Autoridades y representantes de los distintos sectores, comunidades, pueblos y nacionalidades del Ecuador participaron el pasado 29 de julio en la Primera Sesión Ordinaria del Consejo Ciudadano Sectorial (CCS) de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

En la reunión se aprobó el “Reglamento Interno de Funcionamiento del Consejo Ciudadano Sectorial de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación”. También se socializó la metodología de seguimiento de las políticas públicas sectoriales y se determinó cuáles son las políticas que el CCS hará seguimiento. A propósito de esto último, también se desarrolló un taller de capacitación para el seguimiento de las políticas públicas sectoriales.

La Sesión Ordinaria estuvo presidida por María Fernanda Yanchapaxi, quien dialogó con los representantes de los distintos sectores, comunidades, pueblos y nacionalidades del Ecuador. Jorge Luis Pillacela, miembro del CCS por parte del Frente de Izquierda Universitaria de Machala, describió la importancia de este encuentro. “Hoy podemos incidir como ciudadanía en las políticas públicas para las universidades, la investigación científica y la innovación, para de esta manera obtener mejores resultados en la gestión de esta Secretaría”, señaló.

Richard Intriago, presidente de la Federación de Centros Agrícolas y Organizaciones Campesinas del Litoral, también forma parte del Consejo Ciudadano Sectorial desde hace un año y da seguimiento constante a las políticas públicas implementadas por la Senescyt. “Este es un buen espacio de participación para que los ciudadanos realmente participemos en la construcción de políticas públicas”, aclaró.

Entre tanto, Rina Pazos, subsecretaria general de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Senescyt, manifestó que desde la expedición de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), la institución impulsa políticas públicas orientadas hacia el fortalecimiento del conocimiento, el talento humano, la generación de tecnología y la innovación social.

“Creemos que este es un espacio institucional importante para establecer diálogos permanentes con los diferentes sectores sobre los programas y proyectos que llevamos adelante”, afirmó Pazos, quien además destacó como ejemplo de esto la construcción participativa del Código Ingenios.

El Ciudadano