El presidente Mauricio Macri partió rumbo a Doha para mantener un nuevo encuentro bilateral con el Emir de Qatar este jueves, con la mira puesta en la obtención de capitales para financiamiento, y luego seguirá rumbo a la ciudad china de Hangzhou, en donde tendrá lugar la décima cumbre del G-20.

Antes de viajar a China para asistir a la cumbre mundial de líderes, el presidente envió un mensaje a los estados miembros: “Vamos a decirles que queremos trabajar con ellos”. Desde Tecnópolis, donde anunció el lanzamiento del plan “Argentina sin narcotráfico”, Macri se refirió a su viaje al continente asiático, y manifestó que “hay una sociedad que está madurando, los argentinos estamos creciendo. Eso es lo que espero transmitir cuando parta para China, ahí les voy a decir que entendimos, aprendimos”.

“No vamos a ir más a esas reuniones a decirles lo que tienen que hacer ellos, sino a decirles que queremos trabajar junto a ellos y que abrimos nuestros brazos para que ellos vengan a trabajar con nosotros en este maravilloso país”, sostuvo el primer mandatario.

Macri emprendió este martes en un vuelo de Qatar Airways que une Buenos Aires con la capital qatarí, vía San Pablo, y pasará una noche allí para compartir el jueves al mediodía un almuerzo con el emir Tamin bin Hamad Al Thani.

“Es una continuación de la reunión que tuvieron en Buenos Aires”, informaron desde la Casa Rosada, en alusión al encuentro que hubo el 28 de julio pasado en el despacho presidencial, en una relación que apunta especialmente la atracción de capitales para financiamiento.

De hecho, antes de fin de año, la vicepresidenta Gabriela Michetti realizará una visita oficial a Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos con ese fin.

• Viaje a China para cumbre de G-20

El próximo jueves, al finalizar la visita a Doha, Macri emprenderá viaje hacia Hangzhou -ciudad cercana a Shanghai-, acompañado por la comitiva -la canciller Susana Malcorra, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo y el vocero Iván Pavlovsky-, y su agenda oficial comenzará el sábado, con una nueva bilateral con el presidente chino, Xi Jingping.

Desde el entorno presidencial ya dieron por confirmadas también audiencias bilaterales con el primer ministro de la India, Narendra Modi, y el presidente ruso, Vladimir Putin.
La del 3 de septiembre será la tercera reunión con el mandatario chino: la primera fue el año pasado, cuando Macri era jefe del gobierno porteño, la segunda, ya como pares, en marzo pasado en Washington, durante la cumbre sobre seguridad nuclear.

Además, en 2017 habrá una cuarta cuando el Presidente encabece una visita de Estado a China que ya está en preparación. El G20 de Hangzhou se trata de una cumbre que para el oficialismo será emblemática porque allí Macri anunciará formalmente la realización en Argentina del G20 de 2018, la primera vez que ese selecto club de países se reúne en Latinoamérica.

Además, desde el entorno presidencial aseguran que está cerca de cerrarse un encuentro con la flamante primer ministra del Reino Unido, Theresa May (también podría darse en Nueva York días después), quien reemplazó en el cargo a David Cameron y con quien se busca proseguir con el giro en la relación bilateral con Londres: “Ampliar el diálogo en todos los frentes sin condicionantes”, afirman.

El 5 de septiembre está previsto que Macri vuelva a Buenos Aires, para volver a irse el 18 de septiembre, esta vez con destino a Nueva York para participar de la apertura de sesiones ordinarias de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Tres semanas después, Macri tiene programada una visita a la ciudad de Roma para participar de la canonización del cura argentino José Brochero, y para verse en audiencia privada el 17 de octubre con el papa Francisco, diez meses después del primer encuentro en Vaticano.

Ámbito Financiero