Nicaragua: el gobierno revive el proyecto del canal interoceánico pese al rechazo de activistas

Una semana después de haber emitido un decreto presidencial donde se derogó una serie de exigencias ambientales, el gobierno de Nicaragua revivió el ambicioso proyecto del canal interoceánico, al circular el llamado Libro Blanco sobre el gran proyecto.

Mediante correo electrónico, y desde la cuenta personal de Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua designada por el Poder Electoral, el documento oficial se envió al cuerpo de embajadores acreditados en Nicaragua, medios de comunicación, funcionarios de gobierno y miembros del partido.

“El proyecto de Gran Canal Interoceánico de Nicaragua tiene un costo aproximado de US$40-50 mil millones, constituyendo la operación de movimiento de tierra más grande en la historia, que aproximadamente 5,000 millones de metros cúbicos de material. La excavación implica 4,019 Mm3 de material ‘seco’, suelo y rocas de las tierras altas y 980 Mm3 de dragado marino y de agua dulce”, dice el documento.

Ruta definida

Aunque desde que se lanzó oficialmente el proyecto, en diciembre del 2014, no se conocen avances físicos de la obra, el gobierno de Nicaragua sostiene en el documento los detalles de la megaobra:

-“El proyecto estará localizado en la parte Sur de Nicaragua, iniciando en la costa del Pacífico, cerca de Brito, pasando por el valle de Brito y el parteaguas de la cordillera, siguiendo por el valle del Río Las Lajas para salir al Lago de Nicaragua, aproximadamente 4 kilómetros al Sur del poblado de San Jorge. Seguidamente atraviesa el Lago de Nicaragua, pasando 4 kilómetros al Sur de la Isla de Ometepe y terminando en la costa Este del mismo, a unos 8 kilómetros al Sur de San Miguelito”.

-“Entra aguas arriba del valle del Río Tule, cruzando la cordillera para luego bajar por el valle del Río Punta Gorda hasta terminar en la costa del Caribe, aproximadamente un kilómetro al Norte de la desembocadura del Río Punta Gorda”.

-Consta de siete subproyectos que convertirán a esta obra en un Centro Logístico Multimodal Regional y Mundial, estos son:

1. Un Canal que una los Océanos Pacífico y Atlántico. Tendrá una longitud total de 275.5km, 116.7km por tierra y 13 158.8km por agua, además tendrá 280 mts de ancho base y una profundidad de hasta 33mts.

2. Puerto Brito en el Pacífico, con una capacidad de diseño de 1.68 millones TEU/año. Tendrá una estructura North Wharfde 1,100 metros de largo, capaz de soportar graneleros de 200 mil DWT o buque portacontenedores de 25,000 TEU; además instalaciones de atraque West Wharf de 1,200 metros de longitud, con capacidad para tres muelles de contenedores de 70,000DWT, un embarcadero de aceite / combustible de 30,000DWT y 13 atraques de embarcaciones de trabajo, además de otros servicios marinos.

3. Puerto Punta Águila en el Caribe, con capacidad de diseño de 2.5 millones de TEU/año, estructura Wharf para barcos de contenedores de 200 mil DWT; instalaciones de atraque de 1,300 metros de longitud, con capacidad para tres muelles de contenedores de 150 mil DWT, un embarcadero de aceite/combustible de 30,000 DWT y 8 muelles embarcaciones de trabajo.

4. Una zona de libre comercio de manufactura, finanzas y transporte en Rivas de 29.2km2 y que generaría hasta 113 mil empleos, en proximidad de la salida del Canal y el puerto y a la vez que en 20 latitud del aeropuerto internacional 4E.

5. Un Aeropuerto Internacional de categoría 4E que podrá atender aviones Boeing 747 y 777 y Airbus 360.

6. Un total de 565.7km de carreteras, caminos, puentes y otras obras de apoyo.

Meten encuestas oficiosas e ignoran resistencia campesina

El proyecto no cita, en ninguna parte, las marchas de protestas en todo el país por campesinos de las zonas afectadas y poblaciones solidarias por ella, y al contrario, incorpora en el libro blanco las encuestas realizadas a favor del proyecto por firmas encuestadoras que “avalan” el respaldo social del proyecto.

Según el documento, para determinar el número de personas que serán afectadas por la construcción del Proyecto se realizó un censo en toda la zona de influencia: “El censo se realizó en una superficie de 1,600.51 km2, y dio como resultado un impacto sobre un total de 7,719 familias, 29,048 personas y 883,161 m2 de construcciones. Estos datos muestran que el impacto social será bajo (4.7% de la población total del país) lo que vuelve perfectamente viable tomar medidas satisfactorias de indemnización”.

De acuerdo al documento, estas familias, pese a su oposición al proyecto, serán desplazadas de sus hogares actuales: “Con el Proyecto todas las 7,719 familias ubicadas en área de influencia, que representan 29,048 personas (4.7% de la población total del País), deberán quedar mejor de cómo se encuentran ahora en sus condiciones y medios de vida, el Gobierno de Nicaragua, a través de La Comisión, garantizará una justa indemnización de sus propiedades, a través de negociaciones y acuerdos directos con cada familia, además impulsará acciones que les permita mejorar sus condiciones económicas, de salud, de educación, de vivienda y de empleo”.

Aprueban “estudios” de impacto ambiental

Pese a que la empresa HKND a través de las empresas encargadas de los estudios de impacto ambiental admitió que los estudios no han concluído y que se necesitan nuevas investigaciones, en el libro blanco el gobierno admite que el Ministerio del Ambiente aprobó en 2015 los estudios de impacto ambiental, luego de establecer una serie de “exigencias” al dueño de la concesión.

Y remata que hasta abril del actual 2017 la empresa HKND ha seguido entregando documentos y estudios de impacto ambiental, por lo cual el gobierno concluye que “El canal, como toda obra de infraestructura tendrá impactos ambientales importantes, sin embargo, el balance final desde el punto de vista ambiental, económico y social será altamente positivo y generará recursos económicos y humanos, para ser destinado en la restauración y conservación ambiental en toda la ruta y el país, además de constituir una obra de contención para evitar que continúe la degradación de la Reserva de Biósfera Indio Maíz”.

El documento aparece justo una semana después que el gobierno emitiera un polémico decreto donde deroga un anterior compendio de exigencias ambientales a los proyectos de inversión en Nicaragua, lo cual le ha generado un amplio rechazo de la comunidad científica de Nicaragua.

La Prensa