Trump retira a Estados Unidos del Tratado Transpacífico (TPP) que incluye a México, Perú y Chile

El presidente Donald Trump firmó este lunes por la mañana un decreto para poner fin a la participación de Estados Unidos en el Acuerdo Transpacífico (TPP) negociado por el gobierno de Barack Obama y visto como un contrapeso a la influencia creciente de China.

El flamante presidente estadounidense firmó este lunes una serie de órdenes ejecutivas en el Despacho Oval, entre las cuales incluyó retirar a Estados Unidos del TPP, del que forman parte otros 11 países del Pacífico.

Se trata de la primera decisión del nuevo presidente republicano, que durante la campaña denunció con vehemencia este acuerdo “terrible”, que “viola”, según él, los intereses de los trabajadores estadounidenses.

“Hemos hablado mucho de esto durante mucho tiempo”, dijo Trump mientras firmaba la orden ejecutiva en el Salón Oval la Casa Blanca.

“Lo que acabamos de hacer es una gran cosa para los trabajadores estadounidenses”, añadió.

El texto, promovido por Washington y que supuestamente modela las reglas del comercio del siglo XXI, fue firmado en 2015 pero todavía no ha entrado en vigor.

El tratado ha sido firmado por 12 países: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam, que representan el 40% de la economía mundial.

La administración Obama consideraba al TPP como el mejor tratado posible porque incluye no solo la eliminación de barreras comerciales, sino también normas sobre legislación laboral, ambiente, propiedad intelectual y compras estatales.

Varias organizaciones no gubernamentales lo cuestionan por alegar que tiene normas muy opacas para los trabajadores y el medio ambiente. Sostienen además que viola normas soberanas de países miembro e incluso limita el acceso a medicamentos.

El primer ministro japonés Shinzo Abe, gran defensor del acuerdo, estimó que el TPP sin Estados Unidos “no tendría sentido”.

Por otro lado, Trump dijo que quiere productos estadounidenses, lo que no significa dejar de lado el comercio, pero “queremos hacer nuestros productos aquí”.

Además, anunció que buscará reducir las regulaciones en un 75% y también habrá una rebaja en los impuestos para las compañías.

Donald Trump también firmó una orden para congelar la contratación de empleados del Gobierno federal, exceptuando las Fuerzas Armadas.

Y su tercer decreto ordena restaurar la llamada política de Ciudad de México, que limita la financiación de ONG extranjeras a favor del aborto.

El Comercio


Fiorella Aste

Este es el primer lunes de Donald Trump al mando en la Casa Blanca y ya ha tomado una serie de medidas que prometió durante su campaña electoral el año pasado.

Una de ellas y la más polémica es la salida de Estados Unidos del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP). El mandatario aseguró que este decreto para que su país abandone el TPP “es una cosa para los trabajadores estadounidenses”.

Sin embargo, esta medida corresponde a una formalidad, ya que todavía no entra en vigor el acuerdo.

Un segundo anuncio es la orden de congelación total de la contratación de empleados del gobierno, con la excepción de las Fuerzas Armadas. Esta medida corresponde a una de sus más firmes promesas durante su campaña y forma parte de su plan de gobierno. Se trata de una propuesta que constaba de un documento que el presidente denominó “Contrato con los electores estadounidenses”.

 Un tercer decreto trata sobre impedir financiar con fondos federales las ONG extranjeras que apoyan el aborto.

Esta medida fue instaurada por el republicano Ronald Reagan (1981-1989), y fue anulada por el demócrata Bill Clinton (1993-2001). El republicano George W. Bush (2001-2009) la volvió a implantar en su gobierno, pero su sucesor, Barack Obama (2009-2017), la suprimió de nuevo.

Otra promesa que hizo hoy corresponde a la promesa de recortar masivamente los impuestos para las empresas y la clase media, además de eliminar regulaciones y promover el comercio justo con los demás países. Según Trump, esos impuestos bajarán hasta un rango entre el 15 y 20 por cieto.

“Creemos que podemos reducir las regulaciones en un 75%, tal vez más”, sostuvo el presidente.

La Tercera