Hondureños dicen sí a la vida tomados de la mano

En un simbólico acto, miles de hondureños pidieron un alto a la violencia en el país.

En varios puntos de Honduras se realizó ayer la Gran cadena humana de costa a costa que busca sensibilizar a la población en contra de la violencia que día con día los afecta.

El movimiento Dile sí a la vida, junto con la Asociación de Municipios de Honduras y más de 30 organizaciones, entre ellas universidades y centro educativos del país, participaron en la campaña a favor de la paz.

“Queremos acabar con la indiferencia, los altos índices de criminalidad nos están afectando a diario”, manifestó Deysi Herrera, representante de Dile sí a la vida.

Miles de personas en Tegucigalpa se unieron a la campaña que busca crear una actitud de sana convivencia entre los hondureños.

Autoridades hondureñas encabezadas por el presidente Juan Orlando Hernández también se sumaron al acto.

En San Pedro Sula unas 3,000 personas pidieron vivir en paz. Tomados de la mano, exigieron un cese a la violencia y la inseguridad que azota al país.

Al unísono los sampedranos gritaron “dile sí a la vida, no a la violencia”, también rindieron un minuto de silencio por todos los hondureños que han muerto a causa de la criminalidad.

Santiago Ávila, presidente de la organización de Jóvenes contra la violencia, señaló que el objetivo principal es que los hondureños se unan al movimiento, sin importar su religión o color político.

“Todos estamos expuestos a ese flagelo, pero unidos y con ayuda de las autoridades podemos erradicar este problema. Todos debemos poner de nuestra parte” exclamó.

La campaña se realizó en 150 municipios del país, se espera que para el próximo año se haga en todo el territorio, indicó Herrera.

Concluyó invitando a los hondureños a que se involucren, “realmente necesitamos mandarle una imagen al mundo, Honduras tiene gente buena, con valores”.

La Prensa