Ecuador: Tribunal declaró legal la prisión preventiva contra el vicepresidente Jorge Glas

Tribunal declaró legal la prisión preventiva en contra de Jorge G.

El vicepresidente de la República, Jorge G., seguirá detenido luego de que la tarde de ayer el Tribunal de lo Laboral de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), integrado por los jueces, Rosa Álvarez, Asdrúval Granizo y Merck Benavides, negó el recurso de habeas corpus planteado por el Segundo Mandatario a través de su abogado defensor Eduardo Franco Loor.

Según los jueces, la orden de detención emitida contra Jorge G. es legal y “no se le ha violado ningún derecho”, por lo que se le niega el recurso de habeas corpus que, de acuerdo con el Art. 89 de la Constitución, es un mecanismo para devolver la libertad a cualquier detenido, en caso de que “se encuentre privado de ella de forma ilegal, arbitraria o ilegítima”. Con la presencia del Segundo Mandatario, quien se encuentra detenido desde el pasado lunes 2 de octubre, por su vinculación en el presunto delito de asociación ilícita cometida en el caso de corrupción de Odebrecht en el Ecuador, en la que además son procesados 17 personas más, ayer en la tarde se desarrolló la audiencia de habeas corpus en la CNJ, en Quito.

En esta diligencia Jorge G., quien vestía camisa blanca y terno azul, habló por primera vez ante los jueces por cerca de 10 minutos, para solicitar que se ordenara su libertad, ya que la orden de prisión preventiva que rige en su contra es “ilegal e ilegítima”, que el trasfondo de mantenerle en prisión es callarle, que no se pueda defender y que lo que buscan (aunque no precisó quienes) “es hacerse de la Vicepresidencia de forma ilegítima”.

Aseguró que Odebrecht y sus autoridades tienen suficientes motivos para odiarlo, porque él fue quien expulsó a la compañía en   2008, cuando entregó la hidroeléctrica San Francisco con fallas. Se volvió a calificar como una víctima de linchamiento mediático y aseguró que en la información entregada por Estados Unidos a la Fiscalía como cooperación internacional, ni siquiera aparece su nombre.

“Yo no soy mencionado ni una sola vez”, dijo al subrayar que está consciente de que va a ser acusado, aunque no haya pruebas. “Soy un padre de familia, soy esposo de alguien, soy hijo, y yo estoy preso sin una sola prueba. Pido justicia, señores jueces”, enfatizó.

De su lado, el abogado del Segundo Mandatario hizo los mismos señalamientos de su cliente y repitió los argumentos que usó el viernes pasado cuando apeló la medida de prisión preventiva, en otra audiencia. Pedido que le fue negado por el Tribunal que resolvió ese día. Para Franco, la orden de prisión es arbitraria, que la Fiscalía no ha justificado de qué forma había el peligro de fuga de su defendido y que es ilegal que se dispusiera arresto después de que concluyera la fase de instrucción fiscal. Además, su cliente siempre ha colaborado con la justicia.

La defensora pública, Lolita Montoya, en representación del juez de la causa, Miguel Jurado, entregó un informe de su defendido al Tribunal, donde se fundamenta porqué se dio paso a la orden de prisión de Jorge G. Lo hizo por pedido de la Fiscalía, que presentó nuevas evidencias en contra del segundo mandatario, que habrían “agravado” su situación jurídica y, según la Fiscalía, existía un potencial peligro de fuga, sostuvo.

Tras 47 minutos de audiencia, los jueces suspendieron la diligencia para deliberar, y, luego de una hora de intercambiar criterios, anunciaron la decisión de negar el recurso de habeas corpus.

Defensa apelará

Eduardo Franco Loor indicó que apelará la resolución del Tribunal de lo Laboral, por ser “diminuta, injusta, arbitraria e inconstitucional”, porque en la audiencia demostraron las flagrantes violaciones a los derechos humanos de su defendido Jorge G.

“Vamos a agotar todas las instancias para que brille la justicia”, sostuvo, al señalar que incluso podrían acudir a la Corte Constitucional, porque Jorge G. es inocente. Además reveló que para hoy tiene previsto presentar también una denuncia de prevaricato contra el juez de la causa, Miguel Jurado.

El de ayer fue el tercer intento de Franco Loor de tratar de conseguir la libertad de su defendido. En primera instancia solicitó el cambio de medida cautelar, luego la apelación a la prisión preventiva. Todas han sido negadas, y, según el jurista, seguirán insistiendo.

