Ecuador: candidatos LGBTI quieren ser identificados en las próximas elecciones

No figuran en las listas de manera numerosa, pero el solo hecho de estar ya es un logro. Son profesionales, la mayoría sin trayectoria política, y activistas trans que buscan una curul en la Asamblea. Desde ahí esperan, si ganan en febrero 2017, plantear propuestas para los ecuatorianos, pero también convertirse por primera vez en voceros de las aspiraciones del colectivo LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, trans e intersex).

No esconden sus rostros ni temen a posibles “amenazas”. Al contrario, quieren ser identificados por la sociedad.

El matrimonio civil igualitario, la adopción homoparentales, reformas laborales que permitan la contratación a personas con identidad de género, son algunas de las propuestas. Pero también recalcan que hay otros planteamientos legales que benefician a todos los ciudadanos y que van dirigidos a personas de edad madura o para los sentenciados.

Wilmer González, quien se identifica como una persona intersexual, integra la lista de candidatos a asambleístas nacionales por el partido Unidad Popular. En el 2013 corrió como candidato a asambleísta alterno por Ruptura de los 25.

González, uno de los impulsadores de la ordenanza LGBTI en la Prefectura del Azuay, consideró que en las elecciones anteriores hubo una mayor representatividad, pues estimo la participación de al menos unos 17 candidatos de los LGBTI, mientras que este año bordea entre 5 y 6. Por eso agregó que una de las propuestas que quiere llevar es que se reglamente un porcentaje de participación de candidatos trans y en cargos públicos como ministerios, secretarías, entre otros.

En el Movimiento Salud y Trabajo hay tres aspirantes trans. Tanisha Rivas Soledispa y Anglye Cabezas, por el distrito 1; y Martha Uzhca Ramón, por el distrito 3.

Rivas, una trans femenina y líder de la asociación Plan Diversidad, comentó que de llegar a la Asamblea presentará reformas laborales para que, al igual que los discapacitados, se contraten en empresas públicas y privadas a personas con identidad de género.

Manifestó que dentro de los LGBTI hay gente preparada, ya sea académica o artesanalmente que quiere que se valore su trabajo. Ella, que con orgullo muestra su título de licenciada en Ciencias de la Comunicación que obtuvo este año, precisó que su candidatura representa un cupo femenino.

En la lista del distrito 1 la acompaña Cabezas, quien precisa que es una trans femenina, pero que en su cédula, afirma, consta de sexo masculino.

“Yo no quiero cambiar (la cédula) porque seguimos luchando por el sexo más no por un género”, añadió esta arquitecta, activista de derechos humanos y defensora LGBTI.

La activista trans Diane Rodríguez es candidata nacional por Alianza PAIS. Es la segunda vez que se postula a un cargo de elección popular.

En septiembre de este año, el Consejo Nacional Electoral (CNE) firmó con la Federación Nacional de Organizaciones (LGBTI) la campaña ‘Acuerdo por la igualdad’. Varios partidos apoyaron la iniciativa, pero no todos firmaron.

El Universo