El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) decidió apoyar la determinación que el Congreso Nacional Indígena (CNI) tome en torno al proceso electoral para renovar la Presidencia de la República en 2018.

Indicó que el CNI realiza consultas para conformar un “Concejo Indígena de Gobierno” –que sería como una Junta de Buen Gobierno nacional– integrado por representantes, mujeres y hombres de cada uno de los pueblos, es decir, “por indígenas, y ellas y ellos son los que van a gobernar el país”.

En un amplio comunicado firmado por los subcomandantes insurgentes Moisés y Galeano, agregó que dicho concejo “tendría como vocera a una mujer del CNI, no del EZLN, que participaría como candidata independiente a la Presidencia”.

Explicó que en ese concejo no mandaría una persona, sino que entre todas y todos harían sus acuerdos para gobernar tomando en cuenta “los siete principios del Mandar Obedeciendo: servir y no servirse; representar y no suplantar; construir y no destruir; obedecer y no mandar; proponer y no imponer; convencer y no vencer; bajar y no subir”.

Subrayó que ese concejo, junto con su vocera que saldría del CNI, recorrería “todo lo que se pueda de México y el mundo para explicar cómo está la situación en que estamos por culpa del sistema capitalista, que explota, reprime, roba y desprecia a la gente de abajo, a los pobres del campo y de la ciudad, y que además destruye la naturaleza, o sea que mata al mundo en que vivimos”.

Manifestó que trataría de hablar y escuchar a todos los indígenas de México en sus pueblos, regiones, zonas o estados para convencerlos de que se organicen, de que no se dejen, que resistan y se gobiernen ellos mismos.

Mencionó que trataría de “hablar y escuchar a quienes no son indígenas, pero que también están explotados, reprimidos y despreciados en México y el mundo”.

Recordó que el EZLN realizó una consulta entre “varias decenas de miles de hombres y mujeres zapatistas”, cuya “inmensa mayoría se manifestó por apoyar la decisión a la que llegue el CNI en la medida de nuestras posibilidades”.

Aclaró que no participará por un “cargo de elección popular” en el proceso electoral de 2018, que no se convertirá en un partido político y tampoco va a presentar a una mujer indígena zapatista como candidata a la Presidencia de la República porque “no lucha por el poder”. “No, el EZLN no ‘ha dado un giro’ de los grados que sean, ni seguirá su lucha por la vía electoral institucional”, reiteró.

La Jornada