Vázquez cede ante el PIT-CNT y abre frente empresarial

El anuncio del presidente Tabaré Vázquez de aceptar algunas modificaciones en las pautas salariales le dieron un respiro al gobierno en su relación con el movimiento sindical, que ayer vio la decisión del gobierno como un avance y evalúa flexibilizar su plan de lucha.

Significó también una victoria del PIT-CNT que contó con el respaldado exclusivo a nivel público desde el Poder Ejecutivo del Ministerio de Trabajo encabezado por Ernesto Murro, frente a una posición hasta ayer monolítica del resto del gabinete encolumnado detrás de la propuesta del titular de Economía, Danilo Astori. No obstante, con la decisión el mandatario abrió un nuevo frente ya que la novedad fue cuestionada por cámaras empresariales.

El presidente respondió ayer por carta a la central sindical, como había prometido, 48 horas después de la reunión que mantuvo el pasado martes en la residencia de Suárez y Reyes junto al prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, con el presidente el PIT-CNT Fernando Pereira y el secretario general, Marcelo Abdala.

En su respuesta, Vázquez señaló que “actualmente el mercado de trabajo está sintiendo las repercusiones de un contexto internacional y regional menos favorable” por lo que “se vuelve pues imperioso cuidar los empleos de nuestra gente y conjugar esta premisa con evitar pérdida del salario real de nuestros trabajadores”. Y agregó: “He instruido al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para que, considerándolo oportuno, se mantengan los aumentos establecidos en los lineamientos para el primer año, es decir las pautas salariales fijadas para el año 2015”.

De esta forma, el gobierno flexibliza su postura en la negociación salarial al otorgar un porcentaje mayor de ajuste nominal respecto al que estaba previsto en los lineamientos originales para el año en curso.

Las pautas fueron anunciadas el año pasado y desde ese momento el PIT-CNT ha reclamado cambios. También el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, pidió modificaciones. Sin embargo, tanto el ministro de Economía Danilo Astori como Vázquez se mostraron inflexibles en más de una oportunidad al negar la posibilidad de cambios.

Ayer, el ministro Astori dijo en canal 4 que las modificaciones fueron resueltas en conjunto con Vázquez y Murro. “Nos pusimos de acuerdo rápidamente porque creemos que es un buen camino”, agregó. El ministro observó que la economía uruguaya está generando “algunos indicios positivos que por ahora avanzan lentamente, pero que quizás están indicando que vienen tiempos mejores y uno de esos indicios tiene que ver con el mundo del trabajo como es el descenso de la tasa de desempleo”.
En el mismo sentido, el subsecretario Pablo Ferreri dijo a El Observador que “las pautas salariales no cambian en sus elementos centrales”.

“Se mantiene los correctivos a 18 o 24 meses, se mantiene los plazos de los convenios, se mantienen las tres categorías de sectores en problemas, sectores medios y dinámicos. Todos los aspectos centrales que tienen que ver con los fundamentos de las pautas se mantienen”, subrayó. Ferreri dijo que el cambio anunciado –que permite un aumento mayor del previsto– “tiene sentido” porque la inflación de este año será similar o algo superior a la de 2015.

Conformidad y evaluación

“Acá hubo un avance porque los criterios del Poder Ejecutivo cambiaron y eso es objetivo. Tanto en actualizar los salarios más sumergidos como aplicar aumentos de 2015 en 2016. Eso es un punto y medio más por arriba. Se movió la aguja”, aseguró ayer el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala.

De todas formas, destacó que el PIT-CNT seguirá reclamando por el correctivo anual (y no cada 18 o 24 meses). “La negociación colectiva no empezó pero el correctivo anual va a estar en todos lados. Lo que conquistamos acá es una plataforma mejor para que se inicien los Consejos de Salarios”, subrayó.
En el mismo sentido se manifestó el dirigente Julio Burgueño: “Hay un avance y una sensibilidad del presidente de que vio, estudió, analizó la propuesta nuestra y llegó a la misma conclusión que nosotros de que algo había que hacer para modificar las pautas”, agregó.

Sin embargo, en la central sindical hay diferentes visiones sobre los anuncios y en particular, sobre cómo seguir adelante. Uno de los temas a resolver es si se mantiene la propuesta de un paro general parcial, que estaba previsto para ese mes. José Lorenzo López, por ejemplo, dijo que el anuncio no lo “conforma” y que si hubo cambios fue gracias a “la movilización”, que debería profundizarse. “Esto mejora un poco la situación original pero no debiera modificar el plan de acción que tenía definido el PIT-CNT”, agregó.

Preocupación empresarial

En tanto, la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) expresó en un comunicado que “lamenta que el diálogo del señor presidente solo contemple las aspiraciones del sector trabajador. El cambio de criterio se aparta del diagnóstico que el propio Poder Ejecutivo realizó”, en especial por el “momento económico que vive el país”.

Según la CNCS, este aumento en los salarios “dificultará aún más la situación de las pequeñas y medianas empresas del país en cuanto a hacer frente a los costos salariales”. Asimismo, expresaron que Vázquez no considera “la situación de elevados costos salariales y de otra índole que soportan las empresas uruguayas”.

El presidente de la CNCS, Carlos Perera, dijo en conferencia de prensa que la respuesta de Vázquez al PIT-CNT “viene a complicar” la situación del sector. Ana Laura Fernández, asesora económica de la gremial, dijo que la nueva “restricción puede generar pérdidas de puesto de trabajo”. La cámara quiere reunirse con el presidente.

En tanto, la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) aún no tiene una posición tomada. En diálogo con El Observador su presidente, Wahsignton Corallo, comentó que hay algunos aspectos que no están del todo claro, como los criterios que tomará el Ministerio de Trabajo, en vista de la sugerencia que elevó el presidente de la República. “Mañana (por hoy) vamos a tener un análisis más a fondo con nuestros asesores laborales para ver cómo puede impactar en los niveles de empleo del sector”, dijo. Agregó que se aprovechará la instancia de hoy del Consejo Superior Tripartito para tener “más detalles e información” sobre los criterios que regirán para el nuevo tramo de la sexta ronda. Anoche, en canal 4, Astori fue interrogado por los cuestionamientos surgidos del sector empresarial. “(Esta decisión) sigue la flexibilidad de los acuerdos a dos o tres años, de los incrementos nominales, de prever esas situaciones que diferencian una empresa que está creciendo al 4% de otra que tiene dificultades. Permite adaptarse a la situación, sin cambios respecto a lo que había antes. Eso es lo que me lleva a decir que no comparto el juicio de que por estos cambios se ponga en riesgo el empleo. Es más, uno de los objetivos del gobierno es no poner en riesgo el empleo”, dijo Astori.

El Observador