Argentina: el presidente Macri se reunió con Trump en su primera visita oficial a EEUU

El Presidente se reunió con Trump, quien destacó el “creciente papel de liderazgo” de la Argentina

El presidente Mauricio Macri fue recibido este jueves en la Casa Blanca por su par de los Estados Unidos, Donald J. Trump, con quien mantuvo una reunión a solas en el Salón Oval para discutir y profundizar la “estrecha relación” bilateral.

El presidente Trump expresó su beneplácito “por el creciente papel de liderazgo de la Argentina en el escenario mundial y por las reformas políticas y económicas” recientemente implementadas por el Gobierno de Mauricio Macri, a quien calificó de “un amigo desde hace 25 años”.

Posteriormente y a pedido del presidente Macri, Trump entregó una amplia partida de documentos desclasificados relacionados con los abusos en materia de derechos humanos en la Argentina durante la dictadura militar.

Además, tras la reunión de trabajo conjunta que se realizó en otro de los salones de la Casa Blanca, se confirmó que el presidente Trump lanzará en mayo el Programa Global Entry de Pasajeros Confiables, el cual facilitará la entrada expeditiva a través de los puntos de ingreso a los Estados Unidos de viajeros argentinos de bajo riesgo y sujetos a una verificación de seguridad previa.

La Argentina será el décimo país en ser admitido en este programa especial, que facilita crecientes vínculos comerciales y turísticos, al tiempo que permite al personal de seguridad de frontera de los Estados Unidos focalizar recursos en otros riesgos potenciales.

De acuerdo con un documento conjunto se destaca que la Argentina “ha mejorado el clima de inversiones, comercio y desarrollo económico de largo plazo”.

También ambos mandatarios se comprometieron a estrechar el vínculo para combatir el tráfico de drogas, el lavado de dinero, el financiamiento del terrorismo, la corrupción y otras actividades financieras ilícitas a través del recién establecido Diálogo entre la Argentina y los Estados Unidos sobre Financiamiento Ilícito.

Los jefes de Estado manifestaron su “fuerte preocupación” por la situación que se registra en Venezuela, por lo cual acordaron trabajar “estrechamente para preservar las instituciones democráticas en ese país”.

Macri y la primera dama, Juliana Awada, arribaron a la Casa Blanca poco antes de las 11.30, donde fueron recibidos por Trump y su esposa, Melania Trump.  Más tarde, ambos presidentes mantuvieron una reunión en el Salón Oval y formularon declaraciones a la prensa en el Cabinet Room.

Luego de la ceremonia de recepción, en un breve contacto con la prensa en el Salón Oval de la Casa Blanca, previa a la reunión que mantuvieron, Trump expresó que Macri  “es un gran presidente, mejor amigo” y agregó: “vamos a ser amigos, más que nunca antes” y acotó: “es una gran persona, un gran líder”.

Macri afirmó a su vez que apuesta a relaciones “fructíferas y duraderas” de la Argentina con Estados Unidos, al responder los elogios de su colega Donald Trump, quién al recibirlo dijo que es “un gran amigo al que no veía hace 25 años”.

Participaron por la Argentina el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la canciller Susana Malcorra; los ministros de Energía y Minería, Juan José Aranguren, y de Producción Francisco Cabrera; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo y el encargado de negocios de la Embajada Argentina, Sergio Pérez.

Por los Estados Unidos, lo hicieron el vicepresidente de los EEUU Mike Pence; el secretario de Estado, Rex Tillerson; el secretario de Comercio, Wilbur Ross; el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus; el asesor senior del Presidente y director de la Oficina de Innovación, Jared Kushner, y el asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster, entre otros funcionarios.

Finalizado el encuentro, Macri concurrió a Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) donde se reunió con los miembros de la entidad, entre ellos su presidente John Hamre, y reconocidos intelectuales de las relaciones internacionales.

Télam


Mucho elogio, ningún anuncio

El presidente Mauricio Macri expuso ante el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en la ciudad de Washington luego de su reunión en la Casa Blanca con su par estadounidense Donald Trump. Sostuvo que hubo “un ambiente muy amigable” y “gran apertura para encontrar soluciones a pequeños temas”.

Uno de los puntos que el mandatario argentino llevó a la reunión fue el del ingreso de los limones argentinos al mercado estadounidense, que había sido aprobado por la administración de Barack Obama y luego frenado por Trump en una de sus primeras medidas. “Yo le voy a hablar de Corea del Norte , él me va a hablar de limones”, anticipó el estadounidense, pero no hubo ningún anuncio al respecto tras el encuentro bilateral. Los dichos de Trump se pueden interpretar como la condición de dar respuesta al reclamo argentino siempre que el gobierno de Mauricio Macri se avenga a respaldar las aventuras internacionales de los Estados Unidos.

“Fue una reunión maravillosa, un reencuentro increíble”, insistió Macri al ser consultado por la bilateral con el magnate a quien conocía de los tiempos en que ambos se movían en el mundo empresario. “Tenemos un vínculo económico todavía muy pequeño y tenemos que apostar por un vínculo fuerte”, añadió sobre la relación entre ambos países y consideró que existe una “amistad natural” entre Argentina y EEUU.

En una entrevista que recogió preguntas del auditorio y que Macri respondió íntegramente en inglés, el mandatario también se mostró confiado de cara a las elecciones legislativas de octubre. “Pienso que vamos a ganar las elecciones, porque la voluntad de cambio sigue siendo muy alta”, analizó y evaluó: “Todavía seguimos teniendo el respaldo del 50 por ciento de la población a nuestras políticas”. Como ejemplo de ello mencionó la marcha en defensa del Gobierno del pasado 1° de abril.

“No ha sido un proceso de transición muy fácil, ha sido muy difícil para muchos argentinos”, dijo Macri al culpar nuevamente a la “herencia del populismo” por la situación económica y social del país. “Yo sufro con ellos todas las consecuencias de lo que significa deshacerse del populismo”, expresó.

Ante consultas del auditorio, el Presidente afirmó que su Gobierno “cortó la inflación” y que quiere llevarla a un dígito, a pesar de que el Índice de Precios del Consumidor de marzo fue de 2,4 por ciento y aleja las perspectivas de cumplimiento de la meta del 17 por ciento anual. También sostuvo que trabajan para reducir el déficit fiscal y “generar un entorno más favorable para los negocios”.

Página 12