El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, se unió a la petición oficial a la Casa Blanca para la liberación del independentista puertorriqueño Oscar López Rivera, quien lleva 35 años en prisión tras ser acusado de conspiración sediciosa contra el Gobierno de Estados Unidos.

La semana pasada, el abogado José Rodríguez Irizarry puso en marcha una petición oficial en el sitio web de la Casa Blanca para que se atienda el caso de López Rivera.

A través de su cuenta oficial en Twitter, García Padilla reproduce el vínculo que lleva a dicha petición.

A su vez, en el texto del tuit recuerda que López Rivera “ya pasó demasiado tiempo fuera de su patria”.

“Es hora de traerlo a su tierra”, refleja el texto, que invita a firmar la petición.

La semana pasada, Rodríguez Irizarry informó a través de un comunicado de su iniciativa, que tiene como objetivo alcanzar 100,000 firmas en 30 días, lo que obligaría a la Casa Blanca a contestar sobre el asunto.

“Hagamos de este esfuerzo uno contundente pero también eficiente, a mover esta petición y al menos a recibir una respuesta de quienes lamentablemente tienen la decisión final”, señaló el abogado.

“Si bien las redes sociales sirven para levantar la voz y movilizar personas a favor de la causa es importante llevar el mensaje a donde tiene que llegar”, dijo Rodríguez Irizarry.

Hasta el momento la petición ha sido suscrita por 30.392 personas.

El activista fue condenado en 1981 a 55 años de cárcel por conspiración sediciosa para derrocar al Gobierno de Estados Unidos en la Isla y en 1991 fue condenado a otros 15 años de prisión por un intento de fuga.

López Rivera fue encarcelado junto a otros compañeros que lucharon activamente en los años 80 desde Estados Unidos por la independencia de Puerto Rico.

En 1999, el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, conmutó las sentencias de once de ellos.

Clinton también le ofreció el indulto a López Rivera, pero este, quien nunca ha sido acusado de delitos de sangre, se negó a aceptarlo si no se ampliaba a todos sus compañeros.

López Rivera se encuentra en la actualidad en la prisión de Terre Haute (Indiana), donde lleva encarcelado desde 1998, después de haber pasado por otras cárceles estadounidenses.

El Nuevo Día