—¿El Mercosur tiene que avanzar en negociar acuerdos comerciales en bloque o debe dar libertad a los países miembros?

Hoy lo que tenemos en la mesa es el acuerdo con la Unión Europea, es un acuerdo que lleva ya 15 años en estudio y el tiempo que le tocó a Paraguay ejercer la presidencia pro-tempore, le dimos un impulso decidido que continuó Uruguay y ahora estamos un impasse. Pero, obviamente países como Paraguay y también Uruguay no nos vendría mal tener un poco mayor de flexibilidad al momento de negociar o poder discutir acuerdos extra-zona. Por supuesto, siempre hay una mayor ventaja de negociar como bloque. Países como Argentina y Brasil tienen un peso muy importante a nivel mundial y eso fortalece la posición de los países más pequeños, pero nosotros entendemos que no deberíamos descartar de la mesa de discusión la posibilidad de que países con menor desarrollo relativo como los nuestros, tengan la posibilidad de discutir con otros países esos acuerdos.

—¿Sería cortarse solos o avanzar a distintas velocidades?

—Hay tiempos, cada país tiene sus tiempos. Creo que indistintamente de los tiempos económicos o políticos, deberíamos pensar en un Mercosur con mayor flexibilidad. Con mayor flexibilidad para países de un desarrollo menor como el caso de Uruguay y Paraguay. Sería muy bienvenido que estos dos países tengan la posibilidad de salir a negociar acuerdos de forma independiente.

—¿Hay chances de que eso se apruebe en próximas reuniones?

—Hoy estamos en un impasse a nivel de Mercosur. En los próximos meses ya los cancilleres han anunciado que hay un plazo hasta el 1° de diciembre para que Venezuela pueda completar los requerimientos, así que creo que nada ocurrirá en este semestre, pero sí mirar con optimismo que bajo una presidencia pro-tempore de Argentina se le pueda dar un dinamismo renovado a este proceso de integración económica, en el que hemos puesto tantas esperanzas todos los miembros del Mercosur.

—¿Cómo ve el proceso de intercambio de ofertas con la Unión Europea?

—En ese proceso hay que sentarse y tratar de acercar las posiciones. Hoy las posiciones están bastante separadas, hay temas muy sensibles para nuestros países. Pero la única forma es sentándonos en un diálogo, también entendiendo que la UE tiene sus propios tiempos y a diferencia de nosotros que somos cuatro miembros, ellos son bastante más y la construcción de consensos entre ellos también es bastante difícil. Pero, tenemos, insisto, que fortalecer aquello que es nuestro, que depende de nosotros y hoy es fortalecer el Mercosur.

El País