Rechazo diplomático del Gobierno a los ejercicios militares ingleses en Malvinas

El Servicio de Hidrografía Naval emitió un aviso sobre el lanzamiento de misiles y Cancillería elevó una protesta ante el gobierno del Reino Unido.

El Gobierno expresó su “enérgica protesta” por la realización de ejercicios militares ingleses en las Malvinas, que incluirán el lanzamiento de misiles, en una nota que la Cancillería entregó al embajador del Reino Unido en Buenos Aires en la que recordó que se trata de “territorio argentino ilegítimamente ocupado”.

El repudio diplomático, que exteriorizó el momento más áspero en la relación del actual Gobierno argentino con el Reino Unido, rechazó la realización “de ilegítimos ejercicios militares en el área de las Islas Malvinas entre los días 19 y 28 de octubre de 2016, que incluirán el lanzamiento de misiles ‘Rapier'”.

Según informo oficialmente el Palacio San Martín, “el vicecanciller Carlos Foradori hizo entrega de una nota al embajador del Reino Unido (Mark Kent) con una formal y enérgica protesta ante los mencionados ejercicios militares, exigiéndole que se abstenga de realizarlos, a la vez que pondrá en conocimiento de la situación al Secretario General de las Naciones Unidas”.

“La República Argentina rechaza la realización de estos ejercicios en territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido, los que desconocen las resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales, que instan a ambos países a reanudar las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía, así como a abstenerse de realizar actos unilaterales en los territorios y espacios marítimos bajo disputa”, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

El texto afirmó que “el accionar del Reino Unido se contradice asimismo con el principio de solución pacífica de las controversias, apoyado unánimemente por los países de la región y que se refleja en el rechazo a dichas acciones militares, puesto de manifiesto en declaraciones de los países del Mercosur y la Unasur”.

El primer síntoma del malestar del Gobierno argentino se advirtió horas antes en los términos inusualmente duros con los que el Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del Ministerio de Defensa, informó que el Reino Unido lanzará misiles desde las Malvinas, en ejercicios militares anunciados para este mes.

El alerta del Servicio de Hidrografía Naval

Con el formato de un “radioaviso náutico”, un servicio rutinario de alerta destinado a dar seguridad a buques argentinos o de otras banderas, que utiliza habitualmente un lenguaje técnico, el SHN apuntó que “las fuerzas militares inglesas que en forma ilegal ocupan el territorio argentino de las Islas Malvinas han notificado que realizarán un ejercicio de armas que incluye el lanzamiento de misiles”.

El parte proporcionó las coordenadas del “área marítima donde se llevarán a cabo los ejercicios” y subrayó que la misma “es parte del territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido”.

Por último, indicó que emitía el alerta náutico “en su carácter de autoridad de aplicación de compromisos internacionales vigentes con la Organización Marítima Internacional y la Organización Hidrográfica Internacional, así como por razones humanitarias de protección a la vida humana en el mar”.

La relación bilateral

El anunciado ejercicio militar británico y la correlativa reacción del Gobierno argentino contrasta con el clima bilateral de hace un mes, cuando la canciller Susana Malcorra y el viceministro británico de Asuntos Exteriores, Alan Duncan,  firmaron una declaración conjunta definida por la ministra argentina como “un gran primer paso para sentarse a la mesa y buscar una solución” para el conflicto por la Malvinas y otras islas sudatlánticas argentinas ocupadas por el Reino Unido.

“Hay cosas que se pueden hacer sin abandonar nuestros derechos sobre las Islas”, señaló entonces sobre esa declaración conjunta o “carta de intención”, como se la definió, la ministra de Exteriores argentina, sin dejar de subrayar el reclamo “de la soberanía, que es tan fundamental para nosotros”.

El 20 de septiembre, en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, el presidente Mauricio Macri pidió una “solución amigable” para la disputa sobre la soberanía de Malvinas e insistió en que la relación con el Reino Unido “puede y debe ser mutuamente beneficiosa”.

Al margen de la deliberación formal de la Asamblea General, Macri tuvo además un breve intercambio con la primer ministro británica Theresa May en la ONU.

