La crisis del agua toca varios frentes y llaman a la unidad para encararla

La falta de agua no solamente afecta a miles de familias en la ciudad de La Paz, sus efectos también comienzan a preocupar a la industria y al comercio. El plan de distribución aún tropieza con algunos inconvenientes. Mientras, desde el Gobierno y la oposición surgen llamados para buscar soluciones conjuntas a la crisis.

Los efectos de la crisis del agua comenzaron a sentirse en varios sectores, mientras el Gobierno hace esfuerzos para aplicar medidas de contingencia que no terminan de contentar la demanda de los más afectados.

En medio de este panorama, desde el Ejecutivo, la oposición y los sectores sociales surgieron llamados a la unidad para encontrar soluciones de fondo a la problemática.

La anterior semana, tras que los primeros efectos se sintieron en los sectores de salud y educación, con decenas de centros de atención médica que dejaron de atender en ciertas especialidades y cientos de estudiantes sin servicios higiénicos en sus establecimientos, el sector de la construcción lanzó la alerta para advertir los efectos de la falta de agua en sus actividades.

Este miércoles, la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (CADINPAZ) se sumó a las alertas y, mediante una nota de prensa, expresó su preocupación por el suministro de agua a las industrias que se encuentran en La Paz y El Alto y los efectos que ello tendrá en la actividad económica regional.

“Si bien conocemos que se están implementando medidas para minimizar la escasez der agua, solicitamos que se utilicen todos los mecanismos posibles para lograr una normalización en la provisión de la manera más pronta y efectiva, dado el riesgo que supone para los sectores productores de alimentos y bebidas no disponer de este insumo, lo cual podría ocasionar dificultades en el proceso productivo y provisión de estos productos”, advierte.

El gerente general de CODINPAZ, Fernando Hinojosa, informó que se solicitó a las empresas asociadas hacer conocer informes sobre la situación de la provisión de agua.

A principios de semana, Ibo Blazicevic, el gerente institucional de la Cervecería Boliviana Nacional (CBN), una de las empresas más grandes que se encuentra en La Paz, expresó el temor de la firma de que un mayor racionamiento de agua afecte el suministro a su planta y provoque una reducción de la producción. Dijo que por ello se declararon en emergencia.

La falta de agua afecta además a cientos de negocios, entre ellos mercados zonales y supermercados, que funcionan en los 134 barrios donde se aplica el racionamiento, que permite la entrega de agua únicamente durante tres horas tras 72 de corte continuo.

Además, fueron suspendidas las cirugías programadas en algunos centros de salud, como el caso del que se encuentra en la zona de Los Pintos.

En medio de este panorama, desde el Gobierno, la oposición y los sectores sociales surgieron llamados a la unidad de los bolivianos para combatir la crisis del agua.

En lo inmediato, el Ejecutivo y la Alcaldía de La Paz intentan paliar la escasez con una red de distribución en cisternas y la instalación de enormes tanques de distribución en puntos fijos.

El trabajo se realiza con apoyo de efectivos de las Fuerzas Armadas, tanto para el caso del transporte como para la distribución, que en algunas zonas ha derivado en conflictos entre los vecinos, debido a su urgencia de contar con este recurso. Ayer, por ejemplo, hubo amagues de enfrentamiento en Mallasa, cuando un bloqueo de vecinos que reclamaban por agua chocó con transportistas afectados por la protesta.

El desabastecimiento y la informalidad en el cumplimiento de los horarios de distribución fijados como parte del estado de emergencia derivaron en tres movilizaciones vecinales desde el domingo y el anuncio de un proceso contra al menos cuatro ex y actuales autoridades del sector.

Esta mañana, el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, lamentó que algunos pobladores opten por las medidas de presión cuando lo que se necesita es trabajar de manera conjunta para enfrentar la crisis.

Dijo que este tipo de medidas lo único que hacen es perjudicar el sistema de distribución de agua mediante cisternas, además de ser utilizadas políticamente por sectores de la oposición. Por ello, hizo un llamado a la unidad para enfrentar el desabastecimiento.

“Esto no se supera con marchas y bloqueos que impiden que las cisternas lleguen a lugares donde debe llegar el líquido, ni agrediendo a autoridades… lo que deberían hacer es contribuir a la organización vecinal para recibir en las distintas zonas el agua”, dijo.

“Se trata en estos momentos de coadyuvar a las labores que las autoridades estamos realizando”, insistió y puso como ejemplo al sector del transporte, cuyos dirigentes hicieron conocer que sus vehículos pesados se encuentran a disposición del plan combatir la crisis del agua.

“Los transportistas han puesto a disposición sus camiones para apoyar en la distribución de agua”, destacó el Viceministro y además agradeció la “solidaridad de las cooperativas de agua de Santa Cruz”.

En el otro frente, el opositor y expresidente Jorge Tuto Quiroga reflexionó sobre la necesidad de una labor conjunta para enfrentar este problema y sugirió al presidente Evo Morales convocar a una cumbre.

“Si el presidente Morales nos ha convocado a cumbres para discutir y llegar a consensos sobre el tema del manejo de agua dulce del Silala o del Lauca, que es muy importante, le pido que nos convoque para buscar soluciones al suministro de agua a la ciudad de La Paz”, dijo.

La Razón


El Gobierno adiciona $us 658 MM al PGE 2017 para atender problemática del agua

A los $us 281 millones dispuestos en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2017 para programas de agua, manejo de cuenca y saneamiento básico se incrementará otra partida de $us 658 millones para enfrentar la crítica situacial actual, informó este jueves el ministro de Planificación, René Orellana.

“Esos $us 658 millones los vamos a ir inscribiendo progresivamente a medida que se suscriban los contratos de crédito; muchos de ellos ya en el transcurso de noviembre, diciembre y enero”, explicó.

La Paz y El Alto sufren cortes y racionamiento de agua debido a la disminución al mínimo de las reservas en represas. Un operativo con participación de las Fuerzas Armadas busca responder a la demanda en 94 barrios afectados en La Paz y otros en El Alto.

La oposición cuestionó que se haya dispuesto solo $us 281 millones en medio de una crisis.

Informó que el PGE del próximo año prevé inversiones en proyectos de agua potable y riego por $us 281 millones, dinero que ya -dijo- se cuenta con la fuente de financiamiento y está listo para su ejecución. A dicho monto se adicionarán otros $us 658 millones en los próximos meses.

Señaló que la inversión entre 2006 y 2016 en agua potable, riego manejo de cuencas y saneamiento básico llegó a los $us 2.695 millones.

El proyecto del PGE contempla una tasa del Producto Interno Bruto (PIB) del 4,8%, porcentaje estimado de enero a diciembre, además de una inflación de 5,03% y una fuente de inversión pública de $us 6.189 millones, lo cual –según el ministro de Economía, Luis Arce– garantizaría el crecimiento económico.

La Razón