El secretario de Estado de Trump confirmó apoyo a las misiones anticorrupción en Guatemala y Honduras

El futuro secretario de Estado de Donald Trump (a falta de que lo ratifique el Senado) Rex Tillerson, indicó por escrito que el nuevo Gobierno de Estados Unidos seguirá apoyando a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

“Nosotros continuaremos apoyando la importante misión anticorrupción de CICIG en Guatemala y MACCIH en Honduras. También proveeremos asistencia y apoyo a nuestros socios en Centroamérica en el combate al crimen y la impunidad, en promover la seguridad pública y en asegurar que sus ciudadanos tengan acceso a un sistema de justicia justo y eficaz”, es la respuesta de Tillerson ante las preguntas planteadas por los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, como parte del proceso de confirmación de su cargo.

En las respuestas de Tillerson, que fueron publicadas por Latin America Goes Global, se refieren a las políticas que su país tomará respecto a América Latina, e incluye su punto de vista sobre la relación con Cuba, México y Venezuela.

Los senadores también le preguntaron por los US$750 millones aprobados por los republicanos y demócratas como aporte a Guatemala, Honduras y El Salvador dentro del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

En ese sentido, su respuesta no fue tan contundente y se limitó a decir que de ser confirmado en el puesto, trabajaría con el Congreso y el Presidente para que las prioridades de política exterior se alineen con las necesidades domésticas y cumplan con las obligaciones legales. Y añadió que “todavía no ha sido informado sobre todos los aspectos relacionados con el Programa de Admisión de Refugiados”.

Acisclo Valladares Urruela, Comisionado Presidencial para la Competitividad de Guatemala, declaró hace unas semanas a elPeriodico que había hablado con algunas personas del Departamento de Estado que le habían confirmado que no habría cambios en esa política.

Reacción en Guatemala

“Seguimos apoyando a CICIG y luchando contra la corrupción e impunidad”, escribió el embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson, en su cuenta de Twitter luego de conocerse las respuestas de Tillerson.

Desde el Gobierno de Guatemala se pronunció el canciller Carlos Raúl Morales, quien felicitó y agradeció las palabras de Tillerson sobre el apoyo a la continuidad de la Comisión, destacando que “la lucha contra la corrupción y la impunidad es fundamental para contribuir a reducir la pobreza y la migración”.

El sector empresarial, se pronunció a través de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) que en sus redes sociales destacaron lo “positivo del mensaje de apoyo a la CICIG y el trabajo que ha hecho para luchar contra la corrupción.

El mandato de la CICIG en Guatemala tuvo una prórroga en 2015 y de acuerdo con la página de la institución, “seguirá trabajando para ayudar a Guatemala a desmantelar los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad hasta el 3 de septiembre de 2017”. En mayo del año pasado, durante su visita a la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas (ONU) el presidente Jimmy Morales solicitó que el mandato se ampliara dos años más, hasta 2019.

El excanciller Edgar Gutiérrez cree que este respaldo se da porque Estados Unidos no tiene alternativa a la política de seguridad bipartidista que se estableció para el norte de Centroamérica desde 2014. Por tanto, opina que podrá cambiar la cosa en temas como las remesas o las deportaciones, pero en seguridad y ordenamiento de la casa en la región nada cambiará.

“La exigencia sobre los grupos de poder locales será aún mayor. Tendrán que pagar impuestos, cumplir con las leyes laborales y ambientales y sufrirán más presión para que se realicen los cambios a nivel interno. Y seguramente eso tendrá que hacerse con menos recursos ya que es probable que partidas como la cooperación sufran recortes”, comentó Gutiérrez.

¿Quién es Rex Tillerson?

El elegido por Donald Trump para ser el Secretario de Estado es ingeniero y empresario y fungió como CEO de Exxon Mobil, una de las mayores empresas petroleras del mundo hasta finales de 2016 de donde renunció para ser nombrado como Secretario de Estado. Su elección ha sido polémica debido a su amistad con el presidente ruso Vladimir Putin, quien incluso le condecoró con la Orden de la Amistad en 2013. Desde su posición en Exxon también logró acuerdos millonarios con la empresa estatal rusa de petróleo.

El Periódico