“Podrán meterme presa, pero no van a tapar un plan que distribuye pobreza”

La expresidente Cristina de Kirchner cuestionó duramente este jueves los allanamientos que ordenó el juez federal Claudio Bonadio por la causa Los Sauces y advirtió que “hacía décadas” que no veía “un abuso de poder y persecución política semejante”. “Podrán hacer mil allanamientos más. Podrán televisarlos, podrán meterme presa, su claro objetivo. Lo que nunca van a poder tapar son las consecuencias de un plan económico que sólo distribuye pobreza para los trabajadores”, enfatizó.

En su cuenta de Twitter, la exmandataria resaltó que “inventan causas” en su contra y señaló que nunca tuvo “cuentas en negro en el exterior”, al cuestionar al jefe de Estado Mauricio Macri.

La expresidente cuestionó que “también allanaron departamentos, propiedad de Los Sauces S.A., que están alquilados a terceros” y “a uno de los inquilinos, que no estaba en Río Gallegos, le rompieron la puerta a patadas”.

“Hacía tiempo, décadas diría, que no se veía un abuso de poder y persecución política semejante”, recalcó Cristina de Kirchner.

Tras los operativos en Santa Cruz, la exmandataria criticó: “Debo ser la única ciudadana en la historia judicial argentina que es investigada por dos jueces federales de Comodoro Py en forma simultánea sobre una misma causa. Antes el ensañamiento de Bonadío era Hotesur S.A, hasta que lo apartaron de la causa. Es más, el otro miembro de Comodoro Py, Julián Ercolini, ha ordenado una pericia integral sobre Los Sauces S.A. desde el año 2008 a la fecha”.

Al respecto, consideró que “es muy probable que como Bonadío allanó hoy las oficinas donde hay documentación de la sociedad, sustrayéndola, no se pueda hacer la pericia que el otro juez ordenó”.

“Esta no es la primera, ni tampoco será la única causa que inventarán, ni la última ´excursión de pesca´, lo vienen haciendo desde el año 2003 a la fecha. Nunca hubo en las últimas décadas presidentes más denunciados e investigados”, enfatizó Cristina Kirchner. A la vez, afirmó que “nunca” tuvo “cuentas en negro en el exterior o bienes no declarados en el extranjero, sustrayéndolos del fisco argentino”.

“Siempre en tiempo y forma hemos presentado ante la Oficina Anticorrupción, desde que ejercimos cargos electivos nacionales las declaraciones juradas y desde siempre ante la AFIP para pagar los impuestos al día. No estamos en los Panamá Papers ni en ningún otro escándalo internacional”, subrayó.

En esta línea preguntó: “A propósito… ¿Alguien sabe si al Presidente y su familia -todos involucrados en Panamá Papers- le allanaron casas, empresas o sus oficinas? ¿O la de alguno de sus funcionarios involucrados que lo acompañan desde el inicio de su gestión en el Gobierno de la Ciudad? Que además provenían de empresas familiares con altos cargos directivos… ¿O en las de sus primos y amigos contratistas de la obra pública?”.

“¿Creerán que de esta manera lograrán disciplinar a la dirigencia política, sindical o social opositora? Tal vez podrán con algunos, o tal vez con todos. Conmigo no. No cuenten con ello”, agregó Cristina.

• Mensaje en Facebook

Luego de la seguidilla de tuits, la expresidente utilizó su cuenta oficial en Facebook para denunciar que “se intenta crear un nuevo tipo penal: el delito de haber pertenecido al gobierno durante el período 2003/2015”.

Sobre el final de su mensaje, Cristina señaló que “se viven tiempos difíciles para el Estado de Derecho”. “Lo que realmente nos debe preocupar no es ninguna situación personal, sino que todo esto resulte ser, como lo es en realidad, una tapadera para hacer retroceder a nuestro país a una situación de desigualdad social y subordinación al poder económico concentrado que creíamos definitivamente desterrados”, disparó.

