La mañana del miércoles se realizó el denominado ascenso administrativo al grado de generales de seis oficiales de la Policía.

Allí, por primera vez en la historia de la institución uniformada, están dos mujeres. Se trata de las ahora generales Ivonne Daza y María Fernanda Tamayo.

“Esta promoción destacada porque el día de hoy ascienden dos de mis compañeras”, dijo el ahora general Lenin Bolaños, a nombre de todos los oficiales promovidos.

En tanto, el comandante general de la Policía, Diego Mejía, aseguró con el ascenso de las oficiales la institución se convierte en el primer ente jerarquizado “que abre las puertas a la equidad de género”.

El ministro del Interior, José Serrano, quien también participó de la ceremonia, se refirió a este hecho. “Hoy marcamos un hito histórico que responde a la lucha férrea de las mujeres policías, mujeres valientes que han demostrado su tesón, valentía, disciplina y un sinnúmero de cualidades que hoy les otorga el más alto rango dentro de la institución del orden”.

Además dijo: “En este ascenso están los mejores y las mejores de esta promoción. Hemos tenido que romper las taras del machismo ecuatoriano. Nuestras mujeres oficiales han realizado un trabajo meritorio patriótico, clave para la disminución de delitos en nuestro país. Alrededor de 5 000 mujeres, parte de nuestras filas policiales, han sido protagonistas de esta construcción de equidad de género”.

De allí que el Ministro señaló que desde ya los oficiales “tienen una gran responsabilidad en la guerra contra el microtráfico”. Y habló de las seguridad en las ciudades. “Quito se constituye en la capital más segura de la región, Cuenca también se encuadra entre las más seguras; seguiremos trabajando para que las urbes históricamente violentas como Guayaquil, Manta y Quevedo estén entre las más seguras de la región. Ambato se establece como la tercera ciudad más segura de Latinoamérica con una tasa de homicidios de 1,2 caso por 100 000 habitantes en el 2105”.

El Comercio