestación que se desarrolló sin incidentes.

En Valparaíso, los organizadores cifraron la afluencia de público en 20 mil personas. Al final de la manifestación se registraron disturbios en Plaza Victoria y Carabineros tuvo que dispersar a las personas con carros lanza agua.

En la VI Región, las familias se congregaron en Rancagua con globos amarillos, banderas y cánticos alusivos al rechazo de las AFP, situación similar ocurrió en Graneros, Rengo y Peumo.

El Valdivia, pese al frío y la llovizna más de mil personas marcharon desde la Plaza Simón Bolívar donde se inició el recorrido. En Puerto Montt, en tanto, la manifestación estuvo acompañada de actos culturales y batucadas.

La Asociación de AFP optó por no pronunciarse sobre la movilización. En la edición de este sábado de La Tercera habían indicado que tienen la disposición de trabajar y “colaborar con nuestros aportes en las instancias que el gobierno ha establecido para mejorar el monto de pensiones”.

La Tercera


Gobierno tras marcha “No + AFP”: El tema de las pensiones es un gran desafío

El Gobierno afirmó que el problema de las bajas pensiones es “uno de los grandes desafíos” de Chile de cara al futuro.

En un punto de prensa en el Palacio de La Moneda, consultado por la multitudinaria marcha realizada este domingo que exigió el fin del sistema de AFP, el ministro vocero, Marcelo Díaz (PS), señaló que el propio Gobierno ha “dicho –qué duda cabe- que en el ámbito de las pensiones hay desafíos significativos”.

“Este Gobierno ha planteado tareas en esa dirección y estamos avanzando, pero, evidentemente, éste es uno de los grandes desafíos que tenemos como país hacia el futuro”, señaló Díaz.

La Presidenta Bachelet convocó en abril de 2014 una “Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones” presidida por el economista David Bravo, que en septiembre del año pasado entregó su informe final. Éste (ver archivo adjunto) consignó las dos posturas mayoritarias de sus miembros -mantener el sistema de AFP con cambios o generar un nuevo sistema- porque en ese momento “no fue posible zanjar la discusión”.

“Nosotros vamos a iniciar la ruta. Probablemente tendremos todavía un largo trecho para arribar a una conclusión importante, pero si hay algo que este Gobierno va a hacer es plantear hacia dónde tenemos que avanzar, porque sabemos y compartimos –lo dijo la Presidenta el 21 de mayo- que el tema de las pensiones es uno de los grandes desafíos que tenemos como país”, remarcó esta tarde Marcelo Díaz.

Guillier: “Necesitamos un sistema previsional tripartito”

En tanto, el senador independiente Alejandro Guillier planteó que “queremos que los partidos políticos escuchen este clamor y quienes estamos en una posición de liderazgo vamos a representar ese sentir y lo transformaremos en bandera de lucha para el futuro”.

“Fue una gran marcha y necesitamos un sistema previsional tripartito, donde haya aportes del empleador, del trabajador, pero también del Estado”, declaró el parlamentario, quien es opción del Partido Radical (PR) para ser candidato presidencial.

Mientras que el timinel radical, Ernesto Velasco, aseveró que “la voz de los chilenos se escuchó fuerte y no es necesario llegar a los niveles en que se llegó durante el gobierno de Sebastián Piñera, cuando hubo cacerolazos masivos para decir educación gratuita, pública y de calidad”.

“Nosotros entendemos que es el momento de comenzar a discutir una profunda reforma al sistema de pensiones”, aseveró.

Cooperativa


La historia no contada de cómo José Piñera convenció a Pinochet y sus secuaces de imponer el sistema de las AFP

Cuando el promedio de las pensiones para la gran mayoría de los trabajadores chilenos afiliados a las AFP apenas supera los 190 mil pesos, las noticias de uniformados y funcionarios de gendarmería que reciben jubilazos de más de 5 millones de pesos, y que no cotizan en el sistema, se vuelven cada vez más indignantes. La realidad y los números han hecho de las Administradoras de Fondo de Pensiones un mecanismo cada vez más cuestionado por la ciudadanía.

Al momento de jubilar, los chilenos que no tuvieron ninguna laguna previsional, es decir los menos, reciben apenas el 77% del sueldo que ganaban como empleados. Y en el caso de las chilenas, la situación es aún peor: reciben solo 55% de lo que ganaban en su vida laboral. Muy distinto a lo que se prometía en los 80′, cuando el sistema fue impuesto en dictadura a través de la ley 3.500.