Ambito


La Cámara Federal le ordenó a Casanello investigar a Cristina Elisabet Kirchner

La Sala II de la Cámara Federal, la misma que ayer a la tarde confirmó el procesamiento con prisión preventiva del empresario Lázaro Báez, le ordenó al juez federal Sebastián Casanello investigar a la ex presidente Cristina Elisabet Kirchner por la “cuantiosa adjudicación de obra pública”.

Sin perjuicio de lo que pudiera resultar de otros procesos, es de la lógica más elemental sospechar acerca de la íntima relación existente entre la cuantiosa adjudicación de obra pública a Báez (y su grupo económico) y las referidas relaciones del nombrado con los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández”, subrayó el Tribunal en el fallo.

La Cámara encomendó entonces a Casanello “que se avance sobre las sospechas que vinculan a la procedencia ilícita de los bienes, con la larga lista de adjudicaciones de obras públicas que beneficiaron a empresas de Lázaro Báez, en forma paralela a las relaciones -cuanto menos- personales y comerciales que lo unían con las más altas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional y a la posible decisión directa o influencia ejercida para que ello ocurra”.

“Al respecto, la posibilidad de un acuerdo de voluntades, con permanencia en el tiempo y división de roles, fue hace tiempo introducida en la causa como hipótesis, sin que se la haya profundizado debidamente”, añadió la Cámara, definición esta que tipifica el delito de asociación ilícita.

La Cámara, además, le ordenó al juez Sebastián Casanello, que investiga la denominada ruta del dinero K, algunos lineamientos en las pesquisas, que deberá realizar con carácter de “urgente”, revelaron a Infobae fuentes judiciales.

Mientras se conocía el fallo de la Cámara, continuaban una serie de operativos que el juez federal Claudio Bondio ordenó en el marco de la causa conocida como el “caso Los Sauces”, que también apunta contra la ex mandataria y sus familiares.

En este expediente, Bonadio investiga el alquiler de varios inmuebles de Los Sauces que son pagados por un grupo de empresarios. Además, intenta determinar cómo se hicieron las construcciones de las viviendas y quién las financió.

Infobae


Por la causa de Los Sauces, allanan propiedades de Cristina en Santa Cruz

Nuevamente Santa Cruz es sede de allanamientos múltiples, en esta oportunidad no vinculados a Lázaro Báez, sino sobre propiedades de Los Sauces S. A., la empresa dedicada al rubro inmobiliario, propiedad de Cristina Kirchner, cuyos dos únicos clientes son el empresario K y Cristóbal López. La orden la libró el juez Claudio Bonadio y los procedimientos que son cerca de diez, comenzaron en simultáneo en Río Gallegos, El Calafate y El Chaltén.

Desde las 9, los efectivos federales de la delegación santacruceña, se reunieron para distribuir las tareas. Las órdenes provenientes del Juzgado de Bonadio alcanzan propiedades de la empresa de la ex Presidenta denunciada por la diputada Margarita Stolbizer.

Los Sauces fue una de las primera de las sociedades constituidas por Néstor, Cristina y Máximo Kirchner. Lo hicieron en 2006, con domicilio fiscal en la calle Alcorta 76 en la ciudad de Río Gallegos y un capital social de $ 100.000. “Esto es parte de las irregularidades, en dicha sede no se encuentra a la empresa ni tiene nada que ver con la misma, se trata de un domicilio ficticio”, especifica la denuncia de la diputada nacional por el GEN, que llegaría a Tribunales este mediodía.

También dos edificios vinculados a Lázaro Báez integran el listado de allanamientos que iniciaron esta mañana en Santa Cruz. Casi enfrentados, se trata de dos complejos de departamentos ubicados sobre la calle Alvear. El primero, ubicado en la esquina es propiedad de Los Sauces SA y fue construido por Austral Construcciones. Incluso personal de la empresa, fue inquilina una vez finalizó el edificio.

