Las buenas noticias que el PIT-CNT recibió la semana pasada de la mano del presidente Tabaré Vázquez, aunque no contempló todos sus reclamos, cambiaron el escenario de lucha que la central obrera pronosticaba para el segundo semestre del año cuando parecía que las pautas salariales eran inamovibles.

Ahora, con lineamientos salariales más favorables y aumentos para los salarios más sumergidos, el PIT-CNT consideró recomendable bajar la guardia al menos por un tiempo, hasta que los conflictos resurjan en la nueva ronda del consejo de salarios.

Durante la reunión de este martes, el Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT valoró como positivos los logros alcanzados en la reunión con Vázquez, quien accedió a mantener este año las pautas salariales que se implementaron en 2015.

Esto implica aumentos a los ajustes nominales e incrementos para los salarios más sumergidos, lo que fue bien visto por la central sindical; así como también los recursos adjudicados finalmente para la Universidad de la República durante el debate parlamentario del proyecto de Rendición de Cuentas.

Parar cuando haya conflicto

Pese a eso, la cúpula del PIT-CNT consideró que la necesidad de una nueva movilización sigue vigente de cara a lo que ocurra en el transcurso de las 109 mesas de negociación salarial que iniciaron el pasado jueves.

El gobierno espera que los convenios se firmen en un plazo no mayor a los 90 días. Sin embargo, el cambio de las pautas salariales anunciado por el Poder Ejecutivo generó molestias en el sector empresarial que entendió que la balanza se movió solo a favor de los trabajadores y dificultó el margen de las empresas para hacer frente a los costos salariales.

Esta reticencia a la modificación de las pautas por parte de los empresarios es lo que hace pensar al PIT-CNT que la negociación podría tornarse conflictiva para los sectores que presentan salarios más sumergidos, por lo que el Secretariado del PIT-CNT propondrá desactivar el paro parcial que la Mesa Representativa preveía impulsar este mes y postergarlo para la segunda quincena de setiembre en caso que el clima de negociación se complique.

“La necesidad de la movilización está planteada. El plan de acción global de la central no cambia, lo que cambia es la movilización que será funcional a la temperatura de los consejos de salarios”, dijo a El Observador el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala.

La continuidad de la lucha por la vía de la movilización fue aprobada por unanimidad en el secretariado, mientras que la postergación del paro fue apoyada por la mayoría de sus integrantes. La nueva propuesta será puesta a votación de los gremios este jueves durante una nueva reunión de la Mesa Representativa, quien será la encargada de resolver.

El Observador