Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Tranqui, total no pasa nada, tampoco podemos estar parando el mundo por 11 millones de cubanos. Y después de todo, el bloqueo no debe ser tan grave, porque de ser así hubiera recibido un repudio unánime. Pero no, apenas 191 insignificantes países votaron en contra, mientras que otros 2 países re significantes decidieron abstenerse, mediante mutantes desentendidos de su propio papel, como si no fueran representantes de Estados Unidos e Israel. Nah, no da ni para calentarse, porque además para calentarse está Venezuela. ¿O qué hacen Macri y Temer, votando en favor de “la dictadura de los Castro”? Hacen los deberes, porque ahora el enemigo de los buenos, buenos, buenos, se llama Nicolás Maduro, un señor malo, malo, malo. Y con Cubita todo bien, pero sólo en los marcos estéticos y los productos cosméticos que fabrican para televisión, porque “el restablecimiento de las relaciones diplomáticas” representa un paso adelante, indiscutiblemente. Ahora, quizá estaría bueno discutir urgente para qué carajo servirá ese paso, si le siguen poniendo piedras adelante de todos los tamaños, como lo hicieron durante casi 60 años.

Pero ojo, tampoco vamos a exagerar sobre las implicancias del peor embargo ilegal de la historia de la humanidad, porque no quisiéramos ensuciar a un gobierno “demócrata” que apenas le provocó daños económicos a la isla por unos 4.680 millones de dólares, en el último año. Y sumados a las cinco décadas anteriores, completan un saqueo de 753.688 millones, pero bueno, ¿para qué sirve la plata, si nadie se la lleva al ataúd? Acá, lo que importa es la salud.

Pues bien, la política sanitaria de los cubanos ha sufrido un perjuicio por 2.624 millones de dólares desde los inicios del bloqueo y por 82 millones desde 2015. De hecho, si bien salió preciosa la foto de Obama en la Plaza de la Revolución, algún error del sistema impidió que llegara al Instituto de Neurología y Neurocirugía “Dr. José Rafael Estrada González”, donde Cuba recibió en enero de este año a una delegación de la empresa norteamericana Medtronic, comerciante exclusiva de los estimuladores cerebrales profundos, para el tratamiento de enfermedades neurológicas. Y en ese encuentro, se reafirmó que no podían establecer contratos con Cuba, ni con sus enfermos de Parkinson. Pero bueno, total todos vamos a morir algún día, así que mejor hablemos de gastronomía…

Según el Ministerio de la Industria Alimentaria y el Ministerio de la Agricultura de Cuba, las afectaciones asociadas al bloqueo escalan a 605 millones de dólares, apenas en los últimos 12 meses, impidiendo movilizar un volumen de mercancía equivalente a unos 161 millones. Por eso, la empresa LABIOFAM no ha podido obtener en el mercado estadounidense las materias primas MEM-A y FETAL BOVINE SERUM, que sólo venden compañías de ese país y son necesarias para la producción de vacunas contra bacterias que afectan al sector agropecuario cubano. Pero bueno, si seguimos hablando de morfi nos van a dar ganas de comer y, como todos bien sabemos, lo que importa es aprender…

Así que presten atención, chicos, por favor. Solo por concepto de reubicación geográfica del comercio y por la imposibilidad de adquirir equipamiento en el mercado estadounidense, el Ministerio de Educación sufrió pérdidas valoradas en 1.245.000 dólares, el último año. Y sí, tal vez a nadie le importe, pero igual nos vamos a quejar por deporte: el Instituto Nacional de Educación Física no puede adquirir los implementos de softbol y béisbol, obligatorios para los reglamentos de las Federaciones Internacionales. Y entonces la mano se pone dura, pero bueno, siempre nos queda la cultura…

¿Cómo cuantificar ese costo para la tierra universal de la diversidad cultural? No tiene precio, pero si lo tuviera, debiéramos restarle 29.483.800 dólares de pérdidas ocasionadas por el embargo, que atraviesa todo el engranaje de formación. Para ejemplo, basta una Revolución: actualmente el ciclo lectivo cuenta con una matrícula de 414 alumnos del nivel elemental, en la especialidad de instrumentos de cuerdas y el sistema cubano garantiza un instrumento para cada uno de esos jóvenes. No obstante, cada violín Palatino VN350 Campus vale 79 dólares en los Estados Unidos y Cuba debe pagarlos 215 en otros países, por las mismas restricciones que se vio obligada a comprar los materiales para remodelar el Gran Teatro de la Habana en mercados mucho más lejanos, incrementando unos 100.800 dólares el gasto. Pero bueno, chabón, debe ser un problema de comunicación…

No tengan dudas: en el sector de las comunicaciones y la informática, se registraron afectaciones que ascienden a 59.208.700 dólares en este último período, donde además continúa limitado burdamente el libre acceso desde la isla a los contenidos de la red de redes y el derecho a las libertades aceptadas por los autores que publican software con Licencia Pública General, un perjuicio que se materializa a través de la negativa de acceso al servicio o a la descarga de información, una vez que se reconoce al enlace como una dirección de Internet (IP) otorgada al dominio cubano. Más de lo mismo, pero bueno, hagamos un poco de turismo…

El Caribe recibió en 2015 a 28,7 millones de visitantes, de los cuales 14,3 millones son estadounidenses. Y se estima que al menos un 15 por ciento hubiera incluido a Cuba en su viaje, de no existir las prohibiciones impuestas por el bloqueo. En materia de promoción, la isla no puede acceder a compañías publicitarias estadounidenses y, por el contrario, debe revertir la campaña en su contra. Sólo entre abril del 2015 y abril de 2016, se vieron bloqueados 2.058 millones de dólares. Pero bueno, corte, peor sería un bloqueo a los medios de transporte…

Por ingresos dejados de percibir, pérdidas por reubicación geográfica del comercio y afectaciones a los servicios, la aviación cubana pagó un costo de 156 millones de dólares, elevando a 232 millones el monto total del incremento presupuestario innecesario padecido por todo el sector transportista. Pero bueno, qué sería de nuestras esperanzas, si también les hubieran cagado las finanzas…

Tan sólo en esta primavera de “restablecimiento” protocolar, se han aplicado 14.000 millones de dólares como multas, fundamentalmente contra bancos europeos y asiáticos, por tener relaciones con Cuba. ¿Cierres de cuentas bancarias? 2 bancos de Europa. ¿Retención de fondos? 5 bancos, 4 de Europa y 1 de América. ¿Negativa a prestar servicios bancarios? 12 en total, 3 europeas, 8 latinoamericanas y 1 asiática. ¿Devolución de operaciones bancarias? 21 entidades, 12 de Europa, 5 de América Latina, 1 de Asia, 1 de América del Norte, 1 de África y 1 de Oceanía. ¿Dudas? El 1 de abril de 2016, el Citibank rechazó los pagos de clientes de la empresa cubana Havanatur Argentina. Pero bueno, un banco tampoco es una hada madrina…

Y entonces, ahora sí, perdón por la extensión, por la sobreinformación y también por la excitación, pero no soportamos más que 191 países se pongan de acuerdo todos los años para criticar al embargo en malón y pintarlo como si fuera re feo, alimentando la estigmatización del bloqueo, sin ponerse a pensar ni un segundo en los valores que invitan a sostenerlo… Ya no existe ningún país del mundo, que se atreva a defenderlo.

La Garganta Poderosa