El diagonal se encuentra otro conjunto de departamentos que pertenece a la constructora insignia de Báez y que según la diputada Stolbizer tanto la ex Presidenta como su anterior socio comercial, declaran ser propietarios. Allí también ingresaron los efectivos federales. En uno de los departamentos de ese complejo, vicio hasta hace un tiempo Leandro el menor de los hijos del empresario K.

Cerca de las 11 un grupo de federales se trasladaron a 9 de Julio 161, las oficinas de Victor Manzanares contador cercano a los Kirchner y responsable durante años, de realizar sus declaraciones juradas.

Los Sauces SA declaró como sede fiscal Alcorta 76, las primeras oficinas de Manzanares y responsable de manejar la documentación contable de la familia durante mucho tiempo. Los operativos que en simultáneo se realizan en Santa Cruz alcanzaron a un hombre clave de los números de los Kirchner.

El juez Bonadío allanó hace poco las oficinas de las empresas de Cristóbal López que tenían contrato de alquiler con las oficinas de Puerto Madero propiedad de Los Sauces SA.

Esta firma dedicada en su objeto social al rubro inmobiliario, lleva adelante la gestión del hotel boutique con el mismo nombre, propiedad de la ex Presidenta. Pero hasta 2015 la sociedad anónima no actualizó su directorio “ni presentó sus estados contables”, consta en la presentación judicial.

Con el correr de los años, Los Sauces S.A. fue presentando diferentes movimientos que fortalecieron los vínculos con Cristóbal López y Lázaro Báez, ambos apuntados por la Justicia: se convirtieron en los únicos inquilinos de las propiedades de esta empresa, garantizando ingresos millonarios a los Kirchner.

La empresa es propietaria de ocho inmuebles distribuidos en Río Gallegos, El Calafate, El Chaltén y Buenos Aires: 2 lotes de terreno en el Calafate; 2 lotes de terreno en Rio Gallegos; 1 lote en el Chalten; 2 departamentos con cochera en Puerto Madero y 1 casa en Rio Gallegos. Todos los bienes son alquilados a Valle Mitre, Loscalzos y Del Curto y Kank y Costilla, propiedad de Báez; y a firmas de Cristóbal López, Alcalis de la Patagonia e Inversora M &S.

Báez y López, dos empresarios K apuntados por la Justicia, son los principales inquilinos de Los Sauces y quienes garantizan las ganancias declaradas año tras año.

Néstor Kirchner en 2009 declaró que le adeudaba unos tres millones de pesos a la empresa que continuó ampliando sus propiedades. Compró así un complejo en Puerto Madero, en el edificio Madero Center, por más de dos millones de dólares, cuyo único inquilino fue Cristóbal López a través de sus empresas Alcalis de la Patagonia (donde Sanfelice figura como empleado) e Inversora M & S (donde trabaja Romina Mercado, presidenta de Hotesur). Pagaban $ 2,8 millones y $ 220.825 respectivamente.

Esta firma, hoy bajo la lupa de la Justicia, no sólo vincula a los Báez y Cristina por los alquileres de inmuebles, sino también por las deudas. En 2009, la ex mandataria declaró $ 2,9 millones que adeudaba Los Sauces S. A. a Los Calzos y Del Curto, constructora del empresario K. La empresa, foco de una nueva denuncia, también declaró deudas con Osvaldo Sanfelice, socio de Máximo por $ 922.834.

Entre las irregularidades que podría constituir falsificación de documentación, la abogada de Stolbizer, Silvina Martínez, explicó a Clarín que la residencia de Cristina Kirchner en Río Gallegos, en el Barrio Jardín, fue declarada inicialmente como una propiedad adquirida por Negocios Patagónicos (firma de Sanfelice) por $ 200.000. Sin embargo, “después consta que Los Sauces S.A. la compró por $ 250.000”.

En ese domicilio, permanece estos días sin exposición pública la ex Presidenta.

Todas estas propiedades están bajo la lupa de la Justicia y algunas están incluidas en la orden de allanamiento que fue enviada al sur.

La denuncia apunta contra la “falsificación de documentación” y diferencias en las declaraciones de los inmuebles.

Clarin