El Tribunal Oral Federal N°1 de La Plata concedió el arresto domicilario a Miguel Etchecolatz, condenado a cuatro cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad y genocidio durante la dictadura cívico militar (1976-1983).

De momento, Etchecolatz permanecerá detenido producto de otras causas que están abiertas en su contra, lo cual obliga a cumplir prisión preventiva efectiva.

La decisión fue tomada a partir de un pedido de la defensa del exjefe de Investigaciones de la Policía Bonaerense, durante la gestión del general Ramón Camps.

El exjefe de Investigaciones, quien cuenta con 87 años, padece de hipertensión y tiene el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

El detenido se encuentra alojado en el Hospital Penitenciario de la ciudad de Ezeiza, donde realiza una huelga de hambre, lo cual aceleró la gestión de sus abogados defensores.

“(Etchecolatz) cursa un cuadro de deterioro físico importante dada la huelga de hambre que está realizando, lo que motiva la necesidad de su internación fuera de la cárcel para su mejor control clínico y de laboratorio”, detalla un informe pericial de clínica médica.

La medida se enmarca en el cambio de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia que se lleva a cabo en el Gobierno del presidente argentino Mauricio Macri.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Telesur


Con la puerta abierta para el genocida Etchecolatz

La justicia federal de La Plata concedió esta tarde el arresto domiciliario al ex comisario Miguel Etchecolatz, con seis condenas por delitos de lesa humanidad y genocidio durante la dictadura cívico militar y principal sospechoso de la desaparición de Jorge Julio López en 2006. La medida no se efectivizará por una decisión de primera instancia que le impide al represor tener ese beneficio.

La decisión del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, que ya hace un mes había fallado en el mismo sentido en otra causa contra Etchecolatz, se dio pese a que dos dictámenes del Cuerpo Médico Forense (CMF) confirmaron que las patologías del genocida pueden ser tratadas en el Hospital Penitenciario de Ezeiza.

A fines del mes pasado, el Tribunal concedió a Etchecolatz el arresto domiciliario por sus 87 años, la hipertensión que padece y el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Sin embargo, la medida no se efectivizó ya que Etchecolatz está también procesado a disposición de otros jueces en el marco de otras causas por delitos de lesa humanidad.

Esta semana, el juez federal platense, Enrique Kreplac, le denegó el arresto domiciliario aunque dispuso su traslado a un hospital fuera del lugar de detención, el Penal de Ezeiza. Para otorgarle la internación en un hospital extramuros, Kreplak tuvo en cuenta un informe pericial de clínica médica que reveló que el represor “cursa un cuadro de deterioro físico importante dada la huelga de hambre que está realizando, lo que motiva la necesidad de su internación fuera de la cárcel para su mejor control clínico y de laboratorio”.

Sin embargo, el magistrado le negó el arresto domiciliario debido a que, según los expertos intervinientes, “el deterioro de su estado de salud general deriva de su decisión voluntaria y libre de someterse a una medida de fuerza consistente en la negativa a ingerir alimentos y recibir medicación”.

Guadalupe Godoy, abogada de la familia de Julio López, afirmó que la decisión “se enmarca en lo que en estos meses hemos tenido en materia de los juicios” y en la conducta adoptada desde el Gobierno de Mauricio Macri respecto a las políticas de Memoria, Verdad y Justicia. “Estamos dolidos, no sorprendidos”, agregó la letrada en declaraciones a C5N.

Godoy afirmó que la decisión será apelada, pero arriesgó que luego de todas las instancias “el resultado final va a terminar siendo el otorgamiento definitivo de la prisión domiciliaria” a Etchecolatz. “Lo que se pretende es llevar adelante la estrategia de los genocidas, que hagamos juicios pero con ellos mirándolos desde el living de su casa”, completó.

Pagina12


Familia de Julio López: “Estamos dolidos, no sorprendidos”

La abogada de la familia de Julio López mostró su disconformidad con el fallo de dos jueces que dejan a un paso la prisión domiciliaria para el represor Miguel Etchecolatz: “Estamos dolidos, no sorprendidos”, afirmó Guadalupe Godoy.

Al respecto, afirmó que todavía va a quedar detenido aunque falta sólo un fallo que dicte la prisión domiciliaria para que se haga efectiva.

“Una vez que se le abre la puerta a él, lo que se pretende es llevar adelante la estrategia de los genocidas, que es hagamos juicios pero ellos desde el living de su casa”, advirtió en declaraciones al canal C5N.

Por último, adelantó que apelarán estos fallos “y planteareamos las nulidades correspondientes debido a las presentaciones que hicimos en el día de hoy sobre el posible falseamiento de los informes de salud por parte de los médicos del servicio penitenciario”.

Julio López fue una de las víctimas de la Dictatura militar que azotó al país entre 1976 y 1983. Etchecolatz fue el primer acusado por genocidio y  Jorge Julio López era querellante en la causa en su contra. Tras su declaración, el represor fue llevado a la cárcel y condenado a cadena perpetua por crímenes cometidos en el marco de un genocidio. Tras declarar ante el juez, López fue desaparecido el 18 de septiembre de 2006 en La Plata. Aún no se sabe qué pasó con él.  Hoy, a casi diez años de su desaparición, Etchecolatz está a un paso de tener el beneficio de la prisión domiciliaria.

InfoNews