Cuba y Honduras evaluaron ayer el comportamiento del flujo de personas entre las dos naciones, en la I Ronda de Conversaciones Migratorias, que se desarrolló en La Habana.

En un ambiente cordial y de respeto mutuo, acorde con el nivel de las relaciones bilaterales existentes, ambas partes intercambiaron criterios sobre el trabajo consular y la atención a sus respectivas comunidades residentes en el exterior.

De acuerdo con el reporte del Ministerio cubano de Relaciones Exteriores, las dos delegaciones coincidieron en continuar la negociación de un Memorando de Entendimiento en materia migratoria, que servirá de marco legal para implementar acciones conjuntas que promuevan un flujo migratorio, regular, ordenado, seguro y respetuoso de los derechos de los viajeros.

Asimismo, la parte cubana recordó que la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba, específicamente la “Ley de Ajuste Cubano”, la política de “pies secos-pies mojados”, y el “Programa de Parole para profesionales médicos cubanos”, constituye el principal incentivo a la emigración irregular desde esta isla caribeña hacia territorio norteamericano.

La delegación hondureña estuvo encabezada por la subsecretaria de Estado, María Andrea Matamoros, mientras que La Habana fue representada por el director de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior de la Cancillería, Ernesto Soberón.

Durante su estancia aquí, Matamoros fue también recibida por su homóloga cubana, Ana Teresita González.

Cuba Debate