Nuevo acuerdo con las Farc es definitivo: Humberto de la Calle

El nuevo acuerdo de paz firmado el 12 de noviembre por el Gobierno y las Farc es el definitivo y queda pendiente por fijar solo la manera como será refrendado antes de proceder a su implementación, dijo el jefe negociador oficial, Humberto de la Calle.

“Este es el acuerdo final, realmente lo que sigue es una discusión sobre refrendación”, manifestó De la Calle en una rueda de prensa en la Casa de Nariño en Bogotá, donde explicó detalles de lo pactado.

Según De la Calle, lo anunciado el sábado en La Habana es “un acuerdo realmente nuevo, auténticamente nuevo, que recoge más del 80 % de las inquietudes de quienes votaron por el ‘No'” en el plebiscito del pasado 2 de octubre.

Los promotores del “No”, entre ellos el expresidente Álvaro Uribe, han manifestado desde que se anunció el nuevo acuerdo que el Gobierno no debería darlo como definitivo sino esperar que ese sector de la sociedad y, especialmente organizaciones de víctimas, lo lean y den su conformidad al texto.

“Este es el acuerdo final, este es el acuerdo definitivo. Realmente no hay espacio para una nueva negociación”, estimó De la Calle, quien añadió que el nuevo texto es producto de largas jornadas de “trabajo minucioso con las Farc” en Cuba y “sobre esta base hay que trabajar”.

El Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, que también participó en la rueda de prensa, junto con De la Calle, los negociadores Frank Pearl y Roy Barreras, y el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, señaló por su parte que “las Farc trabajaron con mucha madurez, con mucho realismo político, oyendo a los colombianos”.

Las Farc “aceptaron una cantidad de cosas que no es fácil para una guerrilla aceptar”, como reducir varias de las concesiones que habían obtenido en el acuerdo inicial firmado el pasado 26 de septiembre en Cartagena de Indias, añadió.

En cuanto al mecanismo de refrendación, Cristo indicó: “tiene que ser en el menor tiempo posible”, para lo cual el presidente Juan Manuel Santos se reunirá a partir de hoy con las bancadas de partidos políticos.

Lo que se busca es definir si la refrendación la hará el Congreso o si se convocará un nuevo plebiscito.

Entre los cambios que contiene el nuevo acuerdo, De la Calle destacó el compromiso de las Farc de presentar en un plazo de 180 días el inventario de sus bienes para reparar a las víctimas del conflicto, un reclamo de la sociedad colombiana.

“Un elemento central importante que tiene que ver con las víctimas fue el compromiso de las Farc de presentar durante los 180 días de la dejación de armas un inventario completo con destino a reparar a las víctimas”, manifestó el jefe negociador.

W Radio


“Plazo prudente”, pide Uribe

El nuevo acuerdo de paz sorprendió al expresidente Álvaro Uribe Vélez. Así lo confesó este martes en la plenaria del Senado, cuando pidió un “plazo prudente” para estudiar los alcances del documento de 310 páginas pactado con las FARC en La Habana la semana pasada, y que fue publicado por el Gobierno en la madrugada del lunes festivo. “Ese texto no es corto ni es fácil”, dijo el senador jefe del Centro Democrático.

Desde el sábado 12 de noviembre, a Uribe, el más visible de los voceros del No, pareció agotársele el tiempo de maniobra frente a los acuerdos de paz. Tras la victoria en el plebiscito, y ante la necesidad del Gobierno de atender las observaciones de quienes rechazaron el primer acuerdo con las FARC, tuvo un mes de protagonismo negociando con el Gobierno nuevos ajustes al acuerdo.

Ahora, el mensaje que ha recibido Uribe es que el nuevo acuerdo está cerrado. Así quedó el pasado sábado cuando fue anunciado en La Habana, y el nuevo documento estaría a pocos, muy pocos días, de llegar al Congreso por la vía de las facultades presidenciales. Allí sería refrendado e implementado.

Los voceros del No esperaban que los negociadores del Gobierno llegaran de La Habana y les presentaran el nuevo documento antes de darlo a conocer a la opinión pública. Un escenario inconveniente para el Gobierno que no permitiría más largas al nuevo acuerdo, ni que se convirtiera en un ‘ping-pong’ entre La Habana y Bogotá.

“Nosotros tuvimos el sábado en la tarde la información de que lo iban a cerrar. Solamente en la noche de domingo a lunes empezamos a recibir los textos, estuvimos examinándolos ayer (lunes), las horas que hoy (martes) hemos podido”, dijo Uribe en la plenaria del Senado.

El pronunciamiento del expresidente obedecía a que este miércoles los 102 senadores sesionarán a puerta cerrada, en una especie de cónclave, para ir definiendo las condiciones para implementar el nuevo acuerdo de paz en el Congreso. El Centro Democrático no asistirá, precisamente porque no se siente en condiciones de dar el debate.

“Tenemos un grupo del No que tiene representación parlamentaria, otros que no tienen, y como le habíamos dicho al Gobierno, nosotros habíamos pedido un plazo prudente para examinar este texto, que no es corto ni fácil, y poder darle unas reacciones al equipo del Gobierno”, agregó el senador Uribe.

Armando Benedetti, jefe del partido del presidente Santos, dice que ve a los del No en el plan de dilatar la discusión. “Quisieran que la próxima semana sea el 2018”, dijo con algo de ironía.

Sin embargo, Uribe volvió a manifestar su voluntad, su intención, de llegar a un gran Pacto Nacional. “Insistimos en la materia”, dijo, pero también pidió un consenso con las instituciones de justicia. “Cuando uno lee a la Corte Suprema, al Consejo de Estado, al fiscal general de la Nación, encuentra que esto necesita un consenso con las intuiciones de justicia”.

El nuevo acuerdo le mete presión a Uribe. Al expresidente se le acerca la hora de sumarse a la paz. De momento, pide un “plazo prudente”.

Semana


Ciudadanos marcharon para celebrar el nuevo acuerdo entre Gobierno y Farc

Entre pitos, carteles, tambores y gaitas manifestantes se apoderaron de las calles de la capital, donde cientos de ciudadanos con camisetas blancas y de la selección Colombia celebraron las modificaciones a los acuerdos de paz que se anunciaron este fin de semana.

“Las iniciativas como estas, las movilizaciones, nos permiten expresarnos y hacernos sentir que somos parte de todo este proceso de paz”, afirmó una manifestante.

Los ciudadanos se tomaron la séptima y llegaron a la Plaza de Bolívar donde además de hacer una lectura del manifiesto del nuevo acuerdo disfrutaron del juego de eliminatorias entre Argentina y Colombia en varias pantallas instaladas en el lugar.

Caracol