Brasil: La Caravana y el baño de pueblo de Lula, un documento ejemplar de periodismo popular – Por Oliver Kornblihtt

Por Oliver Kornblihtt, fotógrafo argentino

¡Vi el Otro País!

Nos embarcamos hace 22 dias en la primera etapa de la Caravana #LulaPeloBrasil con Ninja Midia para realizar una cobertura colaborativa junto con Brasil de Fato y Jornalistas Livres. Tres de los mayores medios alternativos de Brasil encarando el desafio y el privilegio de narrar el recorrido del expresidente Lula por el Nordeste que lo vio nacer y al que Lula le cambió la cara. Mostrar para muchos lo que lo medios de comunicación empresariales se empeñan descaradamente en ocultar.

¡Fueron 5000 kilómetros recorriendo en ómnibus junto con Lula, nueve estados y pasando por más de 60 ciudades! Fue una maratón hermosa e interminable, de sol a sol en las rutas, caminos, ciudades y pueblos. Fue encontrarnos con el pueblo al que Lula le cambió la vida, hombres y sobre todo mujeres, que a pesar del bombardeo mediático que dia a dia busca destruirlo, saben que fue ese hombre  quien impulsó las políticas públicas que sacaron a 40 millones de personas de la pobreza, que abrieron las puertas para que el pueblo negro, indígena y pobre entrase en las universidades, tuviese acceso a electricidad, tuviese agua en la sequía, tuviese cuatro platos de comida al dia.

Estos derechos están marcados en la piel y en las miradas de las miles, y miles y miles de personas que se acercaron a abrazar a Lula, a mirarlo a los ojos y con ojos llenos de lagrimas agradecerle de corazón por todo lo que les dio.

Fue estar estos 22 dias con la cámara al hombro, el ojo conectado y el corazón en la garganta tratando de traducir en imágenes todo lo que estaba teniendo el privilegio de vivenciar. Entendiendo que esta caravana es histórica y eso nos pone ante el desafio enorme de narrarla, de producir imágenes a la altura de lo que estábamos viviendo. Fueron muchas las veces que me encontré fotografiando en la marea de gente que se enloquecía para llegar hasta lula y tocarlo, fueron muchas las veces que vi a ese hombre bajar del micro y sumergirse en esa marea de gente, siempre con una sonrisa, siempre con los brazos abiertos, siempre con la mirada transparente haciendo un esfuerzo sobrehumano, con 72 años y con una fuerza tremenda.

Sin importar el calor, la sed, los empujones, codazos, la presión de la multitud. Fueron incontables las veces que me encontré llorando y riendo de la emoción en esa marea de gente. Y también momento mágicos en que parecía detenerse el tiempo como el domingo a la noche que pasamos por una ciudad minúscula en el medio del nordeste llamada Acari y que todo el pueblo salió de la misa para ver a Lula pasar, para tocar el ómnibus, para abrazarlo… parecía escenas de realismo mágico…de una película de Fellini o un cuento de Lorca. El desafio de retratar todos los actos donde cinco mil, 10 mil, 30 mil, personas se juntaban noche a noche para oír a Lula hablar en cada ciudad del Brasil profundo, del Certão, del semiárido, de la costa.

Y después… ver todas las bombas que tiran cada vez que Lula comienza a tomar vuelo de nuevo. Los grupos de poder que gobiernan hoy parte de America latina y Brasil, los dueños del golpe, no van a dejar tan fácilmente que Lula se encuentre con el pueblo de nuevo. Para los que dudan y están encima del muro acusando con el dedo,  hoy no tengo dudas sobre de que lado del muro estamos.

Megadenuncias sin pruebas, esquemas de corrupción, delaciones premiadas… De este lado del muro hay un pueblo que quiere trabajar, vivir, amar, estudiar, comer, tener agua, tierra y techo. De este lado está el desafio de construir alianzas entre los movimientos sociales, de la cultura, de la comunicación, entre las izquierdas para pelearle a los White Walkers del Golpe. Si hay una cosa que aprendi con Lula en este viaje es a no bajar la cabeza… ¡nunca! Los brazos arañados de este líder gigante de 71 años que pasó por todo lo que pasó y pasa y sigue mirando a los ojos al pueblo, esa imagen de sus brazos arañados al final de la caravana. Esos brazos arañados, la foto que me faltó hacer, ya son motivo suficiente para seguir peleando y cosntruyendo.

No tengo más que agradecimiento, por todo lo que viví en estos dias. Primeramente, (Fora Temer!) a Fora do Eixo y Midia Ninja que construyeron la posibilidad de estar acá con mucho esfuerzo y con años de construcción colectiva.También a los parceiros de Brasil de Fato y Jornalistas Livres que se animaron a hacer esto codo a codo. A los que nos apoyaron, ayudaron y entendieron el papel que estábamos cumpliendo y dejaron el ego de lado y a ese ómnibus-3 que fue nuestra casa colectiva durante 20 dias.

