El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), rechazó la tarde de este miércoles una solicitud de referéndum presentada por el grupo “Nueva Constitución CR”, la cual pretendía conformar una Asamblea Constituyente que creara una Constitución Política.

El julio de este año se presentó oficialmente en el Colegio de Abogados un libro que lleva el nombre de “Una nueva Constitución Política para Vivir Mejor”, el cual contiene el respaldo de una serie de políticos y actores activos de la sociedad civil, que comparten el criterio de que Costa Rica necesita una nueva Carta Magna.

La idea surgió en aulas universitarias, a partir de ahí nació una investigación y eventualmente con el apoyo de diversos sectores, luego de cuatro años se consolidó la iniciativa, posteriormente el pasado 5 de setiembre se oficializó la solicitud ante el Tribunal.

Lo que para el grupo “Nueva Constitución CR” resulta un tropiezo para el TSE era inevitable, ya que con base en la resolución N 6187-E9-2016, la propuesta contiene inconstitucionalidades.

Según el máximo órgano electoral, en el texto hay tres errores que de corregirse podrían permitir un referéndum nacional para conformar la Asamblea Constituyente.

En primer lugar, el Tribunal recalcó que el proceso para inscribir personas elegibles a la Asamblea Constituyente viola la actual Carta Magna, esto ya que solo un Partido Político puede proponer candidatos de elección popular, pero el texto propone que aparte de agrupaciones políticas también se pueden postular personas mediante los sindicatos, cooperativas, sectores solidaristas, ecologistas, empresariales y colegios profesionales, así también cualquier persona física que cuente con 20 mil firmas a su favor.

Como segundo motivo, el TSE determinó que la propuesta le pone límites a la Asamblea Constituyente, la cual desde su perspectiva institucional no puede tenerlos, ya que de consolidarse sería la máxima representación democrática.

La resolución del Tribunal indica, “este Tribunal comprende la preocupación de los promoventes por no desmejorar la parte dogmática del texto constitucional vigente; empero, ello no es suficiente para obviar las potestades naturales de los diputados constituyentes, máxime cuando la ideología de matriz democrática que caracteriza el constitucionalismo, por regla de principio, impide establecer reservas o límites al Poder Constituyente como los que pretende el proyecto”.

En tercer y último lugar, el órgano electoral definió que es improcedente que no se realice un segundo referendo para determinar si la Constitución elaborada responde a los principios y valores costarricenses.

Nueva Constitución CR sigue adelante. La respuesta del grupo liderado por Alex Solís es que la resolución “no los arruga”, y al contrario comenzarán a definir una nueva hoja de ruta para volver realidad la nueva Constitución.

“Somos respetuosos del pronunciado dado por los señores Magistrados, sin embargo consideramos que que dada la transparencia que tiene este proyecto para la vida democrática, institucional y de desarrollo del país, es necesario analizar con profundidad los señalamientos dados sobre algunos aspectos de los cuales consideramos existen contradicciones”, señala la respuesta del grupo Nueva Constitución.

Solís dijo que están más que claros en que Costa Rica necesita una nueva Carta Magna con carácter urgente y responsable, además aclaró que el pronuciamiento del Tribunal es parte del proceso, pero que no los desinfla en lo más mínimo.

Según manifestó este fin de semana realizarán una sesión especial de trabajo con el objetivo de analizar a profundidad la resolución y tener listo un plan B lo más pronto posible.

El País