Estudiantes marcharon para “reconquistar” a las familias y expresar su rechazo a la reforma

La Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) realizó este domingo una marcha familiar para manifestar su disconformidad con la reforma a la educación superior que fue presentada esta semana en el Congreso y que disparó las dudas sobre el futuro de la gratuidad universal.

Sobre la motivación de esta marcha, el vocero de la Confech, Gabriel Iturra, explicó que “es evidente que en los últimos días hemos perdido gran parte del nivel de masividad, sobre todo nuestra familia”.

“Queremos reencantarnos justamente, queremos volver a dar un proceso de legitimidad que nos permita a nosotros poder en conjunto de una manera transversal -a través de toda la sociedad chilena- poder decir fuerte y claro ‘no nos gusta esta reforma'”, añadió Iturra.

“No nos gusta esta reforma, tanto de forma como de fondo, porque es un proyecto de ley, una reforma que lamentablemente no ataca una de las principales problemáticas que existe hoy día en la educación chilena”, indicó el dirigente estudiantil.

Finalmente remarcó que “hoy día existe una educación tanto para ricos como para pobres, hoy día existe una educación que depende del estrato económico del cual tú provienes, hoy día tenemos una educación que lamentablemente genera lucro, genera endeudamiento y no permite a las familias poder desenvolverse dentro de sus vidas”.

“Chile apoya nuestras demandas”

Desde la FECh, su presidenta Camila Rojas, expresó que “hoy día es necesario que reconstruyamos la educación pública, es necesario que exista un fuerte marco regulatorio en las instituciones de educación superior y a nada de eso se le da respuesta. Tenemos miles y miles de endeudados, tenemos miles de estudiantes que han sido estafados por sus instituciones y la única respuesta que se nos da es favorecer a quienes han hecho negocio”.

“Creemos que esa situación tiene que cambiar, que la educación en Chile no puede seguir siendo un bien de consumo, que tiene que entenderse como un derecho social y para eso necesitamos precisamente una educación pública, gratuita y de calidad”, afirmó.

“Hemos podido ver cómo están las familias, cómo todo Chile se hace presente por la necesidad de tener una educación pública (…) que no simplemente venga a asegurarle el negocio a unos pocos que quieren lucrar con la educación”, criticó.

“La educación pública se está muriendo y esta reforma la viene a sepultar. Si estamos en el 15 por ciento ( de gratuidad), lo más seguro es que, en unos años, con esta reforma simplemente deje de existir”, sostuvo Rojas.

Respecto a la convocatoria, hizo una positiva evaluación recalcando en que “todo Chile apoya nuestras demandas y nuestras propuestas. Esta no es sólo una necesidad de los estudiantes sino de ciento y miles de familias”.

Secundarios: Familias quieren una nueva educación pública

En la mima línea, Diego Arraño, vocero de la ACES, expresó que “hoy día entendemos que las familias también rechazan los proyectos de ley, las familias chilenas no nos queremos endeudar por tener una buena educación”.

“Queremos hoy día dejar en claro que las familias chilenas, las familias de este país quieren una nueva educación pública, estatal –obviamente que sea transformadora- para esta sociedad. Queremos que este sistema desigual se acabe”, concluyó.

Previo a la manifestación, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, indicó: “Espero que la marcha de hoy se desarrolle con el espíritu de los convocantes que han buscado una forma distinta, incluyendo a la familia”.

“Han elegido un día de la semana que genera menos impacto en el entorno y han sido muy categóricos en su llamada, en su mensaje, en el sentido en que quieren una marcha que se caracterice por el mensaje de fondo y no por hechos de violencia. Creo que eso es valioso y ese es el espíritu del derecho a manifestación en democracia”, añadió.

Cooperativa