Construimos una retrospectiva de lo que fueron estos dias con texto, fotos y video.Hay una canción que me estuvo dando vueltas por la cabeza estos últimos dias de caravana, la que le dio el titulo a esta nota: https://www.youtube.com/watch?v=L6Bcql5niOU

Vuelvo a la inmersión de las casas colectivas, valorizando toda la inversión que recibí en este ciclo, aventura tras aventura, misión tras misión.. y volviendo a casa para devolver, compartir y distribuir de nuevo el valor colectivo más fuerte que tenemos, nuestra moneda mas fuerte que es nuestra fuerza de trabajo, la capacidad de estar en la base, de construir colectivamente. A matar saudades y reencontrarme con mis hermanas, hermanos, hijos, padres colectivos en esta gran familia que hace 4 años me hace feliz y nuevamente me hace sentir que estoy donde siempre quise estar y que toda mi fuerza y mi capacidad de construir están a disposición para que esto siga creciendo, conectando y expandiendo.

¡Vamos que vamos!

  • Fotógrafo argentino y activo promotor del medioactivismo desde Midia Ninja, Fora de Eixo. Estudió fotografía y Artes en Puán e hizo talleres con Don Rypka, Eduardo Gil y Adriana Lestido.

Un relato de los 20 dias de cobertura colaborativa de la Caravana de Lula por Brasil

Lula tomó un “baño de pueblo”

Brasil de FatoMídia Ninja y Jornalistas Livres.

Después de 5 mil kilómetros recorridos por más de 60 ciudades de los nueve estados nordestinos, la Caravana “Lula por Brasil”, que comenzó el 17 de agosto, llegó a su fin en São Luís de Maranhão.

Lula hizo todo el viaje de la caravana en ómnibus
En la primera actividade da Caravana en Salvador, Lula disfrutó “um baño de pueblo en el metro”

La caravana, como dijera el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva en diversos momentos, tuvo como principal objetivo vivenciar el gran desarrollo por el que la región pasó durante los 13 años de gobierno del Partido de los Trabajadores. Y, principalmente, entender de qué forma el Nordeste viene sufriendo con los desmontes sociales del gobierno de Michel Temer, exactamente un año después del golpe que sacó del poder a la presidenta Dilma Rousseff, y aprobó una serie de medidas que restringen la inversión del Estado en políticas públicas y flexibilizan los derechos de los trabajadores, como la PEC 55 y la Reforma Laboral.

 

Pese a la negativa de la entrega del título de doctor honoris, Lula es recibido por multitud en Cruz de las Almas (BA)

El título de “doctor del pueblo” fue recebido en la puerta de UFRB

Entre los principales cambios en la región durante la última década, que mostró la Caravana , está la interiorización de la enseñanza superior brasileña, la construcción de cisternas para almacenamiento de agua, y la distribución de la renta y derechos básicos a través de programas como Luz para Todos y Bolsa Familia. Fueron 63 campos universitarios, 150 nuevas escuelas técnicas y siete nuevas universidades construidas en el Nordeste por el gobierno del PT; medio millón de cisternas para consumo instaladas en casas del semiáridonordeste, y millones de personas beneficiadas por los programas sociales.

 

Llamó la atención el empeño de Lula en atender a todos y a todas.
“El pueblo nordestino no quiere tener cara de hambre. Quiere tener cara de trabajo”, afirmó en Recife 
Una multitud acompaña e Lula en Recife (PE)
La juventud se reunió en pleno domingo en apoyo a Lla en Teresina (PI)

El contexto político actual es esencial para entender la importancia histórica de esa caravana, y fue el que marcó buena parte de los discursos del ex presidente, así como los testimonios del pueblo que lo acogió. Difamado diariamente por la gran prensa hegemónica, reo en primera instancia por la Operação Lava Jato, yaguardando una decisión en segunda instancia que puede imposibilitar su candidatura en 2018 — para una elección que ya fue anticipada como una de las más polarizadas de la historia del país- Lula encontró en la Caravana el apoyo y reconocimiento de millares y millares de personas beneficiadas por su proyecto de país.

En Estância (SE), Lula se emocionó al recordar a su compañera Marisa Letícia
 
“Uneal fue agredida por formar profesores indígenas y del campo”, dijo Lula en Alagoas

Apoyo ese que, más de una vez, intentó ser apagado e invibilizados por los vehículos de los medios empresariales que insistían descaradamente en fotografiar plazas vacías horas antes del inicio de los actos, ignorando hechos noticiosos como ciudades que reunieron un número de personas (algunas llegadas de poblaciones vecinas)  que sumaban más de la mitad de su población para asistir a las charlas del expresidente,  como Currais Novos (RN), que tiene 35 mil habitantes y aglomeró al menos 30 mil personas.

