Movimiento No Más AFP critica duramente a Bachelet y dice que el gobierno está presionado por “fuertes intereses que no quieren perder el uso y abuso de nuestros recursos”

La Coordinadora Nacional de Trabajadores NO+AFP criticó duramente a la Presidenta Michelle Bachelet por la idea de reactivar el proyecto que crea una AFP estatal y descartar de plano el regreso al sistema de reparto, afirmando que existe una “sordera” de parte del gobierno ante “intereses y presiones por no perder el uso y abuso” de los recursos que están siendo administrados por las actuales entidades de pensiones.

A través de un comunicado, el movimiento explica que tras la multitudinaria marcha del pasado 24 de julio, que instaló en la agenda el debate por la necesidad de un cambio de sistema previsional, “hemos visto con estupefacción cómo las AFP, lejos de presentar soluciones se han dedicado a responder atacando el posible sistema que lo reemplazaría. Asimismo, vemos cómo el gobierno y la Presidenta se han visto afectados por una conveniente sordera propiciada por los fuertes intereses que presionan por no perder el uso y abuso de nuestros recursos como si fueran propios”.

En ese sentido, mencionan que el anuncio hecho por el gobierno, de reactivar un proyecto “que no sirve, como lo es la AFP estatal, no sirve, porque una AFP Estatal no mejorará las pensiones”.

Explican que esta nueva administradora de fondos de pensiones tendrá que funcionar bajo los parámetros del DL3500, con capitalización individual, “arriesgando nuestros recursos en inversiones bursátiles de los mercados mundiales”.

“Una AFP Estatal será un Banco Estado más, que no fomenta, no crea, no presta a tasas preferenciales a los trabajadores, no cumple ningún función de las que debiera cumplir un banco público. Una AFP estatal sería un actor más dentro de este mercado del lucro con nuestro fondos. La instalación de una AFP Estatal demostrará el total desprecio del Ejecutivo por el clamor popular. Las únicas dos funciones que podría cumplir una AFP estatal y, de ahí que hayan surgido defensores acérrimos, es, en primer lugar, otorgarle oxígeno a un sistema que no sirve para dar pensiones, y por otro, mantener el clientelismo, ofreciendo jugosos puestos a políticos fracasados en directorios cuoteados”, sostienen.

La Coordinadora menciona que ninguna de las propuestas anunciadas en los últimos días cumple con sus exigencias y advierte que no mejorarán de forma sustancial las jubilaciones.

Y explica que “el aumento en la edad de jubilación, por ejemplo, es desconocer claramente que hoy, el promedio de jubilación es a los 67,9, las mujeres, y a los 69 los hombres y, aún así, sus pensiones son miserables. Claro está que tanto hombres y mujeres no jubilan a esta edad por amor al trabajo… La derecha empresarial y política han salido con fuerza a proponer que se aumente el pilar solidario para hacer frente a las bajas pensiones de los trabajadores. Claro, con cargo a al Estado, que ya hoy financia más del 60% de las pensiones entre bonos de reconocimiento, subsidios a las pensiones más bajas y otros aportes”.

Además, el movimiento responde a la posición de la Mandataria de descartar un regreso al sistema de reparto, ya que señalan que el argumento de que significaría un desembolso considerable al Estado “probablemente sería lo contrario”.

También sostienen que el aumento de las cotizaciones de un 4 % con cargo al empleador “es una noticia bienvenida, aunque tardía. ¿Cuánto se ha ahorrado el empresariado a costa nuestra durante los últimos 35 años, durante los cuales no puso ni un peso para la jubilación de sus trabajadores?”.

“Si bien esta última propuesta es una de las exigencias del movimiento NO+AFP, el aporte tripartito, bajo el sistema de AFP todas estas propuestas no generarán cambio alguno a las pensiones en el corto plazo. Son medidas que podrían mejorar en alguna medida los montos de las pensiones en 20 o 30 años más”, precisan en el texto.

Asimismo, mencionan que como movimiento desean respuestas inmediatas y “sabemos que los recursos están. Solo hace falta la voluntad política que durante todo este tiempo la clase política han demostrado no tener. Aunque cabe destacar que luego de la marcha del 24, hemos visto a muchos parlamentarios buscando reuniones y encuentros, ofreciendo apoyo y proyectos de ley”.

A su vez, advierten que mientras esté el anuncio de crear una AFP estatal, “seguiremos movilizados. Mientras se siga insistiendo en la permanencia de las AFP, seguimos movilizados”.

Y, por tal motivo, llamaron a la ciudadanía para el 10 de agosto, a las 21 horas, a hacer sonar cacerolas “hasta que se escuche en La Moneda. Y el 21 de agosto, los llamamos a marchar junto con la familia, amigos y vecinos. Seremos más en todo el país y no podrán hacernos callar hasta que conquistemos un verdadero sistema previsional, uno de reparto solidario, tal como el que existe en el todo el mundo, como el que nos merecemos”.

El Mostrador