Costa Rica cierra el año con el índice más bajo de pobreza en siete años, según cifras oficiales

Costa Rica alcanzó el índice más bajo de pobreza en los últimos 7 años, según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Esto significa que más de 10 mil hogares quedaron fuera de la línea de la pobreza y 30 mil salieron de la  pobreza extrema.

La  Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), reveló una reducción de la pobreza total de 22,3% del  2014 a 20,5% al 2016 y los datos de la pobreza rural revelan que bajó de 30,3% en el 2014 a 25.7% en el 2016 y la urbana, en esos mismos años de 19,5% a 18,6%.

La Vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón, coordinadora del Consejo Presidencial Social, señaló que estos resultados no son obra de la casualidad, sino del trabajo duro y el compromiso por el cumplimiento de los derechos humanos.

“La ruta que trazamos es desde la ejecución de la Estrategia Nacional para la Reducción de la Pobreza, Puente al Desarrollo, la cual articula al sector social para atender de manera prioritaria, articulada y localizada a los 75 distritos con mayor concentración de pobreza en el país. Seguiremos trabajando con mayor ahínco, bajo la convicción de que sí es posible mover la aguja hacia la igualdad y la inclusión social”, enfatizó Chacón.

Entre las acciones emprendidas para alcanzar este porcentaje, el gobierno señaló la Estrategia Nacional para la Reducción de la Pobreza Puente al Desarrollo, lanzada el 26 de marzo del 2015 y políticas para entrega de pensiones y atención de adultos mayores en situación de abandono, además de acciones para ampliar y reacondicionar los CEN-CINAI, programas de empleo que priorizan a la población vulnerable y programas para mejorar el acceso a Internet como [email protected], han incidido en mayores oportunidades para los sectores más vulnerables.

Además, se eliminaron las filstraciones para que se evite que Puente al Desarrollo llegue a familias que no requieran la ayuda, reciban los beneficios y se implementaron las transferencias estatales y becas aumentaron un 14% en el promedio por hogar.