Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció que el ambiente en Honduras es cada vez más hostil para el trabajo de la prensa y lamentó los intentos recientes de las autoridades para acallar a periodistas que les molestan.

Uno de los casos destacados como “muy preocupantes” es el que afecta al reportero Ariel Armando D’Vicente, a quien la Justicia le condenó el pasado 26 de agosto por difamación a tres años de prisión y a no ejercer su profesión durante el mismo periodo.
RSF añadió que desde principios de agosto el alcalde de Siguatepeque (centro), Juan Carlos Morales, lleva a cabo una campaña de descrédito contra tres periodistas de su municipio que difundieron información negativa sobre él y criticaron su gestión.

La ONG apuntó también el caso del reportero Milthon Robles, amenazado en varias ocasiones después de que su investigación desvelara que había funcionarios implicados en los “impuestos de guerra” exigidos y recabados por grupos criminales locales.

“Las autoridades y los políticos, quienes deberían proteger a los periodistas, muy a menudo son sus primeros opresores”, denunció Emmanuel Colombié, responsable de la delegación latinoamericana de RSF.

Honduras, según subrayó la organización, es uno de los países más peligrosos de América Latina para la prensa y ha registrado desde 2015 ocho asesinatos de periodistas.

Hondudiario