 
En Feira de Santana (BA), el actgo fue en defensa de la Convivencia con el Semiárido
En ese sentido, tuvimos la decisión de hacer una cobertura colaborativa entre tres de los mayores vehículos de los medios alternativos, asumiendo el desafío de construir juntos una narrativa, acompañando todas las actividades de los 20 días de Caravana, contando los relatos, recuerdos y sueños de aquellos que tuvieron sus vidas transformadas, pero son las últimas en ser escuchadas por los medios hegemónicos. Produjimos textos, fotos, vídeos, materialess para radio, transmisiones en vivo, memes. Éramos cuatro comunicadores en el dia a dia de la Caravana, pero contamos con el apoto de los equipos de base y de colaboradores en diversas ciudades por las que pasamos. Nuestra cobertura alcanzó a 30 millones de personas.

Lula se despidió de Bahía con un almuerzo preparado por campesinos del MST en el Campamento Valdir Macedo en la frontera con Sergipe

Centenares de asentados y acampantes recibieron al ex-presidente
En el campamento, visitó una casa  y siguió a una “mística”, realizada por las mujeres del Movimiento de Trabajadores Sin Tierra (MST).

El recorrido entre Bahía y Sergipe fue acompañado por el pueblo desde los márgenes de la carretera

Así, acompañar la jornada de Lula por el mismo Sertão que dejó hace 64 años, fue una de las más conmovedoras experiencias vividas por cada una y cada uno de nosotros. De todo lo que presenciamos y contamos, algunas escenas fueron especialmente marcantes, como la travesía de Lula por el río San Francisco, cuando cientos de personas aguardaban para recibirlo en el estado de Alagoas, a orillas del río, a la puesta del sol. O también en una noche, en la pequeña ciudad de Acari (RN), cuando fuimos sorprendidos por una multitud que dejó la misa, que se celebrababa en ese momento, para asistir al paso de la Caravana, desde los escalones de una iglesia.

Lula cruzó el San Francisco entre las ciudades de Neópolis (SE) y la histórica ciudad de Penedo (AL)
En una escena mágica, la gente deja la iglesia de Acari (RN) para ver pasar la caravana 
Actos abiertos fueron los principales escenarios para Lula durante el viaje

Estas paradas no programadas en ciudades donde los habitantes espontáneamente se reunían y se movilizaban para encontrarse con el ex presidente, fueron, tal vez, los momentos más emocionantes del viaje. En el trayecto original de cinco horas entre Quixadá (CE) y Juazeiro do Norte (CE), donde se realizaron actos programados, por ejemplo, Caravana se detuvo en ocho pequeñas ciudades del interior, tardando el doble de tiempo para llegar al destino preprogramado.

El ex presidente recorrió los nueve estados de Brasil en 20 días de viaje
El ex presidente presenció el anuncio del fin del racionamiento de agua, en Campina Grande (PB)
“Un país donde el presidente es pueblo y el pueblo presidente”, Rio Grande do Norte.

En esos momentos, Lula descendía con el apoyo de algunos guardias de seguridad y era engullido por una multitud de personas que trataba de seguir los autobuses para tocarlo y agradecerle, sosteniendo banderas rojas improvisadas con palos, sábanas y otros tejidos, en escenas que parecían sacadas de historias de realismo mágico. Después de dos semanas de Caravana, las manos y brazos del ex presidente ya estaban bastante rasgados, su voz había desaparecido, pero él continuó con el impresionante esfuerzo de saludar y abrazar a las personas en cada lugar que lo recibía.

Miles de manos intentaban sostener a Lula a cada parada del recorrido

La presencia incansable del pueblo marcó desde la primera actividad de la Caravana, la visita de Lula al recién inaugurado subterráneo de Salvador (BA), hasta el último discurso del ex presidente en São Luís do Maranhão. En ese tiempo, Lula participó de actividades inolvidables como la colación de grado de los estudiantes brasileños y africanos de la primera clase del curso de Humanidades de la Universidad de la Integración Internacional de la Lusofonía Afro-brasileña (Unilab), creada durante su gobierno para promover la integración Sur- Sur, y ahora amenazada de recortes de becas para sus estudiantes. O el almuerzo en el campamento Valdir Marcedo del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), en Jandaíra (BA), donde cientos de acampados y asentados se reunieron para recibirlo. Los cinco títulos de Doctor Honoris Causa que el ex presidente recibió durante la Caravana, aunque,