Semana después, se advertían síntomas de un deterioro de la relación bilateral hasta que el 5 de octubre último el Reino Unido, uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, vetó la nominación de Malcorra para suceder en el 2017 a Ban Ki-moon como secretario general de la ONU, cargo para el que fue finalmente designado el portugués Antonio Guterres.

Las anunciadas maniobras militares del Reino Unido en Malvinas tienen su más cercano antecedente en operaciones similares de noviembre de 2014, cuando la Cancillería argentina denunció que la fragata inglesa HMS Iron Duke participó de un ejercicio que incluyó el disparo de 136 proyectiles, en lo que llamó “una nueva provocación” del gobierno británico.

Publicado en Télam


Malvinas, misiles y una diplomacia en cámara lenta

Luego de que se hiciera público que el Reino Unido realizaría prácticas militares, la tardía respuesta de Macri generó tantas críticas como la autoritaria y provocativa actitud británica. El diputado del FpV, Guillermo Carmona, aseguró que “todo hace parecer que hubo titubeos a la hora de protestar”.

El Servicio de Hidrografía Naval (SHN), dependiente del Ministerio de Defensa argentino, dio a conocer hoy que las tropas británicas en Malvinas anunciaron que, entre el 19 y 28 de octubre, realizarán una serie de prácticas militares que incluyen el lanzamiento de misiles. Los medios argentinos e internacionales se hicieron eco rápidamente del anuncio. Legisladores y representantes de organizaciones sociales protestaron de inmediato, pero la Cancillería argentina tardó varias horas en dar una respuesta.

Tiempo después de que el tema estuviera en la mayoría de los medios y en las redes sociales, el vicecanciller, Carlos Foradori, citó al embajador del Reino Unido, le entregó “una formal y enérgica protesta”, y aseguró que Argentina “pondrá en conocimiento de la situación al Secretario General de las Naciones Unidas”.

La tardía reacción de la diplomacia argentina generó tantas críticas como la autoritaria y provocativa actitud británica.

En diálogo con Contexto, el diputado kirchnerista Guillermo Carmona, integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, señaló que “desde el bloque del Frente para la Victoria nos hemos manifestado con un contundente repudio a los ejercicios militares del Reino Unido. Pero también tenemos una enorme preocupación por la demora de varias horas por parte de la Cancillería en dar una respuesta”.

“Esta decisión del Reino Unido apareció primero en los medios y mucho después dio una respuesta la Cancillería. El Poder Ejecutivo, la Cancillería y el Ministerio de Defensa, como mínimo, han estado desinformados de la tramitación de estos ejercicios. Ha sido un organismo técnico de la Armada el que ha dado esta información. Como mínimo, estamos ante una impericia derivada de la falta de información”, afirmó.

Carmona también aseguró que “lamentablemente, existe la posibilidad de que el Ejecutivo haya tenido la información y, como en otros casos relativos a Malvinas, haya tenido la intención de omitir una toma de posición al respecto. Hay antecedentes, particularmente frente a temas de exploración hidrocaburifera, en los que el gobierno de Macri no realizó ninguna protesta”.

“Hoy fue muy fuerte la reacción de legisladores y referentes sociales, pero no solamente en rechazo del anuncio de los ejercicios militares británicos en Malvinas, sino también ante la falta de una rápida toma de posición del gobierno de Macri. Todo hace parecer que hubo titubeos a la hora de protestar por esta situación. Lo cual resulta muy preocupante”, remarcó.

El diputado también ratificó el rechazo que, desde el bloque de diputados del FpV, se realizó ante “el comunicado conjunto que fue acordado y difundido por el Reino Unido y la Argentina el día 13 de septiembre. En ese comunicado había una referencia explicita a la cooperación entre las Fuerzas Armadas de ambos países. Pero no hay cooperación posible cuando existe una potencia extranjera que usurpa nuestro territorio, lo militariza y amenaza mediante la realización de ejercicios militares”.

Por último, Carmona aseguró que “en la política reivindicatoria de Malvinas es fundamental sostener la continuidad de la política de Estado, que está marcada por la reforma constitucional del año 1994. Eso se puede sintetizar en predisposición para el diálogo y reclamo de negociaciones con el tema de la soberanía en el centro de la discusión. El gobierno de Macri se ha salido de esta política de Estado y está reeditando el paraguas de soberanía de Menem, incluso con mayor énfasis. Desde el Frente para la Victoria vamos a pedir que se vuelva a una política de reivindicación de la soberanía del archipiélago, que es lo que marca la Constitución”.

