Miembros del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía presentan hoy un escrito para exigirle a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que emita sentencia favorable para que la Asamblea Nacional dé trámite a la iniciativa ciudadana de ley para la derogación de la Ley del Gran Canal (Ley 840).

Precisamente para ejercer presión, miles de campesinos marcharon simultáneamente ayer 31 de agosto en 20 lugares del país, y ratificaron su rechazo al megaproyecto. En esta nueva protesta, incluso se unieron territorios que no están dentro de la ruta canalera como Chichigalpa, en Chinandega, y Ciudad Antigua, en Nueva Segovia.

Francisca Ramírez Torres, coordinadora del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía Nacional, explicó que la CSJ debió emitir sentencia a más tardar el 10 de julio, ya que son 45 días los que se cuentan a partir del 26 de mayo, día en que el recurso de amparo presentado por los campesinos llegó a la Sala Constitucional de la CSJ.

PROTESTAS SIMULTÁNEAS

En la región del Pacífico hubo manifestaciones en Chichigalpa, Chinandega; León, Masaya y Rivas. En el norte, solo hubo una protesta en Ciudad Antigua, Nueva Segovia. En el centro y sur también hubo marchas en Santo Domingo, Chontales, y en varias comunidades de Río San Juan.

También hubo marchas y concentraciones en algunas comunidades del Caribe Sur como La Fonseca, La Unión en Nueva Guinea, Puerto Príncipe y Punta Gorda. En la capital también se realizó un plantón de protesta frente a la CSJ.

Con consignas como: “¡Basta ya Ortega, Nicaragua no es tu finca!”, “¡Nicaragua está hecha para ser libre y soberana!”, “¡No al Canal!” y “¡Ortega vende patria!”, en algunas zonas los ciudadanos marcharon hasta tres kilómetros.campesinos anticanal, marcha anticanal, Nicaragua, Canal Interoceánico, Gran Canal, Gran Canal de Nicaraguacampesinos anticanal, marcha anticanal, Nicaragua, Canal Interoceánico, Gran Canal, Gran Canal de Nicaraguacampesinos anticanal, marcha anticanal, Nicaragua, Canal Interoceánico, Gran Canal, Gran Canal de Nicaraguacampesinos anticanal, marcha anticanal, Nicaragua, Canal Interoceánico, Gran Canal, Gran Canal de NicaraguaMarcha de campesinos en Río San Juan, contra el Gran Canal.

Bajo un inclemente sol miles de campesinos de la colonia La Fonseca, en Nueva Guinea, marcharon por sus calles para exigir que de una vez por todas se derogue la ley del Gran Canal Interoceánico, Ley 840, que amenaza sus tierras y su forma de vida.

Entre ese tumulto iba Eulogia Urbina ondeando una bandera azul y blanco. Ella, que tiene una propiedad de 50 manzanas en la comunidad La Esperancita, ayer caminó una hora y media para llegar al punto de concentración y luego, mientras ya marchaba, demandaba a grito partido que la dejen vivir en paz, que deroguen la ley canalera. “Es la primera vez que participo en una marcha y lo hago porque no quiero que me quiten mis tierras. Yo aquí siembro maíz y yuca y en ellas soy feliz”, expresó Urbina con timidez.

En La Fonseca la convocatoria para la marcha fue espontánea, al igual que la asistencia. Los campesinos dejaron sus trabajos, para sumarse a las consignas: “¿Qué le dicen los campesinos a Ortega? ¡Que la patria no se entrega!” y “¡Los campesinos unidos, jamás serán vencidos!”.

Abel Marenco, líder comunitario de La Fonseca, explicó que miles se sumaron pese a la dificultad de bajar de las comunidades lejanas porque simplemente rechazan la construcción del Canal. Ese fue su motor y energía ayer.

“Nuestra arma principal es la Constitución Política y por eso hemos organizado esta actividad, para exigir a la Corte Suprema de Justicia que dicte sentencia a favor de los campesinos, que somos los legítimos dueños y no Wang Jing”, sostuvo Marenco, uno de los destacados de la marcha.

Una vez finalizada la marcha en La Fonseca, uno de los camiones que regresaba con manifestantes hacia la comarca Nuevo Delirio se volcó al pasar por un trecho fangoso del camino de tierra. El incidente solo dejó algunas personas lesionadas, pero ninguna de gravedad. Estas fueron atendidas en un puesto de salud de la localidad.

Los habitantes de esta zona de Nueva Guinea aseguraron que las autoridades locales, en represalia, no buscan cómo reparar los caminos, pese a que estos sirven para que salga la producción de la zona.

EL TULE Y CIUDAD ANTIGUA CON PRESENCIA POLICIAL

En El Tule, Río San Juan y Ciudad Antigua, Nueva Segovia, hubo presencia de policías y antimotines, que si bien no provocaron ningún tipo de enfrentamientos, sí generaron tensión con su presencia intimidante.

En la isla de Ometepe también se realizó una marcha simultánea junto al resto del país, mientras en Tolesmayda, Rivas, se produjo la última de la jornada de protesta a las 2:00 p.m.

Tolesmayda fue una de las primeras comunidades que hace tres años iniciaron las protestas anticanal. Esta vez, también pidieron pase libre para los migrantes que están varados en Costa Rica y libertad para la maestra Nilamar Alemán, enjuiciada por ayudar a una migrante haitiana y su hija de 10 meses.

AMNISTÍA SE PRONUNCIA

El organismo de defensa de derechos humanos, Amnistía Internacional, emitió el documento llamado Nicaragua: Las autoridades deben escuchar a quienes expresan sus preocupaciones respecto al Gran Canal Interoceánico, donde instan al Estado de Nicaragua “a garantizar adecuadamente los derechos a la libertad de expresión y reunión pacífica de todas las personas y asegurar que todas las comunidades que podrían verse afectadas por la construcción del Gran Canal son debidamente consultadas, incluyendo el derecho de los pueblos indígenas al consentimiento previo, libre e informado”.

En el documento se detalla que la protesta campesina del 31 de agosto, se realiza en el marco del proceso de amparo interpuesto en mayo de este año, por miembros del Consejo Nacional para la Defensa de la Tierra, Lago y Soberanía.
“Amnistía Internacional se encuentra preocupada por la falta de información detallada del proyecto y de las medidas que el Estado pretende tomar para asegurar que los derechos de las comunidades afectadas sean debidamente respetados y protegidos”, indica el texto.

La Prensa