El presidente Enrique Peña Nieto propuso en la ONU, siete puntos para concretar un acuerdo para una migración ordenada, segura y regular y con ello terminar con los discursos de odio y discriminación contra los migrantes.

Durante la sesión plenaria de la Reunión de Alto Nivel para atender grandes movimientos de migrantes y refugiados, en el marco de la 71 Asamblea General de la ONU, dijo que “México seguirá trabajando para que se reconozca a los migrantes como agentes de cambio y desarrollo, para que se garanticen sus derechos humanos y se destierren los discursos de odio y discriminación en su contra”.

En el salón de sesiones de la ONU y ante los jefes de Estado de 191 países indicó que se debe colocar a los migrantes junto con sus derechos, dignidad y bienestar en el centro del diálogo global, pues el movimiento es parte esencial del ser humano, “porque es el reflejo de un instinto de supervivencia, de su energía vital, de su deseo vehemente de superarse y trascender”.

“México es ejemplo de ello. Somos un país que es origen, tránsito, destino y retorno de personas; somos un país orgullosamente mestizo, pluricultural y diverso; con una cultura viva y vibrante, fruto de múltiples migraciones a lo largo de nuestra historia”, dijo.

El mandatario mexicano puso a consideración del pleno de la ONU siete puntos:

1.Un enfoque de derechos humanos que establezca las obligaciones de los Estados con los migrantes;

2.Una visión de corresponsabilidad entre los países de origen, tránsito, destino y retorno de migrantes.

3.Un reconocimiento a las aportaciones de los migrantes al desarrollo económico y social;

4.Un enfoque de inclusión social, que contribuya a erradicar la intolerancia, los prejuicios y el racismo;

5.Un marco de gobernanza de la migración que ofrezca alternativas para el manejo seguro y ordenado de los flujos migratorios.

6.Mayor cooperación internacional para fortalecer las capacidades de los Estados en la atención integral de la migración y

7.La consideración del cambio climático y los fenómenos naturales como causas de migración.

“Para avanzar en estos propósitos, mi país se ha ofrecido como sede de una reunión internacional preparatoria, durante 2017”, apuntó el titular del Ejecutivo federal.

Peña Nieto expuso que “los migrantes simbolizan la fuerza que ha hecho avanzar a la humanidad; el movimiento. Las grandes migraciones han llevado al género humano a los distintos rincones de la tierra en todas las épocas de la historia”.

“La historia demuestra que no hay barrera que detenga el movimiento de las personas ni la fusión de culturas ni la divulgación de ideas. No las hay naturales ni tampoco artificiales. Para cada río ha habido siempre un puente; para cada obstáculo ha habido siempre un camino”, indicó.

Sostuvo que “la comunidad internacional puede mejorar la situación de los migrantes. Tenemos un compromiso pendiente con ellos, que todos debemos asumir, porque la migración no representa solamente el pasado y el presente de la humanidad, sino también su futuro”.

Peña Nieto dijo que el país seguirá participando en los foros multilaterales para concretar, en 2018, el Pacto global para la migración ordenada, segura y regular, y el Pacto global para refugiados.

Animal Político


Costa Rica destaca en la ONU su compleja situación por tránsito de migrantes

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, afirmó que su país afronta una situación “compleja” con la llegada de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos y que en muchos casos han quedado varados en su territorio.

En su discurso en la cumbre sobre refugiados y migrantes organizada por la ONU, Solís señaló que la “intensidad y dimensiones” de ese flujo han obligado al país a desviar recursos para atender las necesidades de ese grupo y crear mecanismos para proteger sus derechos humanos.

“Costa Rica es una nación de migrantes”, que se han integrado y contribuido al país, dijo el mandatario.

“Sin embargo, en los últimos meses nos hemos convertido en país de tránsito de miles de personas, cuyo fin último es alcanzar mejores niveles de bienestar”, recordó en su discurso.

Solís se refería, por ejemplo, a unos ocho mil cubanos en tránsito hacia EE.UU. que quedaron varados el pasado noviembre en Costa Rica cuando Nicaragua cerró su frontera alegando razones de seguridad.

Costa Rica también ha recibido emigrantes africanos que buscaban llegar a ese país, para los que el pasado junio tuvo que abrir dos albergues, luego de que no les permitiera continuar su travesía.

El mandatario reiteró la necesidad de la “colaboración estrecha y coordinada” de los países miembros de la ONU para garantizar la seguridad de los que migran, particularmente para los más vulnerables, los niños, niñas, mujeres y miembros de la comunidad LGBT “a quienes debemos proteger con especial atención”.

“El año pasado nos comprometimos a no dejar a nadie atrás. Cientos de millones de personas residen en un país que no es el suyo. Sin su contribución y su inclusión en los esfuerzos de desarrollo, el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible, será imposible de alcanzar”, afirmó.

El País