Como era previsible, el Ejecutivo cerró filas y cortó la soga por el lado más débil en el caso del nuevo derrame de crudo en la Amazonía del Oleoducto Norperuano, de Petroperú.

La ministra de Energía y Minas, Rosa María Ortiz, confirmó a La República que el martes el titular de la petrolera estatal, Germán Velásquez, presentó su renuncia al cargo que ostentaba desde marzo del 2015, cuando sustituyó a Pedro Touzett, quien en su momento se opuso a la voluntad del MEM de que Petroperú no opere lotes petroleros.

“El presidente de Petroperú ha presentado su renuncia al cargo como responsable político y lo que se tiene que determinar sin perjuicio de esa renuncia son las responsabilidades al interior de la institución para determinar quiénes son los funcionarios o empleados que incurrieron en esta infracción (bombeo de crudo)”, refirió.

Aclaró que el nuevo presidente de la estatal será elegido una vez que el ministro de Economía, Alonso Segura, regrese de su viaje a Chile y se pueda reunir la Junta de Accionistas de Petroperú (los verdaderos mandamases de la empresa), que completan, además de Ortiz, los viceministros de Economía y de Energía, así como un funcionario del MEM. Cada uno representa el 20% de acciones de Petroperú.

“Interinamente asume la presidencia uno de los directores de Petroperú”, anotó la titular del MEM.

Al cierre de edición, el OEFA informó que impuso a Petroperú una papeleta ambiental que asciende a 2.935,17 Unidades Impositivas Tributarias (UIT), que equivale a S/ 11 millones 593 mil 921, por el derrame de petróleo crudo ocurrido el 24 de junio del 2016 en el kilómetro 213+320 del Tramo I del Oleoducto Norperuano.

La República