Uruguay contra la conducción colegiada que propone Brasil

La idea que barajan Brasil y Paraguay de que el Mercosur tenga una conducción colegiada transitoria como forma de solucionar el bloqueo que arrastra hace semanas, no es bien vista por Uruguay. En el fin de semana el canciller brasileño, José Serra, dio como un hecho que se adoptará esa solución aunque el canciller Rodolfo Nin Novoa no comparte la idea, por lo que todo indica que el bloque se encamina a otro desencuentro.

“No está previsto en ninguna parte (la conducción colegiada) y además Venezuela no la va a aceptar”, dijo el canciller a El País. Nin Novoa reconoce que el viernes pasado venció el plazo que tenía Venezuela para cumplir con la incorporación a su ordenamiento jurídico de varias normas del Mercosur, pero “nadie previó” mecanismos sancionatorios para estos casos. “Nosotros creemos que hay que ser contemplativos porque no está dispuesto qué sanciones adoptar a quien incumple. Nadie lo previó aunque sí hubo un incumplimiento”, señaló el canciller.

El ministro dio a entender que la situación sigue siendo de bloqueo, porque si Brasil y Paraguay no concurriesen a las reuniones que convoque Venezuela, “tampoco van a cumplir la normativa”. “La situación es compleja. Nosotros queremos que el Mercosur funcione. No queremos parálisis. De aquí al 23 se va a seguir trabajando”, señaló el canciller. Ese día será clave porque está prevista la realización en Montevideo de una reunión de coordinadores del Mercosur en la que se debatirá la idea de Paraguay de que se haga una “revisión jurídica” del protocolo de adhesión de Venezuela al bloque debido al incumplimiento del país caribeño con la normativa del mismo.

Uruguay es escéptico respecto a la posibilidad de que el Mercosur tenga una conducción colegiada hasta diciembre cuando, por orden alfabético, le correspondería a Argentina hacerse cargo de la posición. “No está prevista, y si estuviera, necesitamos consenso”, señaló Nin Novoa, que reitera que es a Venezuela a quien le correspondería hoy la presidencia temporal. “No hay ninguna precondición para asumir la presidencia”, sostuvo. Y reconoció que para lidiar con este tipo de situación hay “un vacío jurídico”. “Todo se puede interpretar. Yo quiero ayudar a que esto funcione”, agregó. Uruguay tiene la intención de concurrir a las reuniones a las que eventualmente convoque Venezuela. Paraguay no lo hará y quiere una solución “lo antes posible”, dijo a El País su canciller Eladio Loizaga.

Brasil inmutable.

Quizás el mayor escollo para que el Mercosur supere el impasse en que se encuentra, es que Brasil —el principal socio— en ningún momento, desde que a fines de julio se planteó la crisis del Mercosur, ha variado su posición de que Venezuela está inhabilitada para asumir la presidencia rotativa. El canciller brasileño José Serra fue bien explícito en declaraciones que hizo al diario paraguayo “Última Hora”.

“En el Mercosur va a haber una dirección colegiada, formada por embajadores de Uruguay, Brasil, Argentina y Paraguay, que va a hacer el papel de la dirección hasta que asuma Macri (…) Yo creo que Uruguay va a acompañar. En último análisis terminará acompañando nuestra posición sobre la presidencia pro tempore (…) Venezuela no va a asumir la presidencia del Mercosur”, aseguró. Según Serra, en Venezuela “no hay democracia. Un país que tiene presos políticos no es un país democrático”. La Cancillería brasileña, junto a la paraguaya que en este tema se alineó totalmente con el gobierno interino de Michel Temer, emitió un comunicado en el que señala que “los miembros fundadores del Mercosur tendrán por delante la compleja tarea de decidir las medidas jurídicas aplicables frente a esta realidad indeseada por todos”.

Así, todo indica que Brasil y Paraguay, con la anuencia de Argentina, se preparan para enmendar lo que consideran el error del ingreso de Venezuela al Mercosur en 2012. En el caso de Paraguay, aunque no lo admitirá, se trata de una venganza por la forma en que los gobiernos “progresistas” del momento lo expulsaron del Mercosur, tras la destitución por su parlamento del entonces presidente Fernando Lugo, lo que tuvo como consecuencia indirecta el ingreso al bloque de Venezuela.

En lo que sí coincide Serra con Nin Novoa es en que la solución no puede demorarse mucho. “Por supuesto que todo el Mercosur sufre problemas si no hay una dirección dinámica, creativa y activa”, sostuvo.

El gobierno venezolano no ha ayudado nada a encontrar una solución. El presidente Nicolás Maduro insultó a los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay.

