Por Dick Torres.

“El presidente Maduro no está interesado en el revocatorio”

El vicepresidente de la República, Aristóbulo Istúriz, dijo que el Gobierno no está interesado en el Revocatorio, sino “pendiente de que la gente coma, de la paz, del trabajo, recoger las cosechas y en resolver los problemas del país”.

“Ellos (la oposición) están pendiente de otras cosas; de cómo tumbarnos, cómo sabotear al Gobierno, ese es problema de la oposición. Yo estoy pendiente de movilizar a la gente, de que la inteligencia funcione para no dejarnos tumbar”, expresó el funcionario en declaraciones a El Universal.

Poco antes de trasladarse al estado Carabobo, acompañado por el ministro de Agricultura y Tierras Wilmar Castro Soteldo, para informar sobre el programa Siembra 2016, el vicepresidente Istúriz reiteró que la solicitud del revocatorio presidencial “es cuestión de cronograma”, por lo que a su juicio “la oposición debió solicitarlo con tiempo”.

“Ellos saben que los lapsos no le dan para realizar la consulta este año”, sentenció.

— ¿Pero el Gobierno ha considerado las consecuencias de no producirse el revocatorio este mismo año, como lo demanda la oposición?

— No estamos interesados en el revocatorio. Yo debo estar pendiente de la fecha que me garantice la paz, que es lo que quiero, que me garantice la convivencia, del diálogo, que es la vía que planteo.

¿Qué me interesa a mí? Que el pueblo tenga comida, tengo que estar pendiente de la cosecha, de la logística para recogerla. Ellos están pendientes de otras cosas.

PSUV en calle permanente

Ante la agenda anunciada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en las próximas dos semanas en todas las capitales del país para exigir al Consejo Nacional Electoral (CNE) la fecha para recoger el 20% de las firmas para convocar al revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, Istúriz adelantó las actividades previstas por el PSUV para contrarrestar las acciones de la oposición.

Expresó que la marcha del pasado 1 de septiembre no era la primera de las movilizaciones que tenía previsto organizar la oposición en Caracas, sino que obedecía a un plan de desestabilización para un período más largo en distintos sitios del país.

—El Gobierno hizo un gran esfuerzo para preservar la paz en el país, en ese primer intento desestabilizador del pasado 1 de septiembre, porque parte de la estrategia de todas esas movilizaciones es la provocación, la búsqueda de la violencia; siempre se anda buscando un muerto para darle continuidad al plan desestabilizador. Por eso las acciones preventivas desarrolladas por el Gobierno, utilizando labores de inteligencia, desmontando el golpe de Estado, dieron sus resultados y triunfó la paz.

Indicó que las acciones de prevención, del trabajo de inteligencia, de activación en la calle, continuarán desarrollándose, al mismo tiempo junto con las movilizaciones por parte del PSUV durante el todo septiembre, considerado como el mes de la paz, que a nivel internacional se celebra el día 21.

—Esperamos que hayan aprendido las lecciones de convivir en tranquilidad—, agregó el alto funcionario al expresar su convencimiento sobre la existencia de sectores radicales en busca de la violencia.

Insistió que todos los esfuerzos de movilización, de calle, de gestión están destinados a lograr la paz en Venezuela.

“Por eso nos planteamos derrotar el Golpe de Estado y darle continuidad a la revolución”.

— ¿Qué espera el Gobierno después de esa marcha del 1 de septiembre?

—Creo que es posible convivir pensando diferente, y ojalá sectores de la oposición se den cuenta, porque sería una estupidez creer que todos piensan de una misma manera.

“Evidentemente hay sectores radicales que buscan la violencia y esos sectores hay que derrotarlos”, insistió.

El diálogo es posible

Istúriz expresó que los sucesos ocurridos durante abril de 2002, cuando se produjo un fallido golpe de Estado, que sacó del poder durante 48 horas, al fallecido presidente Hugo Chávez, “es una lección que no debe repetirse”.

“Aprendimos que el 11 de abril llegamos al 13 como respuesta al 11, y la lección nos dejó un saldo de muertos. Aprendimos que el 11 no debe ocurrir de nuevo. Hay que impedirlo y esa es una responsabilidad del Gobierno del presidente Nicolás Maduro en tomar medidas preventivas, mediante el uso de la inteligencia”.

—El Gobierno habla con insistencia sobre la necesidad de concretar un diálogo, pero ¿usted cree, con sinceridad, que es posible que gobierno y oposición se sienten a conversar?

—Siempre es posible un entendimiento, lo más importante es que se haga a tiempo.

Explicó que el proceso de pacificación en Colombia, tras más de medio siglo en guerra con los grupos guerrilleros y las experiencias de El Salvador, son reflexiones y ejemplo que a su juicio deben seguirse como prioridad política para evitar la muerte de ciudadanos.

— ¿Pero hay tiempo en Venezuela para el diálogo?

—Siempre hay tiempo para hablar. Todos deben demandar el diálogo.

Istúriz valoró el trabajo que en ese sentido ha venido realizando el exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, quien encabeza el equipo de mediadores internacionales liderado por la Unión de Naciones Suramericana (Unasur) en el que también participan el expresidente de República Dominicana, Leonel Fernández, y el expresidente de Panamá, Martín Torrijos.

Consejo Nacional de Economía

Una de las tareas que se planteó el Gobierno fue la creación del Consejo Nacional de Economía, que se reúne todos los martes y a la fecha tiene 39 sesiones de trabajo con una agenda basada en tres premisas, explicó Istúriz.

Indicó que el primer lineamiento a considerar es que en Venezuela se acabó el modelo rentista petrolero; “la segunda es que estamos frente a una guerra económica no convencional y la tercera la obligación que tenemos de construir un nuevo modelo económico productivo que permita conservar y profundizar los logros sociales alcanzados en la revolución”.

Explicó que con esas tres premisas el presidente Maduro lanzó seis líneas: una, la creación de un sistema propio del pueblo de distribución de alimentos conocidos como los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Dos, la creación de un nuevo sistema cambiario que tiene un dólar protegido y un dólar flotante, y por último un nuevo sistema de captación y distribución de las divisas, dándole prioridad a las exportaciones y a la sustitución de importaciones para incrementar las divisas no petroleras “y aplicando la acupuntura financiera en la asignación de divisas”.

“Una revolución tributaria para que paguen más quienes tienen más. Contempla también un sistema de protección al pueblo, del salario, del empleo. Por eso, a pesar de las dificultades económicas, el presidente ha aumentado este año tres veces el salario mínimo, el bono alimentario, creó las tarjetas de las misiones”.

Luego se crearon los 15 motores para impulsar la economía venezolana, con todos los sectores, con mesas de trabajo de las cadenas productivas.

Refirió sobre el plan “50 rubros” y el empeño del Gobierno por reforzar los sectores agroalimentario, fármaco e industrial, en especial los referidos a los artículos de higiene personal y del hogar, “áreas que son el blanco de la guerra económica”, sostuvo.

Contenido relacionado
Ocariz: La movilización del 1S fue heroica
VP: Más de un millón de personas participaron en Toma de Caracas
Chavismo marchó contra “mercantilismo de la salud privada”
Explicó que la situación de las áreas agroalimentaria, fármaco e industrial obligó al Gobierno a crear la Gran Misión Abastecimiento Soberano, con una dirección cívico militar a cargo del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López.

Se refirió a la necesidad de enfrentar el “bachaqueo” y la especulación e informó que 2.300 centros de expendios de alimentos, entre ellos pequeñas bodegas, fueron inspeccionados, con saldo de 93 detenidos.

El Universal