A tono con la recesión que afecta que afecta a la economía, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), informó que el desempleo subió a 9,3% de la población en el segundo trimestre de 2016.

Los funcionarios se encargaron de aclarar que, en virtud que las mediciones anteriores deben ser tomadas “con reservas”, este dato no es comparable con la última cifra difundida por el organismo oficial, correspondiente al tercer trimestre del año pasado, que fue de 5,9%.

Siendo el sector manufacturero uno de los más afectados por la retracción – y particularmente las pequeñas y medianas empresas – no extraña que las cifras más altas de desempleo coincidan con los centros industriales.

Asimismo, el empleo se hace sentir con mayor intensidad en las ciudades más pobladas, por la caída en la construcción. Según el último informe del Estudio Bein, los números de actividad del segundo trimestre y los primeros registros del tercero son elocuentes: la economía sigue en recesión con caídas que alcanzan al 18% interanual en construcción, 6% en industria y 5% en comercio.

Las mayores tasas de desempleo corresponden a Gran Rosario – 11,7%), -Mar del Plata – 11,6%-, Gran Córdoba – 11,5% -, partidos del Gran Buenos Aires – 11,2%-, Río Cuarto – 10,5% – y Gran Buenos Aires- 10,6% -. De esta forma, y según surge de los datos del INDEC, la cantidad de desocupados asciende a 1.165.000 personas.

“Es evidente que estamos ante una situación grave en el mercado de trabajo”, dijo el titular del Indec, Jorge Todesca, en la conferencia de prensa.

La tasa superior al 9% difundida por el organismo oficial es coincidente con algunas estimaciones privadas, tal el caso del Estudio Bein que proyecta un 8,5%, mientras que se distancia de otras, como por ejemplo el cálculo de Ecolatina que proyecta un promedio de desempleo de 12% para el año. Por su parte, la Dirección General de Estadísticas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires calculó que la tasa de desocupación en el primer trimestre del año llegó a8,6%, con una suba de casi dos puntos con relación al 6,8% correspondiente a finales de 2015.

La subocupación también alcanza cifras elevadas. De acuerdo con el INDEC representa el 11,2% de la población. La mayor parte, 7,7% corresponde a aquellos desempleados que se encuentran buscando empleo, en tanto que el 3,5% restante corresponde a los no demandantes.

Otro dato que surge del informe oficial es que uno de cada tres trabajadores trabaja en negro. Según el INDEC, la proporción de empleo no registrado llega a 33,4%, una cifra que se mantuvo en los últimos años.

De acuerdo con especialistas en el mercado de trabajo, la permanencia de una elevada tasa de empleo en negro responde a distintos factores, entre los que se destaca una legislación laboral que favorece los litigios con fallos que generalmente, terminan perjudicando al empleador. Y también la pesada carga de impuestos y contribuciones. Según las categorías, los empresarios deben enfrentar un costo laboral que representa entre 35 y 50% del salario. Por su parte, los trabajadores sufren un descuento de 12% por aportes, o más si se ven afectados por el impuesto a las Ganancias.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Trabajo correspondientes a mayo pasado, el empleo registrado alcanza a 6.135.000 personas, cifra que supone una destrucción de casi 60.000 puestos con relación al mes anterior.

En los últimos cinco años no se registró aumento del empleo formal en el sector privado. Este faltante fue cubierto con aumento de la ocupación en el ámbito público. De acuerdo con datos de FIEL, durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner aproximadamente se duplicó de agentes estatales, pasando de 2 a 4 millones de personas.

Otro de los problemas, de los muchos que afectan al mercado laboral, es la existencia de trabajos precarios. De acuerdo con una medición del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, en la actualidad existen unos 450.000 planes sociales, 50% más que a comienzos de los años 2.000.
Por último, cabe señalar que los datos del mercado laboral no se conocían desde la segunda parte del año pasado, ya que fueron suspendidos luego de que el director del ente,Jorge Todesca, declarara en diciembre de 2015 la emergencia estadística.

El INDEC aclara que “no se incluyen datos de trimestres anteriores dado que, conforme a la emergencia estadística, el INDEC ha dispuesto que las series publicadas con posterioridad al primer trimestre de 2007 y hasta el cuarto trimestre de 2015, deben ser consideradas con reservas”.

Ámbito