Argentina: sentencia histórica a jueces que cometieron delitos de lesa humanidad durante la última dictadura cívico militar

Histórico: perpetua por delitos de lesa humanidad para cuatro ex jueces federales de Mendoza

Tras un largo proceso, los ex magistrados recibieron la pena máxima junto a otros 20 imputados.

En una sentencia sin precedentes, los cuatro ex magistrados que se encuentran en el banquillo de los acusados durante el IV juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza fueron condenados a Perpetua.

Se trata de Otilio Roque Romano, Guillermo Max Petra Recabarren, Luis Francisco Miret y Rolando Evaristo Carrizo.

En la puerta de los Tribunales Federales de la provincia hay cientos de manifestantes de organizaciones de DDHH y partidos políticos esperando con gran expectativa el fallo final que tendría duran condenas para los 28 imputados juzgados por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar. El proceso es el sexto que se realiza en Mendoza y este en particular es conocido como el “juicio a los jueces” debido a que entre los acusados hay cuatro ex magistrados.
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de la provincia, compuesto por Alejandro Piña (presidente), Juan Antonio González Macías y Raúl Fourcade, dará su veredicto.

El abogado querellante por el MEDH, Pablo Salinas, sostuvo que “este es el juicio más importante en la historia de la provincia de Mendoza, y hay una expectativa de condena, porque las pruebas son abundantes”.

El letrado aseguró que “se trata de un juicio muy importante porque se juzga la responsabilidad civil, y resulta clave porque es el primero que llega a un veredicto sobre todo el aparato de la justicia Federal, teniendo en cuenta que mañana empieza el juicio a los magistrados en Córdoba, y que está pendiente el juicio a los magistrados en San Luis”.

El cuerpo colegiado habilitó la feria judicial para que el personal de esa órbita designado se apersonara durante las últimas dos semanas ante aquellos imputados que por razones de salud, con cuadros de movilidad reducida no pudieron estar frente al Tribunal, con tres casos en Mendoza, otros tres en Buenos Aires, y dos en Rosario, a quienes se les ofreció la posibilidad de dar sus últimas palabras antes del veredicto.

De los cuatro ex magistrados que se encuentran en el banquillo de los acusados, dos de ellos, Otilio Roque Romano y Guillermo Max Petra Recabarren, ya pronunciaron sus últimas palabras; mientras que los otros dos ex jueces, Luis Francisco Miret y Rolando Evaristo Carrizo, optaron por el silencio.

El fiscal general Dante Vega, quien compartió la intervención en el debate junto a sus colaboradores Patricia Santoni y Daniel Rodríguez Infante, finalizó su alegato el 29 de junio pasado, y pidió prisión perpetua para 12 acusados, entre ellos los ex magistrados, y otras 16 penas de entre 3 y 22 años de prisión.

Por su parte las defensas finalizaron sus intervenciones , tras lo cual el tribunal comenzó con las consultas a los acusados para recibirles sus últimas palabras, instancia que culminó antes de la feria judicial en la Sala de Audiencias con la exposición del ex director del Liceo Militar Espejo, Carlos Tragant.

Tragant fue juzgado en este Mega Juicio como autor mediato de los delitos de privación abusiva de la libertad agravada por nueve hechos: homicidio doblemente agravado por un hecho; tormentos agravados por la condición de perseguido político de la víctima por tres hechos y asociación ilícita en calidad de jefe u organizador de la misma.

Los Andes


 

DDHH: Histórica condena a jueces en Mendoza

Los cuatro magistrados imputados fueron sentenciados a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar.
Los exjueces Luis Francisco Miret, Otilio Romano, Rolando Evaristo Carrizo y Guillermo Max Petra Recabarren fueron condenados a la pena de prisión perpetua por delitos de lesa humanidad durante la última dictadura militar en Mendoza.

La sentencia representa un hecho histórico para la provincia.

Junto a ellos fueron sentenciados otros 24 imputados.