En ese entonces, se decía que los chilenos podrían recibir hasta el 80% del sueldo después de jubilados y en 2000, los más optimistas creían que en 2020 los jubilados recibirían el 100% y que la rentabilidad de las AFP podría llegar al 8%. Pero en la última década esta rentabilidad ha bordeado el 5%.

El economista de la Universidad de Chile, Manuel Riesco, que ha estudiado de cerca la evolución del sistema de AFP, asegura que el sistema es canalla: “Las AFP recaudaron en abril 500 mil millones de pesos, solo en cotizaciones obligatorias y pagaron un millón de pensiones a 200 mil pesos cada una, lo que son 200 mil millones de pesos. Es decir, recaudaron $500 mil millones y pagaron $200 mil millones y eso lo vienen haciendo todos los meses desde que se crearon”.

“Todos los meses con excedentes, estos crecen y crecen, es decir, es un mecanismo que saca recursos de los salarios y del fisco, que les pagan dos billones de pesos con subsidios monetarios al año”, señala Riesco.

Mientras que la mayoría de los chilenos recibe pensiones que no les alcanza para vivir ni siquiera comiendo con el recetario de Joaquín Lavín, el Estado destina el 0.9 del PIB a financiar a 300 mil afortunados ligados a las Fuerzas Armadas, Carabineros y Gendarmería, con un sistema distinto que les da mejores condiciones.

¿Cómo fue posible que haya sido aceptado este sistema? El Acta N° 398-A de la Junta de Gobierno, muestra cómo fue la discusión que hizo que José Piñera, ministro del Trabajo de la dictadura, convenciera a Pinochet, Merino, Matthei y Mendoza en 1980 que reemplazaran el sistema de reparto vigente por uno basado en las AFP.

El documento, que fue durante muchos años un completo secreto, muestra a unos increíblemente escépticos militares que incluso, en un leve chispazo de lucidez, predijeron el futuro al asegurar con preocupación que si se privatiza todo “en ocho o diez años (los empresarios) tendrán al país en sus manos”.

Pinochet preocupado por los ‘artistas’

La primera sesión se inició el 14 de octubre de 1980 a las 9:40 de la mañana. A ella fue Augusto Pinochet, el comandante en jefe de la Armada, José Toribio Merino; el director general de Carabineros, César Mendoza; y comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Fernando Matthei. Fueron también el ministro de Hacienda Sergio de Castro; y por supuesto, el mentor y principal impulsor de la reforma: el ministro del Trabajo y Previsión Social, José Piñera, además de otros militares y ministros que tuvieron poca intervención.

Luego de que el secretario de legislación expusiera los principales cambios que traería el nuevo sistema, que eran que las cotizaciones obligatorias de los chilenos pasarían a ser administradas por privados, las AFP, quienes invertirían y las harían más rentables y les entregarían a los trabajadores una jubilación proporcional, supuestamente, al ahorro de toda su vida, Pinochet expresó su primera preocupación.

“Yo también estoy de acuerdo con el sistema en cuanto a que debe modificarse la Ley de la Previsión (…) pero también he dicho que no estoy de acuerdo en el problema ese de que los capitales vayan a la parte privada”, dijo. “Eso es lo que me produce angustia, porque día a día veo diversas cosas que suceden, y no vaya a ocurrir que de repente alguien parta con los 97 millones de dólares (de las cotizaciones de los chilenos) para el extranjero. Eso es lo que me causa cierta preocupación”.

Piñera calmó a Pinochet diciéndole que no será tanta plata y que es imposible que eso suceda, porque el dinero estará invertido en documentos debidamente resguardados y no en billetes. “Todas las medidas que se adopten, señor Ministro, todas, son pocas, porque aquí son ‘artistas’… acuérdese de mis palabras”, le respondió Pinochet.

El ministro del Trabajo, entonces, respondió al dictador con una apología neoliberal que emocionaría a Axel Kaiser hasta las lágrimas. “Los que son artistas, si es que los hay, son los chilenos, tanto los que están en instituciones privadas como los de las instituciones públicas. O sea, si realmente la gente de este país es artista para sacarles la plata a los demás, lo es también en las instituciones públicas, con mil ventajas adicionales, lo que se prueba todos los días con los fraudes que se están comenzando a descubrir en todas las cajas de previsión, y que continuarán apareciendo”.

