Chile: alertan que proyecto para fortalecer la educación pública sólo profundiza la privatización

Chile aprende: Análisis y Propuesta para el estado actual de nuestra Educación.

El nuevo sistema de “desmunicipalización” que ha sido rechazado por más del 80% de los profesores y trabajadores de la educación, además por numerosos actores y también por el conjunto de la sociedad a través del amplio movimiento social por la educación, estudiantes, académicos e intelectuales. Dicho rechazo, basado fundamentalmente por consagrar un sistema educativo mercantilista, antidemocrático y en manos de quienes han arruinado el sistema de educación “publico”, las nuevas corporaciones con los mismos actores y con el mismo sistema de financiamiento fracasado hasta ahora. Profundizando una educación de las más privatizadas y mercantilizadas del mundo, consagrando el negocio el lucro y la segregación social, es decir, mejor educación y mejor cultura, para quienes pueden comprar este “bien de consumo”, la desmunicipalización así, como está pensada, no asegura el derecho a la educación, no será ni publica ni de calidad, para las grandes mayorías, consagrando el modelo neoliberal, impuesto a sangre y fuego por la dictadura cívico militar encabezada por Pinochet .

En cuanto al financiamiento, en el proyecto de ley de desmunicipalización se encuentra determinado por las lógicas del mercado y los principios de competencia para la distribución de recursos, manteniendo la forma de financiamiento por asistencia, que de antemano se sabe que los sectores más carenciados y populares tienen por su condición, menos asistencia a los establecimientos educacionales, por distintas razones asociadas a su condición de pobre ( enfermedades, allegados, constitución familiar, cesantía, pobreza), en consecuencia, se sigue enfocando la Educación “publica”, desde un punto de vista económico y no desde la comprensión de la educación como un derecho.

El proyecto de ley sobre desmunicipalización que ya está en el congreso, proyecto de ley que supuestamente daría respuesta a la demanda de fortalecer la educación pública. Al respecto podemos decir que este proyecto, solo profundiza la privatización de la educación municipal, que es, absolutamente insuficiente respecto a los alcances de lo que debiera ser una Nueva Educación Pública; más aún, mantiene y refuerza lógicas de administración privada en la educación pública, presente en otras leyes tales como la Ley de Subvención Escolar Preferencial, la Ley de Calidad y Equidad y la nueva carrera de desarrollo profesional docente, además, obligando a las escuelas públicas sigan condicionadas por convenios por resultados, y por lo tanto anula cualquier discusión sobre el sentido de lo público en Educación. En último término, y tal como se ve el panorama de la discusión legislativa, con este proyecto se sepulta la discusión sobre Educación Pública y se retrocede a discusiones anterior a 1920, cuando se discutía la ley de instrucción primaria.

El proyecto de “desmunicipalización” deja un conjunto importante de propuestas del movimiento social y de los trabajadores de la educación fuera, como: El financiamiento, el proyecto pone a competir a las escuelas públicas y privadas, sabiendo de antemano la consecuencia política y social, es decir, la profundización de más segregación social, más pobreza y menos oportunidades para los hijos de trabajadores. Cabe señalar que más de la mitad de los recursos por subvención regular se destinan a escuelas privadas. El “nuevo sistema de educación pública” no contempla en lo esencial un financiamiento preferente a lo público, por el contrario, fomenta el lucro y negociado, para los privados, donde el estado traspasa ingentes cantidades de recursos económicos y materiales a la educación particular subvencionada. El nuevo sistema, no hace mención a lo público ni menos a lo estatal, colocando a la educación pública en las mismas condiciones para competir por la matricula, a establecimientos municipales y privados, abandonado a la población a la voracidad de los empresarios y la iglesia, que modelan un tipo de hombre como un ser competitivo e individualista, es decir, sujetos adaptados para el mercado.

Entonces, ¿qué es lo distintivo de la Educación Pública que se quiere forjar en este nuevo sistema? ¿Qué tipo de sujeto se quiere formar en la Educación Pública? Al no haber un proyecto que aúne lo público, sigue siendo omitida la discusión sobre el currículum. El único principio claro es que la educación pública (y la educación en general) debe guiarse por los principios de la gestión empresarial: el carácter público de la educación se aborda en este proyecto como un problema de gestión eficiente, Renunciando el estado, a la creación de un sistema educacional articulado: el proyecto de ley no integra los distintos niveles de enseñanza, ni tampoco articula a las escuelas en sus distintos niveles. Esto es reflejo justamente de la inexistencia de un proyecto educativo público que defina el sujeto que se quiere construir.

El proyecto se fundamenta en una lógica de gestión por resultados y eficacia, generando algunas concesiones a la participación de las comunidades escolares. Por lo tanto, sitúa la mejora de la educación pública en el refuerzo de un tipo de gestión privatizada: por ejemplo, se organiza la gestión en función a convenios de desempeño, lo cual restringe el sentido de lo educativo y fortalece la lógica de la gestión empresarial, dando amplias atribuciones a los Directores, para trasladar y despedir trabajadores de la educación, la creación de nuevas escuelas en el proyecto estará afecta a la Ley de presupuestos: en cambio, cerrar o fusionar escuelas sigue siendo un procedimiento administrativo simplificado.

