Carlos Romero: Chile distorsiona lo dicho por Choquehuanca

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó ayer que Heraldo Muñoz, ministro de Relaciones Exteriores de Chile, distorsiona las declaraciones del canciller David Choquehuanca sobre el sentimiento de los bolivianos por el desvío del río Lauca.

“Es que se está distorsionando totalmente, por lo menos lo que yo conozco es que el Canciller ha señalado que a cualquier boliviano le hierve la sangre cuando ve cómo con obras civiles han desviado las aguas bolivianas”, declaró Romero cuando fue consultado sobre los dichos de Muñoz, quien dijo que el jefe de la diplomacia boliviana “está yendo demasiado lejos”.

“Allá me parece que se han modificado los términos del Canciller para seguir justificando de repente una posición agresiva que más bien corresponde al Canciller de Chile y que el mundo es testigo porque todo este tiempo hubo una actitud discriminatoria, provocadora y de ninguna posibilidad de generar diálogo” respondió el ministro Romero.

“Un Canciller mínimamente responsable no puede decir lo que ha afirmado Choquehuanca. Está yendo demasiado lejos. A su visita confrontacional a Chile, ahora el Canciller boliviano agrega declaraciones que escalan aún más las tensiones entre los dos países”, dijo Muñoz en relación a las declaraciones que hizo el jefe de la diplomacia boliviana en una entrevista con Página Siete. “Cuando uno ve el Lauca le hierve la sangre.

Tienen que ir al Lauca. Entonces, cuando estén ahí parados, van a decir: ‘Estoy dispuesto a derramar sangre, a pelear para recuperar lo que es nuestro, para reclamar nuestro derecho’”, dijo el Canciller.

“Choquehuanca y otros miembros del Gobierno boliviano hacen apología de la violencia y hablan de ‘derramar sangre’ cuando, paralelamente, llaman al diálogo. Nadie les cree. Lo del Gobierno boliviano es un monólogo inconducente” reforzó Muñoz.

Para el ministro Romero, “Heraldo Muñoz no es una persona autorizada para criticar” y consideró que la mandataria de ese país, Michelle Bachelet, “está atrapada por una élite política muy conservadora y anacrónica” porque no responde al pedido de diálogo del presidente Evo Morales para hablar sobre los abusos en contra de transportistas bolivianos en puertos chilenos.

Las tensiones entre Bolivia y Chile se agravaron por el viaje del canciller Choquehuanca a los puertos chilenos de Arica y Antofagasta en julio pasado junto a una comisión de parlamentarios, transportistas y periodistas para verificar el cumplimiento del libre tránsito establecido en el Tratado de 1904.

La comisión, según informaron las autoridades, evidenciaron el incumplimientos del tratado y denunció discriminación a los transportistas del país, pero la respuesta de Chile fue la revocatoria unilateral de un convenio sobre visados a diplomáticos y funcionarios bolivianos.

Bolivia y Chile mantienen dos controversias en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya por la demanda marítima boliviana y por las aguas del Silala.

Sobre el Laura

Río El Lauca es un río internacional en la frontera entre Bolivia y Chile, pero desde 1961 el vecino país usa este recurso hídrico de manera unilateral, después de un desvío realizado de manera artificial.

Daño El canciller David Choquehuanca denunció que Bolivia pierde aproximadamente 600 litros de agua por segundo. “Estas aguas, cuando hay más caudal, suben a 2.500 litros por segundo”, dijo.

Tema pendiente El río Lauca fue reconocida por Santiago como un “asunto pendiente” entre ambos países en la Agenda de 13 puntos que ambos países firmaron en 2006.

Silencio Las autoridades chilenas no respondieron sobre el desvío unilateral de las aguas del río Lauca.

PáginaSiete


Heraldo Muñoz y dichos de canciller boliviano: “Tras su visita confrontacional nadie les cree”

Tras los dichos del canciller altiplánico la diplomacia chilena respondió asegurando que “un canciller mínimamente responsable no puede decir lo que ha afirmado Choquehuanca. Está yendo demasiado lejos”.

Este lunes el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, reiteró sus críticas a su par boliviano, David Choquehuanca, quien aseguró tras visitar nuestro país -en un polémico viaje que sumó otro roce diplomático entre ambas naciones- que “estoy dispuesto a derramar sangre, a pelear para recuperar lo que es nuestro”.

“Después de venir (la delegación altiplánica) en la visita confrontacional, nadie les cree. Esto, de parte del gobierno boliviano, no es más que un monólogo”, aseguró el secretario de Estado.

A continuación, Muñoz señaló que “Chile seguirá actuando con firmeza, pero por la vía de la resolución pacífica de las controversias. Para eso está La Haya”.

A juicio del canciller chileno, los dichos emanados desde La Paz son “altamente irregulares, inédito (…) Nunca he escuchado declaraciones tan imprudentes como las del canciller boliviano”.

El pasado domingo David Choquehuanca afirmó que las relaciones de su país con Chile desde la “invasión” chilena de 1879 nunca han estado bien y desafió a que le digan cuál ha sido el mejor momento si lo hubo.

“Cuando uno ve el Lauca le hierve la sangre. Tienen que ir al Lauca. Entonces, cuando estén ahí parados van a decir: ‘Estoy dispuesto a derramar sangre, a pelear para recuperar lo que es nuestro, para reclamar nuestro derecho'”, sostuvo el canciller altiplánico.

Estos comentarios generaron una reacción inmediata desde la diplomacia chilena. El mismo domingo, Heraldo Muñoz ya había abordado la polémica asegurando que “un canciller mínimamente responsable no puede decir lo que ha afirmado Choquehuanca. Está yendo demasiado lejos”.

Publimetro