“No puedo decirle que en cien años no se perderá un peso. Quisiera que así fuera, pero de lo que sí estoy absolutamente seguro es de que éste es el sistema más perfeccionado que se ha podido diseñar por todas las mentes que han trabajado en la materia, en tanto que el sistema actual es el producto de cuarenta años de demagogia”, concluyó Piñera.

Sergio de Castro también metió la cuchara para argumentar por qué lo privado es mejor solo por ser privado: “Con todos los riesgos, con todos los fraudes y sinvergüenzuras que se pueden estar haciendo y que se han descubierto, se irán a descubrir, o a lo mejor nunca salen a la luz, el país está creciendo mucho más aceleradamente ahora que está traspasando la actividad de desarrollo económico al sector privado, más bien que manteniéndola en manos del sector estatal”.

Piñera: “Los trabajadores serán propietarios del gobierno”

El argumento privatizador logró convencer a parte de los militares. Incluso, Merino planteó: “Tal como está dada la ley en proyecto, da bastante seguridad (…) Estimo que de todas maneras deberíamos darle una categoría tal, de modo que su modificación prácticamente sea imposible cuando ello vaya en perjuicio de lo que actualmente se está disponiendo”.

Pero Pinochet aún tenía algunas dudas: “¿Se le puede asegurar a la persona que la moneda que se le pagará es la moneda actualizada de acuerdo con lo que ha depositado?”. Matthei le explicó al dictador que en los casos de que hubiera una fuerte crisis económica o una guerra, la rentabilidad de los fondos bajaría en cualquier sistema de pensiones, ya sea de reparto o en este sistema de AFP.

Piñera argumentó: “Aparte de que se pueda venir abajo el mundo, como apunta el señor general Matthei, lo que es absolutamente cierto y pasaría eso, también la rentabilidad dependerá del buen manejo de la economía nacional. En este sentido, usted va a hacer que todos los trabajadores, que son tres millones, se interesen en que haya gobiernos que manejen la hacienda pública en forma responsable, que no sean demagogos sino administraciones serias. Es decir, de alguna manera se hace propietario acá a cada trabajador”.

Los otros militares siguieron intentando convencer al inesperadamente escéptico Pinochet. Pero este seguía sin dar crédito y dijo que él tiene una mala experiencia con este tipo de sistemas. “Lo mismo que usted señala me lo dijo el Comandante de la Junta de Gobierno de Regimiento, y me obligó a abrir una cuenta de ahorro en la Caja de Ahorros de Empleados Públicos. Yo era soldado y cumplía las órdenes. A todos nos obligaron a depositar el 5 ó el 10% del sueldo todos los meses (…) ¿Sabe lo que tengo ahora? Lo único que me dieron después de 40 años, como premio a mi constancia de ahorro, fue una medalla muy bonita, y me avisaron que tenía depositados en mi cuenta 3.222 pesos”. En la época el salario mínimo era de 5 mil pesos.

Pero Piñera intentó tranquilizarlo con una muy optimista proyección basada en 40 años de imposiciones y una buena rentabilidad: “Si un trabajador comienza ganando 5 mil pesos, al final de su vida activa aumenta su remuneración a 12.200 pes0s, se jubilará con 10.500. Vale decir, casi el 80% de su remuneración”.

La predicción militar

Cuando César Mendoza sacó la voz, lo hizo para decir que el proyecto en general lo convence, pero que le preocupa mucho el rol que están tomando los particulares en diversos ámbitos. “Todo tiende a pasar a manos privadas, particulares. Por otra parte, recién se ha aprobado una Constitución en la cual se dan al Presidente atribuciones mucho más allá de las que tuvo antes. Pero resulta que llegará un momento en que los particulares podrán decirle al Primer Mandatario, sólo es una idea, puede ser que esté totalmente equivocado: “Presidente, quédese en su despacho tranquilito, porque quienes manejamos el negocio somos nosotros”.

Y agregó una predicción increíblemente certera que habría envidiado el propio Alberto Mayol: “Me estoy anticipando, porque a largo plazo o a no muy largo podrían presentarse serios problemas y el Gobierno mismo quedaría entonces en una posición en que solamente tendrá que representar la parte represiva, pues cada vez que se suscite alguna protesta sobre el manejo o la marcha de los sistemas mismos, de cómo están funcionando, los empresarios exigirán de parte del Gobierno la represión de determinados brotes de protesta. Es una inquietud totalmente separada del sistema mismo, pero representa un aspecto que pudiera preocuparnos”.

