“Cerca a definir acuerdo, recogiendo inquietudes de gente del común: abstencionistas del No y del Sí, determinante”. Con esas palabras, el máximo jefe de las Farc, Timoleón Jiménez, ‘Timochenko’, confirmó lo que varias voces, tanto del Sí como del No, han estado clamando desde que el plebiscito perdió en las urnas: un nuevo acuerdo mejorado, que acoja las inquietudes de todos los sectores y, sobretodo, que permanezca la voluntad de paz de ambas partes para no echar al traste 4 años de negociaciones.

Y es que desde La Habana, ambas delegaciones parecen optimistas. Desde temprano, tanto Farc como gobierno han estado enviando mensajes a través de las redes sociales que explican el ambiente tranquilo en el que han transcurrido los encuentros durante estos tres días de diálogos. A ese encuentro se han sumado, de hecho, asesores de ambas partes, como el exministro de Justicia, Yesid Reyes; los senadores Iván Cepeda y Roy Barreras, además del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo y el alto consejero para el posconflicto, Rafael Pardo.

Por el lado de las Farc, su abogado Enrique Santiago y el exministro Álvaro Leyva. Todo, en aras de lograr acuerdos en todos los frentes, incluyendo en uno de los ejes del acuerdo como lo es la justicia transicional. “Constructiva carta de líderes nacionales del No nos estimulan a seguir trabajando en la incorporación posible de sus propuestas”, escribió horas antes el senador Barreras, en respuesta a la solicitud que enviaron el expresidente Andrés Pastrana, la exministra Marta Lucía Ramírez y el exprocurador Alejandro Ordóñez, relacionada con la posibilidad de que un testigo de su sector esté presente en la mesa de La Habana.

La directriz sigue siendo, entonces, la que recibió la delegación del gobierno este domingo, cuando el presidente Juan Manuel Santos insistió en que deben trabajar sin pausa y con eficacia para alcanzar un nuevo acuerdo que permita alcanzar una paz estable y duradera. “Confío que esa misma disposición y apertura anima a las Farc”.

El Espectador