“Hay recursos para comunidades negras e indígenas, pero no se gestionan”

La preocupación por la realidad que viven las comunidades negras e indígenas de Cartagena, llevó a sus líderes y representantes a llamar la atención de la administración distrital, en una reunión sostenida con el alcalde Manolo Duque y el secretario del Interior, Fernando Niño.

El encuentro se realizó la semana pasada en el salón Vicente Martínez de la Alcaldía y terminó con compromisos de parte del Distrito, orientados al favorecimiento de las comunidades negras e indígenas, que han estado descuidadas en los últimos programas de gobierno, según indican sus representantes.

Ese descuido es sustentado bajo el argumento de que, por ejemplo, desde los planes de desarrollo nacionales ejecutados en los últimos años, se ha dispuesto un presupuesto importante para las comunidades negras de todo el país y del que Cartagena no ha visto un solo peso, pese a que su población es mayoritariamente negra y cuenta con 28 consejos comunitarios reconocidos.

“En el pasado Plan de Desarrollo Nacional se aprobaron 15,6 billones de pesos para las comunidades negras del país, de los cuales solo se ejecutó el 30 por ciento. Ese porcentaje principalmente se aprovechó en zonas del Pacífico. En el Caribe, específicamente en Cartagena, no se ejecutó ni un solo peso, ya que en el contenido del Plan de Desarrollo Distrital de ese entonces no se incluyó prácticamente nada relacionado con atención de asuntos étnicos, por lo que no había forma cómo traer los recursos nacionales”, afirma Henry Guizamano, representante de la Asociación de Consejos Comunitarios del Distrito de Cartagena (Asococ).

En cuanto a la situación de las comunidades indígenas en la ciudad, el olvido gubernamental lo advierten recordando que precisamente a finales de este mes se vence el plazo para desalojar el predio privado, en Membrillal, donde ha estado el asentamiento del cabildo indígena Zenú, en los últimos siete años, y aún no está claro qué pasará con la comunidad.

“Le manifestamos al Alcalde que no es posible que esto pase justo cuando en Colombia estamos en un proceso de paz, teniendo en cuenta que nosotros llegamos desplazados de Córdoba y por esta situación vamos a ser desplazados nuevamente”, afirmó Wilfrido Pérez, representante de la comunidad indígena Zenú en Cartagena.

RECURSOS QUE SE PIERDEN

Para garantizar la gestión de gobierno a favor de las comunidades negras e indígenas de Cartagena, a través de los recursos del orden nacional, la Asococ insistió en la importancia de la creación a futuro de una Secretaría de Asuntos Étnicos en el Distrito, pero mientras eso sucede, piden que por lo menos se fortalezca el programa de Asuntos Étnicos de la Alcaldía, que depende de la Secretaría del Interior.

“En este momento el Distrito solo cuenta con el programa de Asuntos Étnicos de la Secretaría del Interior, pero este no cuenta con recursos propios. Proponemos que se cree una Secretaría de Asuntos Étnicos en el Distrito con el fin de que perciba recursos suficientes para atender a las comunidades negras de Cartagena, gestionando el presupuesto que se aprueba en el Plan de Desarrollo Nacional para las comunidades negras del país, y que así mismo lleguen efectivamente a las comunidades y la plata no se pierda (…) Sin embargo, antes de crear la Secretaría, esperamos que el programa de Asuntos Étnicos pueda ser organizado”, dice Guizamano.

El representante de Asococ explicó que la cantidad de recursos del presupuesto nacional para comunidades negras que recibe cada región del país, depende de la gestión de cada municipio y los proyectos que se presenten. “Si se gestionan esos recursos se podrían emplear para garantizar en las comunidades negras del Distrito saneamiento básico, escenarios deportivos, vivienda, educación y salud”, agregó.

No obstante, Asococ celebró que en el actual Plan de Desarrollo Distrital se hayan incluido metas que favorecen a las comunidades negras y permiten que el Gobierno nacional destine recursos.

TEMEN OTRO DESPLAZAMIENTO

Al tocar el tema sobre el posible desplazamiento al que se vería forzado otra vez el asentamiento indígena en Membrillal, durante la reunión en la Alcaldía el Secretario del Interior se comprometió a revisar la situación con el fin de solucionarla y garantizar la adquisición de un terreno en el que pueda asentarse la comunidad.

“El asentamiento está en una propiedad privada que nos dieron en arriendo con opción de compra, pero como nunca hubo recursos de parte del Distrito, nunca se concretó dicha compra. La dueña del terreno firmó un contrato de arriendo con la comunidad indígena, que anualmente le pagaba un millón de pesos, con recursos que aportaba la misma comunidad. Ahora, la señora necesita su terreno y luego de agotar todas las instancias legales, nos dio plazo hasta el 25 de julio para que desalojemos”, comentó Wilfrido Pérez.

En Cartagena hay 104 familias afiliadas en el cabildo indígena Zenú. De ellas, 60 están en el asentamiento en Membrillal, mientras el resto está en sectores como las faldas de La Popa, por lo que piden reubicación por estar en zonas de alto riesgo.

OTROS COMPROMISOS

Pese a su situación actual, los representantes de las comunidades vieron con buenos ojos la voluntad política por parte de la administración distrital, según percibieron tras el encuentro.

Otros compromisos que se establecieron en esa reunión fueron crear una agenda de trabajo para la titulación colectiva convocando a las autoridades distritales y nacionales correspondientes, así como presentar ante el OCAD el proyecto que financiará la formulación de los planes de etnodesarrollo de todas las comunidades que solicitaron su titulación. También se prometieron mejoras locativas y dotar de un vehículo para el programa de Asuntos Étnicos, fortalecer la formación de funcionarios de las distintas dependencias del Distrito para que respondan eficazmente a las necesidades de las comunidades negras e indígenas y gestionar una emisora comunitaria que promueva el tema étnico en la ciudad.

El Universal