Argentina en particular, cuya canciller Susana Malcorra, no tenía al principio de este prolongado impasse una postura dura hacia Venezuela, ya marcó un quiebre con respecto a la administración anterior de Cristina Fernández y le “soltó la mano” al gobierno de Nicolás Maduro. Malcorra le dijo al diario “Clarín” ayer que “tenemos la convicción de que no hay automaticidad en el traspaso”de la presidencia, que es la postura que defiende Venezuela. “No hay acuerdo sobre la cláusula democrática en el Mercosur. Todas estas decisiones se toman por consenso. Por eso es tan difícil dirimir estas cuestiones a través de la prensa” (en obvia alusión a los frecuentes comentarios de la verborrágica canciller venezolana Delcy Rodríguez).

Un bloque sin rumbo

Parlasur busca una solución.

El Parlamento del Mercosur (Parlasur), que tiene su sede en Montevideo, está intentando destrabar la situación para lo que aprobó la conformación de un grupo “de alto nivel” para intentar destrabar la crítica situación que atraviesa el bloque regional. Daniel Caggiani, diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP), e integrante del Parlasur, pidió a las cancillerías moderación en sus declaraciones para que se llegue a un acuerdo. El MPP, junto al Partido Comunista y parte del Partido Socialista, son los grupos que en la interna frenteamplista aún no se han sumado a las críticas que el resto del espectro político uruguayo hace al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Dificulta una mayor apertura.

El Mercosur como tal ya no está dando mucho de sí para un país pequeño como Uruguay, cuyo gobierno insiste en la necesidad de abrirse al mundo. En octubre se firmará un acuerdo que profundizará las ventajas comerciales que ya tiene un actual entendimiento vigente con Chile. Uruguay pretende profundizar también el convenio que tiene vigente con México (se firmó durante el gobierno del expresidente Jorge Batlle) y también pretende acercarse a Perú.

Mientras tanto, las conversaciones de larga data con la Unión Europea siguen estancadas. El bloque europeo se muestra renuente a abrir en forma significativa su mercado a la carne bovina de los países del Mercosur.

Está todo bien con Uruguay.

El canciller paraguayo Eladio Loizaga, dijo a El País que la relación con su colega uruguayo Rodolfo Nin Novoa “es más que excelente”, pero que el Mercosur debe cumplir sus normas porque no hacerlo llevó “a la mala situación” en la que está (en obvia alusión al ingreso de Venezuela en 2012). Loizaga señaló que los miembros del Mercosur “están preocupados porque es la primera vez que pasa esto en los 25 años de historia del bloque”. A su juicio, el Consejo del Mercado Común del bloque puede perfectamente disponer que los coordinadores nacionales del Mercosur conduzcan al bloque hasta diciembre. Y aseguró que las conversaciones con la Unión Europea continúan.
La palabra de los protagonistas.

Eladio Loizaga | canciller de Paraguay

“En seguimiento a los encuentros mantenidos con un espíritu respetuoso y constructivo, nos vemos sin embargo en la necesidad de expresar, en base a los citados Tratado y Protocolo, que se ha verificado el incumplimiento por parte de Venezuela de las obligaciones contenidas en los referidos instrumentos. Esta circunstancia requiere una revisión jurídica, al amparo del derecho internacional, por los Estados fundadores del Mercosur”, dijo el canciller de Paraguay en una carta a sus pares.

Susana Malcorra | canciller de Argentina

“No hay acuerdo sobre la cláusula democrática en el Mercosur. Todas estas decisiones se toman por consenso. Por eso es tan difícil dirimir estas cuestiones a través de la prensa (no quiere contestar las críticas que le hace la canciller venezolana Delcy Rodríguez). Pero tenemos la convicción de que no hay automaticidad en el traspaso”, dijo la canciller argentina al diario “Clarín”. Argentina junto a Brasil rechazan la posibilidad de que Venezuela asuma la presidencia pro tempore del bloque.

José Serra | canciller de Brasil

“En el Mercosur va a haber una dirección colegiada, formada por embajadores de Uruguay, Brasil, Argentina y Paraguay, que va a hacer el papel de la dirección hasta que asuma Macri. Yo creo que Uruguay va a acompañar. En último análisis terminará acompañando nuestra posición sobre la presidencia pro tempore (…) en la idea de hacer la administración colegiada del Mercosur, para que luego asuma Macri. Será la solución”, dijo Serra al diario Última Hora.

Delcy Rodríguez | canciller de Venezuela

“Venezuela, respetuosa del Derecho, y en ejercicio pleno de la Presidencia Pro Témpore de Mercosur, no permitirá su destrucción!!”. “El señor Mauricio Macri pretende la destrucción de Mercosur, atendiendo libreto desde Estados Unidos que lo lleva a cometer errores históricos”, se defendió en Twitter esta semana la canciller de Venezuela. El país anunció que hacía suya la presidencia pro tempore del Mercosur, e incluso convocó a una reunión de los países del bloque a la que Brasil y Paraguay no irán.

El País