El rector de la Uneal fue amenazado tras conceder al ex presidente el título de doctor honoris causa en Arapiraca. (AL)
Los regalos eran constantes en todas las paradas de la caravana
Lula fue el padrino de la clase de Humanidades en la Unilab, Campus de los Malés, en Bahía. La Universidad afro-brasileña es una reparación histórica de siglos, afirman estudiantes

Otro punto destacado que destacamos fue la presencia de las mujeres en cada una de esas manifestaciones. Más afectadas por las políticas públicas de distribución de la renta y reparación histórica de los gobiernos del PT, y consecuentemente las mayores víctimas de los desmontes sociales de Temer, ellas fueron las protagonistas de cada una de las actividades organizadas por la Caravana. Nuestra cobertura decidió contar la historia de algunas de esas mujeres, ya que ellas aparecían como regalos a cada parada de la Caravana, con sus historias conmovedoras y que traducen toda la fuerza y ​​pelea de sus vidas.

Emoción en Abreu Lima (PE)
“Aquí probamos que el trabajador que antes era masacrado en el corte de la caña podría transformarse en un trabajador metalúrgico”, dijo Dilma, en Ipojuca (PE)
Mujeres, Timon (MA)

Así, contamos la historia de la joven Iva Mayara, que devolvió su tarjeta de beneficiaria del programa Bolsa Familia a Lula en Aracaju (SE), afirmando no precisar más de él tras haberse graduado por el PROUNI y convertirse en profesora del propio programa. Narramos la vida de la pescadora Simone Virgínia y de la lavandera Alzira de Souza, vecinas del barrio de Brasília Teimosa, en Recife, que sufría la falta extrema de saneamiento básico, antes de la visita de Lula al lugar, en 2004.

Joven sergipana devuelve la tarjeta del Bolsa Familia a Lula después de graduarse del Prouni. 

También, tuvimos el honor de conversar con la legendaria militante de la reforma agraria Elizabeth Teixeira, que a sus 92 años no dejó de comparecer al acto de recepción de Lula en João Pessoa (PB), y con la fundadora del MST en Ceará, doña María Lima, hoy con 80 años. También hablamos Solange Saldanha, Sol, que estuvo presente en Corrales Novos (RN) para agradecer a Lula por la posibilidad de haber entrado en el curso de letras de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte a los 35 años, a través del mismo sistema de cuotas raciales que colocó a su hija mayor – y compañera de clase – en la misma universidad.

Rey y reina coronados por el pueblo. Brasilia Teimosa, Recife (PE)
Encuentro de mujeres en el barrio de Brasilia Teimosa, Recife (PE)

Después de 20 días acompañando a Lula por el Nordeste, volvemos, cada uno a su respectivo estado, con la certeza de que sólo por haber estado bajo el sol con el ex presidente, durante al menos 10 horas diarias, pudimos entender la dimensión del desarrollo traído por el, su gobierno, y de las injusticias que intentan disminuir a uno de los mayores líderes políticos de América Latina. Es necesario tener estómago para ignorar y deslegitimar los relatos de personas que representan el primer diploma de sus familias, que relatan con propiedad el fin de los saqueos en las épocas de sequía gfracias a las políticas del PT y  Lula, que agradecen con lágrimas en los ojos por la atención que les garantizó la supervivencia .

Mossoró (RN) realizó una de las mayores manifestaciones en el sertão, por donde pasó la Caravana
Volveremos a gobernar ese país; el pueblo brasileño, dice Lula al cerrar caravana en San Luis (MA)

Dejamos a Maranhão sabiendo que, independientemente de la línea editorial de cada vehículo de nuestra cobertura compartida, y de la opinión política de cada comunicador, tuvimos la oportunidad de vivenciar y entender la proporción más bruta de las medidas tomadas en Brasilia por el gobierno goilpista y de la intensificación de la lucha de clases en nuestros países.

Lula: Gastamos  9 mil millones de reales para llevar agua; Temer utilizó $ 15 mil millones para comprar diputados
Intercambio de miradas, Río Grande del Norte

Por eso, volvemos creyendo aún más en el potencial de un medio independiente, activista o popular, y de la importancia de ofrecer contranarrativas, con el apoyo de un pueblo que hoy no sólo tiene qué comer y dónde vivir, sino también posee la conciencia política y los medios tecnológicos necesarios para difundir dicha información. Como dijo Lula, en una rueda de prensa -celebrada en el tercer autobús de Caravana que nos abrigó durante las tres semanas – tenemos alternativas a los medios hegemónicos: “Nosotros no los necesitamos”.

Entrevista con los medios alternativos que cubrieron la Caravana
Desde la cabina de los conductores Lula pasaba muchos momentos saludando a quien estaba por el camino, Pasaje Franca (PI)

Question Digital