Publicado en Diario Contexto


Diputado Guillermo Carmona: “La reacción es tardía y débil”

El vicepresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja consideró que el Gobierno está actuando con “impericia”. Dijo que cualquier negociación debe incluir la desmilitarización de las islas.

El diputado del Frente para la Victoria (FpV) y vicepresidente de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, Guillermo Carmona, consideró “tardía y débil” la respuesta de la Cancillería frente a los ejercicios militares del Reino Unido en Malvinas y sostuvo que representan una “actitud amenazante para la Argentina y la región”. Carmona ligó la opaca protesta con “la impericia y la excesiva condescendencia con las pretensiones británicas de la política que el presidente Mauricio Macri y la canciller Susana Malcorra llevan adelante sobre Malvinas”. Propone que cualquier tipo de negociación con el Reino Unido incluya la “desmilitarización del archipiélago”.

–¿Qué opina sobre la declaración de la Cancillería ?

–La reacción ha sido tardía y débil. La impericia y la falta de información de la Cancillería sobre Malvinas, que da cuenta de los ejercicios militares británicos por un informe del Servicio de Hidrografía Naval, un organismo técnico de la Armada que advierte a las embarcaciones que transitan el Atlántico Sur, demuestra el desinterés absoluto de los servicios de inteligencia, de la Armada y de la AFI, que parece más interesada en espiar a periodistas que en la defensa de los intereses nacionales. Lo que es muy grave. La omisión de reacción por la condescendencia en la relación con los británicos, sería gravísimo.

–La “protesta” de la Cancillería menciona por primera vez los respaldos regionales del Mercosur y la Unasur…

–Es la primera vez que la Cancillería responde después que los británicos comiencen los ejercicios militares y tenemos la presunción que se produce por la reacción social sobre el tema. El Gobierno tiene una actitud de omitir o minimizar la información sobre Malvinas. Cuando la británica Rockhopper comenzó, cuatro meses atrás, la exploración petrolífera en Malvinas, la Argentina en ningún momento protestó. La Cancillería tampoco emitió un comunicado sobre la declaración del G77 más China en respaldo a la posición de Argentina sobre Malvinas.

–El acuerdo que la Cancillería firmó con el Reino Unido, además de hidrocarburos y pesca, también incluía “cooperación militar”.

–Con estos ejercicio militares, el Reino Unido tiene una actitud amenazante sobre la Argentina y los países de la región en un área, como el Atlántico Sur, declarada internacionalmente como zona de paz. Esa amenaza no se condice para nada con el planteo de cooperación entre las fuerzas armadas que consta en el comunicado conjunto del 13 de septiembre pasado. Macri y Malcorra están actuando con impericia y una excesiva condescendencia hacia las condiciones impuestas por los británicos y su juego que es avancemos con todo menos con aquellas cosas que implican obligaciones para el Reino Unido. No hay predisposición del Reino Unido para retroceder el proceso de militarización del archipiélago ni discutir el tema soberanía.

–Los ex combatientes denunciaron a Malcorra porque argumentan que desde el punto de vista diplomático el acuerdo representa compromisos frente a las exigencias británicas, ¿coincide?

–Desde el FpV no hay ninguna duda que se trata de un acuerdo marco que denota la existencia de negociaciones sobre temas sensibles como el militar, hidrocarburos, pesca, dejando la soberanía bajo el vergonzoso paraguas utilizado en los 90. Hay un acuerdo que elude el Congreso y establece cargas para la Argentina y beneficios para el Reino Unido.

–¿Cuál debería ser la respuesta del Congreso?

–Ha crecido un consenso sobre la necesidad que cualquier tipo de negociación cuente con el conocimiento y el aval previo del Congreso. Principalmente porque se impugnado, incluso en el oficialismo, la línea política de la Cancillería que es ceder a cambio de nada. Los ejercicios militares demuestran la falta de voluntad del gobierno británico para generar condiciones de diálogo y negociación sobre el tema soberanía. La oportunidad está en que el gobierno nacional se plante en una posición de que cualquier negociación que se busque abrir a futuro sea sobre la base de la desmilitarización de las islas como condición de buena voluntad previa aceptada por los británicos.