Imputado / sentencia:

1-Alcides Paris Francisca Beccaria / Prisión perpetua
2- Mario Alfredo Laporta Chielli / 15 años de prisión
3- Ricardo Benjamín Miranda Genaro / 10 años de prisión
4 – Luis Alberto Rodríguez Vázquez / Prisión perpetua
5 – Armando Osvaldo Fernández Miranda / Prisión perpetua
6- Pablo José Gutierrez Araya / Prisión perpetua
7 – Marcelo Rolando Moroy Suárez / 18 años de prisión
8 – Diego Fernando Morales Pastrán / 15 años de prisión
9- Miguel Ángel Tello Amaya / Prisión perpetua
10 – Rubén Darío González Camargo / 20 años de prisión
11 – Julio Héctor La Paz Calderón / 20 años de prisión
12 – Antonio Indalecio Garro Rodríguez / 3 años de prisión
13 – José Antonio Lorenzo Constantino / 3 años de prisión
14 – Armando Hipólito Guevara Manrique / 5 años de prisión
15 – Juan Carlos Ponce Ochoa / Absuelto
16 – Héctor Rubén Camargo Granda / Absuelto
17 – Miguel Ángel Ponce Carrera / Absuelto
18 – Oscar Alberto Bianchi Bartell / 6 años de prisión
19 – Pedro Modesto Linares Pereyra / 6 años de prisión
20 – Paulino Enrique Furió Etcheverri / Prisión perpetua
21 – Ramón Ángel Puebla / 20 años de prisión
22 – Dardo Migno Pipaon / 20 años de prisión
23 – Carlos Horacio Tragant Garay / Prisión perpetua
24 – José Antonio Fuertes Fernández / Prisión perpetua
25 – Otilio Romano (juez) / Prisión perpetua
26 – Luis Miret (juez) / Prisión perpetua
27 – Rolando Evaristo Carrizo (juez) / Prisión perpetua
28 – Guillermo Max Petra Recabarren (juez) / Prisión perpetua

Mdz


 

Megajuicio: “No estoy arrepentido, volvería a hacerlo”, dijo uno de los acusados

La penúltima jornada de debate en el juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza no duró más de 15 minutos. En ella se leyeron las últimas palabras de algunos de los acusados.

“No estoy arrepentido. Volvería a hacerlo”. Esas seis palabras corresponden a Paulino Furió, uno de los acusados en la megacausa por delitos de lesa humanidad que se desempeñó como jefe del G2, división de Inteligencia del Ejército durante la última dictadura militar.

Apenas se escucharon unos murmullos entre el público, menos entre los pocos acusados que estaban en la sala de debate, ya que la gran mayoría estará presente para el dictado de la sentencia.

La penúltima jornada de debate no duró más de 15 minutos. En ella se leyeron las últimas palabras de algunos de los acusados.

“Eran ellos o nosotros” afirmó Paulino Furió, cuando uno de los jueces lo interrogó en su casa.

En sus últimas palabras antes de la sentencia, Furió expresó que sus acciones están justificadas y agregó que el que debería rendir cuentas es su Comandante.
De la misma opinión fue José Antonio Fuertes. Para él, los jefes son los responsables y los suboficiales solamente tropas. Fuertes está acusado de homicidio agravado, privación abusiva de la libertad y aplicación de tormentos.

Fueron los únicos que hablaron, ya que Ricardo Miranda, Dardo Migna y Alcides Francisca prefirieron solamente no ser trasladados a Mendoza para escuchar sus respectivas sentencias.

En la sala de debates aguardaba Pedro Modesto Linares para hablar. Cuando fue su turno solamente dijo: “Ratifico lo dicho por mi defensa durante el juicio” y volvió a sentarse.

El juez presente

Entre los acusados resaltaba la figura del ex juez federal Guillermo Max Petra Recabarren.

El ex magistrado había llegado a la sala de debates varios minutos antes que comenzara. Al principio se sentó en el lugar del público y luego se trasladó adonde se ubican los acusados.

Siempre con un gesto serio, el ex magistrado escuchó lo que fue la previa a la sentencia en el juicio que lo tiene acusado como partícipe primario en 17 casos de homicidios agravados y en cinco casos de privación abusiva de la libertad.

DiarioUno