Madres de centroamericanos desaparecidos concluyen la caravana por México

Antes de regresar a sus países de origen, las y los integrantes de la caravana de madres de Centroamérica en busca de sus hijos que ingresaron a México el 15 de noviembre, visitaron ayer los centros de reinserción social para sentenciados número tres y cuatro, varonil y femenil, respectivamente, ubicados en el municipio de Tapachula, en el sur del estado, sin encontrar a ninguno de los desaparecidos.

Las y los centroamericanos también acudieron a los albergues para migrantes ubicados en la zona del Soconusco, que colinda con Guatemala.

“Anduve buscando y hablando con varios detenidos que me informaron que esta cara no la habían visto” en la cárcel, relató al salir del reclusorio la hondureña Martha Martínez, señalando la fotografía que llevaba colgada en el pecho.

Comentó que ella llegó a México en la caravana que coordina el Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM), que dirige Martha Sánchez Soler, para buscar a su hijo Danilo Palencia, que desapareció en 2013, presuntamente encarcelado en alguna prisión del país. Dijo temer que su hijo pudiera haber sido secuestrado por integrantes del crimen organizado.

Su compatriota Emilia Amador describió que también ingresó a la cárcel en busca de su hermano Agustín Amador, desaparecido desde hace 22 años. “Andaba buscando a ver si me dan información, porque nada sabemos de él”.

Contó que varios de los presos les pedían una moneda, “pero como nos dijeron que no llevábamos dinero, da pesar no darles nada”. Las y los integrantes de la caravana se encuentran en la fronteriza ciudad de Tapachula en su última etapa del recorrido por 11 estados del país.

Como parte de las actividades realizadas este jueves expusieron en la plaza central de Tapachula las fotografías de sus familiares desaparecidos y luego participaron en un encuentro con integrantes de organizaciones de la sociedad civil.

La Jornada