–La Antártida también figura en el acuerdo de cooperación.

–El Reino Unido denominó en 2014 como tierra de la reina Isabel a una importante porción de la Antártida argentina y otra sobre la cual reclama soberanía Chile. Un hecho revelador de las intenciones británicas en Malvinas y la Antártida. Las negociaciones abiertas por Macri ponen en peligro la reivindicación de soberanía sobre Malvinas y las expectativas argentinas sobre la Antártida. El Congreso y la población tienen que estar alerta sobre estos temas. Vamos a repudiar los ejercicios militares británicos, reclamar que cualquier negociación incluya la discusión sobre soberanía y a insistir en que Malcorra rinda explicaciones ante los diputados.

Publicado en Página 12


Comunicado de Cancillería

Protesta argentina por ejercicios militares en las Islas Malvinas.

Viernes 14 de Octubre de 2016
Información para la Prensa N°: 337/16

La Cancillería Argentina ha tomado conocimiento el día 13 de octubre, a través del Servicio de Hidrografía Naval dependiente del Ministerio de Defensa, de la realización por parte del Gobierno británico de ilegítimos ejercicios militares en el área de las Islas Malvinas entre los días 19 y 28 de octubre de 2016, que incluirán el lanzamiento de misiles “Rapier”.

Ante ello, en el marco de las obligaciones y responsabilidades de nuestro país en materia de seguridad de la navegación en el Atlántico Sudoccidental, el Servicio de Hidrografía Naval emitió el 14 de octubre un radioaviso náutico informando sobre el desarrollo del ejercicio.

La República Argentina rechaza la realización de estos ejercicios en territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido, los que desconocen las resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales, que instan a ambos países a reanudar las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía, así como a abstenerse de realizar actos unilaterales en los territorios y espacios marítimos bajo disputa.

El accionar del Reino Unido se contradice asimismo con el principio de solución pacífica de las controversias, apoyado unánimemente por los países de la región y que se refleja en el rechazo a dichas acciones militares, puesto de manifiesto en declaraciones de los países del MERCOSUR y la UNASUR.

El día de hoy el Vicecanciller Carlos Foradori hizo entrega de una Nota al Embajador del Reino Unido en nuestro país con una formal y enérgica protesta ante los mencionados ejercicios militares, exigiéndole que se abstenga de realizarlos, a la vez que pondrá en conocimiento de la situación al Secretario General de las Naciones Unidas. –

Publicado en Cancillería


Cable del Servicio de Hidrografía Naval

com arg

Publicado en SHN


COMUNICADO DE LA SECRETARÍA GENERAL DE UNASUR SOBRE EJERCICIOS MILITARES EN LAS MALVINAS

LA SECRETARÍA GENERAL DE UNASUR EXPRESA SU TOTAL DESACUERDO CON LOS EJERCICIOS MILITARES INICIADOS POR EL GOBIERNO DE GRAN BRETAÑA EN ESPACIOS MARÍTIMOS SOBERANOS DE LA REPÚBLICA DE ARGENTINA.  ESTOS EJERCICIOS CONSTITUYEN UNA PROVOCACIÓN INTERNACIONAL QUE DESAFÍA LA POSICIÓN REITERADA DE LOS JEFES DE ESTADO Y DE GOBIERNO DE UNASUR Y EL CONTENIDO DE MÁS DE 40 RESOLUCIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA NACIONES UNIDAS QUE ORDENAN UNA SALIDA NEGOCIADA DEL CONFLICTO TERRITORIAL.

LA SECRETARÍA GENERAL DE UNASUR RESPALDA LAS DECLARACIONES DEL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DE ARGENTINA FRENTE A ESTE LAMENTABLE EPISODIO Y HACE UN LLAMADO A TODOS LOS GOBIERNOS DE LA REGIÓN PARA QUE SE PRONUNCIEN RECHAZANDO ESTE INTENTO DEL REINO UNIDO POR MANTENER UN ENCLAVE COLONIAL EN PLENO SIGLO XXI.

Publicado en Unasur