Alrededor de 50 víctimas del operativo en Nochixtlán, Oaxaca, del pasado 19 de junio, se congregaron este domingo al mediodía en la Plaza de las Tres Culturas de la capital mexicana para presentar ante los medios sus testimonios de lo que consideraron una “masacre” de las policías federal y estatal.

Aunque existe el temor desde el día del operativo de dar a conocer sus identidades, las víctimas denunciaron que con apoyo de los medios las autoridades buscan imponer la hipótesis de que la población de Nochixtlán atacó a las fuerzas de seguridad, cuando la realidad, subrayaron, es que fueron los cuerpos de policías quienes abrieron fuego contra población desarmada.

Durante la presentación de testimonios, pobladores mostraron cómo sus heridas fueron infligidas por la espalda, o en las extremidades inferiores cuando huían de las fuerzas de seguridad, el 19 de junio.

Entre los testimonios también se presento el de viudas y huérfanos de personas que fueron asesinadas al momento de retirar a heridos de la zona del operativo.

Los pobladores insistieron en que los medios se han prestado a una estrategia oficial, para acallar los hechos ocurridos en Nochixtlán.

Mencionaron que la conferencia de este domingo la hicieron en la Plaza de las Tres Culturas, de Tlatelolco, porque a su parecer su busca ocultar lo ocurrido el 19 de junio, como en su momento se ocultaron las responsabilidades oficiales en la masacre del 2 de octubre de 1968.

Durante su mensaje, acusaron que no hay una sola persona enfrentada a proceso por las muertes y heridos de Nochixtlán. Demandaron que todos los responsables de la Policía Federal, incluyendo el mando Enrique Galindo, sean sometidos a proceso por crímenes de lesa humanidad.

El pasado 29 de julio, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, se reunió con familiares de las víctimas del enfrentamiento en Nochixtlán.

Campa Cifrián reiteró en ese encuentro el compromiso de “avanzar en la prestación de servicios médicos a los afectados, demanda fundamental de las familias para distender el conflicto”.

Y también el de “no criminalizar a los afectados que reciben atención y a dar puntual seguimiento a las investigaciones encaminadas a deslindar responsabilidades en los lamentables sucesos ocurridos el mes pasado”.

En ese encuentro, en la Casa Xitla de la capital mexicana, los “representes de los familiares reiteraron la exigencia de justicia y castigo para los responsables del enfrentamiento, no sólo la prestación de atención médica a los afectados y pidieron que no se minimice el caso en general”.

El pasado 19 de junio, policías federales y estatales acudieron a Nochixtlán para hacer el desalojo de una protesta de maestros de la CNTE y sus simpatizantes. Entonces se desató un choque violento por el que murieron ocho personas y decenas resultaron heridas.

Las autoridades federales indicaron que está abierta una investigación para determinar quién disparó las armas que provocaron las muertes, pero más de un mes después no ha sido reportado algún avance en esa indagatoria.

Animal Político