Organizaciones centroamericanas denuncian la persecución a ambientalistas

La defensa de los bienes naturales como agua, tierra y aire fueron retomados en VIII Encuentro Centroamericano que realizaron las organizaciones aglutinadas en “Centroamérica Vulnerable ¡Unida por la Vida!”.

La mayor preocupación expresada por estas mujeres y hombres dedicados a la defensa de los bienes naturales es la persecución, criminalización y judicialización del Movimiento Social Ambientalista; así lo expresaron Elena Alvarado Salinas de Honduras, Víctor Campos Cuba, director del Centro Humboldt de Nicaragua, Gloria González del pueblo Maya Achí, Guatemala, y Juliana Ama, de los Pueblos Indígenas de El Salvador.

Elena Alvarado Salinas que proviene del departamento de Cortés, municipio de Omoa, Honduras, sus raíces garífunas están presentes en su rostro y vestimenta colorida, lamenta esta situación que coarta las libertades individuales y colectivas; su activismo en la Mesa de Incidencia para la Gestión de Riesgo de Honduras, le ha generado amenazas telefónicas.

Alvarado Salinas recordó el caso de Berta Cáceres, líder indígena Lenca, asesinada luego de su activismo con el COPIN, en defensa del río Gualcarque, considerado “sagrado” por este pueblo.

“Ella fue vilmente asesinada” comenta, y agrega que públicamente los asesinos están vinculados con fuerzas paramilitares. “Berta ha vivido más, porque ahora ella es inolvidable en el pensamiento de la gente”, afirma.

“Todo eso se puede corroborar, no estoy inventando nada, ni hablo mal de mi país, pero esto nos da claras luces de que hay una mano poderosa detrás de toda la criminalidad. Yo tengo una actividad de venta de comida y he sido amenazada, así que he decido tomar medidas como cerrar temprano el negocio y no permanecer mucho tiempo en un lugar, y es que hemos mantenido una lucha y compromiso por el agua de las comunidades, agregó.
Víctor Campos Cuba, director del Centro Humboldt de Nicaragua, señaló que el último conflicto con esta industria extractiva de los metales preciosos en su territorio se protagonizó en la “Mina de la India”, un pueblo pequeño que no sobrepasa las mil personas, y que forma parte del municipio de Santa Rosa del Peñón.

“Todo inició cuando empleados de Cóndor Gold comenzaron a poner sacos de arena para instalar una máquina de la empresa para sus procesos de exploración, en un terreno que no era de la empresa; la gente vació los sacos y los retiró, y eso fue suficiente para que la empresa minera demandara a siete personas del pueblo de la India¨, detalló.

Campos agregó “este proceso judicial amañado surtió beneficios”, ya que las organizaciones sociales que acompañaron las protestas por la captura y acusación injustificada de los habitantes de la Mina de la India unieron fuerzas y conformaron el “Frente Nacional Ambientalista frente a las Actividades Mineras”.

Los Pueblos indígenas en los países de la región centroamericana históricamente han sufrido persecución o han cargado con la marginación social y económica, mencionó Gloria González del pueblo Maya Achí, departamento de Baja Verapaz, al norte de Guatemala.

En Baja Verapaz fueron desalojados las comunidades alrededor del proyecto de una hidroeléctrica en el río Chixoy, caso que fue presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Al igual que en otros países de la región, en El Salvador, la lucha por el medio ambiente es importantes, afirmó Juliana Ama del Consejo Coordinador Nacional Indígena.

“Nosotros en El Salvador estamos luchando para que se legalice una Ley de Agua General con equidad, por que como Pueblos Indígenas somos muy vulnerables y especialmente los medios de comunicación saben muy bien de esta situación, que por años estuvimos viviendo invisibilizados para las autoridades; pero ahora hemos resurgido y esta es la nueva luz que vamos a impulsar para contar con el precioso líquido, que es nuestra vida.

Para estos defensores del Medio Ambiente que se aglutinan en Centroamérica vulnerable ¡Unidos por la Vida!, la conclusión es exigir la no criminalización de los movimientos ambientalistas y el cumplimiento del Acuerdo de París.

Diario Colatina