El Comité de Integración del Macizo Colombiano – CIMA, denuncia ante la opinión pública la crítica situación de derechos humanos que enfrentan comunidades, organizaciones, líderes y lideresas y hoy tiene atemorizada la región del Macizo Colombiano y coloca en máxima alerta al movimiento social y de derechos humanos en el departamento del Cauca.

Nuestra Organización CIMA ha denunciado constantemente ante las diferentes autoridades del Estado Colombiano el sinnúmero de asesinatos de líderes y lideresas en la región, las amenazas continuas de orden personal y colectivas, la persecución, estigmatización, señalamientos, judicializaciones individuales y masivas, entre otras violaciones a los derechos humanos que hacen parte de la reiterativa victimización de la cual ha sido objeto durante todo su historial de lucha por vida digna y resistencia a la minería legal e ilegal, al narcotráfico y a la violencia.

El municipio de Almaguer, ha sido cuna de nuestra organización social, hoy impulsa y posiciona iniciativas comunitarias de paz y de desarrollo regional, y se ha convertido en los últimos tres años en uno de los epicentros de toda serie de violaciones a los derechos humanos en contra de líderes, lideresas, comunidades y del territorio.

Después de los asesinatos de la lideresa ADELINDA GÓMEZ GAVIRIA en septiembre 30 de 2013; de JHON GÓMEZ, hijo de concejal electo en octubre de 2015; IGNACIO MALES NAVIA, líder social y secretario del Concejo Municipal de Almaguer en noviembre de 2015, de las amenazas en contra del actual Alcalde Municipal ALBEIRO GALINDEZ; de la mayoría del Concejo Municipal con su Presidente OMAR JIMÉNEZ BAHOS; del desplazamiento masivo después de estos hechos de comunidades y líderes campesinos e indígenas a finales de 2015, esta situación conflictiva del municipio y la región se ha agudizado de manera tal que la Administración Municipal en varias oportunidades ha tenido que dirigir desde la ciudad de Popayán ante la falta de garantías.

Cuando el Municipio venía recobrando la confianza social, política y administrativa suceden hechos lamentables como la masacre presentada entre las 8 y 8:30 de la mañana del lunes 29 de agosto de 2016, hombres armados vistiendo uniformes militares con armas largas, en el sitio Guayabillas del corregimiento de Llacuanas, municipio de Almaguer, interceptaron los vehículos que se dirigían al mercado de éste corregimiento, ordenando apagar los teléfonos celulares a los pasajeros y deteniendo especialmente el vehículo donde se transportaban JOEL MENESES MENESES, líder histórico del CIMA-corregimiento de La Herradura y dirigente comunitario del Proceso Campesino e Indígena de Almaguer-PROCAMINA, quien había recibido varias amenazas; NEREO MENESES GUZMÁN, integrante de PROCAMINA y líder de la vereda Garbanzal del mismo corregimiento y ARIEL SOTELO, parte de la comunidad de La Herradura, quienes fueron llevados hasta el sitio conocido como Monte Oscuro, en los límites de los municipios de Bolívar y Almaguer, donde fueron encontrados abatidos con tiros de gracia.

Es de resaltar que los líderes asesinados, eran reconocidos en el municipio y la región y participaron activamente en diferentes movilizaciones campesinas por vida digna en el Macizo Colombiano, entre ellas la reciente Minga Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular por el Buen Vivir, una Reforma Agraria Estructural y una Ciudad Digna, que se desarrolló desde el 30 de mayo hasta el 12 de junio de 2016 en el punto de concentración campesina en Timbío (Cauca).

El Comité de Integración del Macizo Colombiano – CIMA hace un llamado a las organizaciones sociales y de derechos humanos, a los organismos de Derechos Humanos nacionales e internacionales, para que se pronuncien frente a esta grave situación, impulsen de manera urgente acciones que atiendan las violaciones de derechos humanos y permitan superar la crisis humanitaria que vive el municipio de Almaguer y la región del Macizo Colombiano, también a rodear a las familias afectadas, a las organizaciones locales y a los-las líderes-as en riesgo.

Hacemos un llamado a los actores armados legales e ilegales presentes en la región a que se respete la vida, la acción política y social de las organizaciones, líderes y lideresas, más aún en estos momentos del país que se plantea la solución política y negociada a los conflictos.

Exigimos a las autoridades del Gobierno Colombiano se investiguen los hechos que de forma constante ha denunciado el Comité de Integración del Macizo Colombiano – CIMA durante varios años. Igualmente, a la Mesa de Garantías para Defensores de Derechos Humanos, Líderes Sociales y Comunales, para que garantice el ejercicio de la defensa de los derechos humanos.

Instamos así mismo al movimiento social caucano y nacional a ejercer nuestro derecho constitucional a la organización, la movilización y la lucha por la defensa de los derechos humanos, la vida digna y la paz con justicia social.

Convocamos a los procesos locales articulados en el Comité de Integración del Macizo-CIMA y a las organizaciones hermanas a mantenerse alertas, a fortalecer los espacios colectivos y a desarrollar las acciones de Asambleas Permanentes Locales, Zonales y Regionales para responder a cualquier otro atropello con dinámicas de movilización y denuncia.

¡POR NUESTROS MUERTOS NI UN MINUTO DE SILENCIO TODA UNA VIDA DE LUCHA!

COORDINACIÓN REGIONAL
COMITÉ DE INTEGRACIÓN DEL MACIZO COLOMBIANO – CIMA

Consejo Regional Indígena del Cauca