El proyecto crea los “servicios locales”, que dependerían de una Dirección de Educación Pública. Es decir, una nueva bolsa de trabajo, para los operadores políticos que tengan secuestrado el estado, lo cual separa la responsabilidad del Ministerio en su función educativa, y perpetúa un modelo de administración de la descentralización educativa bajo una lógica neoliberal.

Este proyecto debilita aún más la participación y la democracia interna en los establecimientos, bajo el tutelaje de las agencias de educación, con directores “empoderados” para controlar, vigilar y determinar quiénes son los elementos ideológicamente peligrosos para el nuevo sistema, emulando lo hecho en dictadura. La “democracia representativa” ha sido cuestionada, pues desconoce otras formas de participación, tales como los sindicatos, asambleas estudiantiles, asociaciones de trabajadores, Colegio de Profesores, entre otras. Lo cual coloca como cosa urgente definir la estrategia de organización de los trabajadores en este nuevo sistema. Este proyecto no altera ninguno de los ejes estructurales del neoliberalismo educativo, es decir, las lógicas privadas de administración para el sistema público, donde el estado en un mero pagador de sueldos y cuentas.

Nuestra propuesta

UNA FALSA REFORMA EDUCACIONAL: 1. Sin lugar a dudas, el gobierno de la Nueva Mayoría en este último tiempo sólo ha cooptado las demandas del mundo social por la educación; a través de reformas que han profundizado y consolidado la educación como “bien de consumo” regulada por la oferta y la demanda del mercado, es decir la REFORMA EDUCACIONAL sólo ha afianzado el actual Estado Subsidiario como la Descentralización Funcional, olvidándose totalmente de sus actores principales, los niños y jóvenes de este territorio.

2. Las actuales políticas educacionales han demostrado estar muy lejos de las aspiraciones de las familias de los estudiantes, como de sus trabajadores, que permita la construcción de una sociedad justa y solidaria, por el contario sigue fomentando la segregación social.

3. Frente a esta aproximación a un diagnóstico, asumimos honestamente que no existe más alternativa que la unidad en los propósitos y en la acción concreta de todos los involucrados. Unidad que debe abarcar la totalidad de los trabajadores de la educación, pero, también a los estudiantes y a los padres y apoderados.

4. Creemos firmemente que hoy existen condiciones para avanzar en esta unidad de los trabajadores de la educación en primera instancia, con los estudiantes y con los padres y apoderados a continuación teniendo en consideración que estos últimos son, en definitiva, los trabajadores que producen la riqueza de la que se apropian los poderosos.

EN ESTE CONTEXTO NOS ATREVEMOS A PLANTEAR LA SIGUIENTE PROPUESTA: Que, ante la consolidación del actual modelo y desintegración de la educación pública, desde el SINDICATO ÚNICO DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN SUTE CHILE, hacemos un llamado a todas y todos los trabajadores de la educación, estudiantes, pobladores, padres, madres y a todos los pueblos a articular nuestras demandas desde un FRENTE ÚNICO, cuyo norte sea la participación horizontal en PROPÓSITOS BASALES DE UNIDAD que permita la construcción de un modelo de educación pública estatal, para que la felicidad de Chile vuelva a comenzar por las niñas y niños, estableciendo las siguientes exigencias:

  • RECHAZO A LOS POSTULADOS DE LA REFORMA EDUCACIONAL, establecido en los actuales proyectos de ley, tales como el de Nueva Educación Pública, el de Educación Superior y el de Inclusión.
  • Asegurar constitucionalmente el Derecho a la Educación, como la gratuidad universal para todas y todos los niños y jóvenes del territorio.
  • FIN DEL HACINAMIENTO en las salas de clase, con la finalidad de establecer como capacidad máxima, 25 estudiantes por sala, para permitir el adecuado desempeño escolar, social, físico y emocional de todos ellos.
  • PARTICIPACIÓN ABIERTA Y TRANSVERSAL en la implementación de las Indicaciones que modificará sustancialmente el Decreto Nº83 y el Decreto Nº170, con la finalidad de crear un piso de Integración Escolar, que permita garantías reales en el fortalecimiento de la educación Especial, a través del apoyo de las Escuelas Especiales como modalidad de enseñanza, para asegurar el avance de la inclusión como responsabilidad de estado, permitiendo como premisa fundamental el progreso escolar de los estudiantes con necesidades educativas especiales pertenecientes al decreto Nº170 en las escuelas de educación regular.
  • Retorno de toda la educación al Ministerio de Educación, a través de un estado desconcentrado y descentralizado territorialmente.

SUTE, Agosto 2017.

CCTT