Pinochet también se sumó, surrealistamente, a la preocupación de un país “privatizado”. “Aquí van a aparecer dos o seis imperios del dinero, que lo manejarán ellos”. “Por consiguiente, a la larga, como apunta el General Mendoza, controlarán el Estado. Eso es lo peligroso. No será ahora, sino que con el tiempo. En ocho o diez años tendrán al país en sus manos”. Y luego propuso una AFP Estatal: “¿Por qué no capitaliza el Estado?”.

Pero Matthei fue cauto. “Mañana (el gobierno) pasa a manos de la Democracia Cristiana y van a tener ahí una tremenda caja electoral (…) un gran sistema de reparto de pegas”. El secretario de legislación explicó que si opera el Estado el sistema ya no podría basarse en Sociedades Anónimas con fines de lucro, pues sería inconstitucional. Nuevamente cauto, Matthei hizo una notable reflexión: “Es constitucional. Si no, seria inconstitucional”.

Las pensiones de los militares

La sesión fue suspendida a las 19:40 horas del 14 de octubre y continuó el 16 de octubre. Los militares, ya más convencidos de la argumentación de Piñera, aún mostraban dudas porque el sistema no había sido aplicado en ninguna parte del mundo. Aunque Sergio de Castro respondió rápidamente explicando que el sistema económico de Chile también era inédito en el mundo.

Ya más convencidos, empezaron con dudas respecto a lo que sucedería con las jubilaciones de las Fuerzas Armadas y los organismos relacionados a ellas. Piñera dijo que el Artículo 96, que cubría esos aspectos, prefería que fuera redactado por la comisión del régimen y no por el ministerio. La propuesta era que las FF.AA. no estuvieran afectas al sistema nuevo y su jubilación fuera financiada en gran parte por el Estado.

Pero a Pinochet le preocupaba que la redacción fuera tan explícita. “Esto se prestaría para muchas críticas en el sentido que los militares quedarían marginados de la ley. Esto puede ser una critica incisa para nosotros, así que hay que buscar otra fórmula que podrían redactar los señores abogados, porque de lo contrario esta ley traerla un repudio total”.

El general Alejandro Medina, ministro de Salud, fue aún más lejos. “Yo concuerdo plenamente con usted (Pinochet). Tal vez la fórmula que me permita sugerir sería en base a que si la filosofía ha sido permitir el optar al nuevo sistema, debería quedar en forma similar para quienes estuviéramos dentro de este régimen”.

Y agregó: “Ahora, si mediante el agregado de algún tipo de requisito ello no fuera posible, realmente ante la mirada de todos nuestros subalternos, si el sistema es bueno, cabria preguntarse, ¿por qué las Fuerzas Armadas quedan fuera?; si el sistema es malo, quedamos fuera, pero tal como usted dice, ¿cuál es la ética que tenemos?. Políticamente es una bomba de tiempo”.

Pinochet respondió: “Lo que yo digo es que se le ponga una redacción, pero que no aparezca como que nosotros estamos involucrando a la gente y, por otro lado, nos quedamos atrás. La idea es ésa, que no figure que somos excepción, que incluimos a toda la gente en el sistema, pero nosotros no entramos a él”. Luego le pidió a una comisión especial que revisara los pro y los contra de entrar al sistema, pero les advirtió que cualquier decisión que tomen “tienen que darle una redacción tal que lleve encubierto lo que vamos a hacer, de lo contrario,vamos a aparecer muy mal ante la ciudadanía”.

El resto es historia conocida. El decreto ley 3.500 fue promulgado el 4 de noviembre de 1980 y con algunas modificaciones, sigue vigente. El personal afecto a los regímenes de la Caja de Previsión de la Defensa Nacional y la Dirección de Previsión de Carabineros se restaron del sistema de las AFP y sus pensiones son notablemente más altas que las del resto de los chilenos.

Myriam Olate, ex subdirectora técnica de Gendarmería y una de las más célebres beneficiadas con este tipo de jubilaciones, dijo: “Me parece fantástico tener una pensión así, y por supuesto que me da vergüenza, por las pensiones que tienen la mayoría de los chilenos”.

El Dínamo