“La Justicia está cediendo a la presión mediática”

Desde la cárcel N° 4 en Quito, Jorge G. ofreció una entrevista a la agencia AFP. Lo hizo previo a la audiencia de habeas corpus que se efectuó la tarde de ayer en la Corte Nacional de Justicia.      En el diálogo el Vicepresidente sostuvo que es víctima de una “venganza” por parte de la empresa constructora Odebrecht; también acusó  a la Justicia de Ecuador de estar cediendo “a la presión política y mediática”. Como se recordará, el juez Miguel Jurado Fabara dictó, previa solicitud de la Fiscalía, la orden de prisión preventiva en contra de la autoridad.

El pasado viernes el magistrado fue recusado por la defensa del Segundo Mandatario, lo que motivó que la audiencia prevista  para hoy, donde se definía si procede el juicio, se difiriera. En el diálogo con la agencia de noticias manifestó que jamás cometió delito alguno y que una persona que no delinque nunca espera verse en una situación de esta naturaleza.

Se mostró algo escéptico sobre su situación jurídica. “Yo me espero una acusación del Fiscal. La pregunta es, ¿con qué pruebas? ¿O es que acaso mi acusador (el delator de Odebrecht, José Santos), que es un corrupto confeso que ha reconocido que montó una red de corrupción en 12 países, se constituye en prueba?”, se preguntó.

Insistió en que la Fiscalía se quedó con esa acusación pero “no hay un solo hecho ilícito de mi parte, no conozco a los otros implicados en este caso, a excepción de mi pariente (Ricardo R), que ha declarado que él actuó en lo privado”.   Y agregó que “ni con testigos falsos ni correos truchos ni pendrives misteriosos ni testigos protegidos han logrado encontrar una prueba en mi contra”.

El Telégrafo

 


Jorge Glas desde la cárcel: Rompí la promesa de retirarme de la política y terminé aquí

En una entrevista con la AFP en la Cárcel 4 de Quito, donde cumple prisión preventiva por el caso Odebrecht, el vicepresidente Jorge Glas dice ser víctima de una “venganza” de la constructora brasileña y acusa a la justicia de Ecuador de estar cediendo “a la presión política y mediática”.

Glas, uno de los hombres más poderosos del correísmo, se convirtió el 2 de octubre en el político en activo de mayor rango en quedar tras las rejas por la megatrama de los millonarios sobornos de Odebrecht en 12 países de América Latina y África.

Un juez dictó esa medida cautelar basándose entre otras cosas en el testimonio de Jose Conceicao dos Santos Filho, un delator y exdirectivo de la firma, que acusó al vicepresidente de haber recibido sobornos por 16 millones de dólares a través de su tío Ricardo Rivera.

Desde entonces, Glas pasa sus días en un pequeño presidio del norte de la capital junto a medio centenar de presos, como expolicías condenados por violaciones de derechos humanos, a la espera de que la Fiscalía decida en los próximos días si le imputa o no formalmente en un juicio penal por asociación ilícita.

Vea también: Fiscal Carlos Baca citado a la Asamblea por caso Odebrecht

Sentado ante una mesa de madera en el patio de la cárcel, Glas denunció el viernes, en su primera entrevista como detenido, las “irregularidades” en un proceso judicial que tiene de fondo la lucha de poder entre el presidente Lenín Moreno y el exmandatario Rafael Correa, su gran aliado.

– Antes del 24 de mayo, cuando Moreno asumió el poder, ¿se imaginaba usted en esta situación?
“Jamás he cometido delito alguno y una persona que no delinque jamás se espera ver en una situación de esta naturaleza”.

– Hoy (viernes) ratificaron la prisión preventiva y la próxima semana se decide si finalmente le imputan…
“Yo me espero una acusación del fiscal. La pregunta es con qué pruebas. ¿O es que acaso mi acusador, que es un corrupto confeso que ha reconocido que montó una red transnacional de corrupción en 12 países, se constituye en prueba?

La Fiscalía solamente se quedó con la acusación de Santos, porque no hay un solo hecho ilícito de mi parte, no conozco a los otros implicados en este caso, a excepción de mi pariente, Rivera, que ha declarado que él actuó en lo privado.

Ni con testigos falsos, ni con correos truchos, ni con pendrives misteriosos, ni con testigos protegidos han logrado encontrar una sola prueba en mi contra, ni un centavo mal habido en mi patrimonio”.

– Usted dijo varias veces que Marcelo Odebrecht le amenazó cuando la compañía fue expulsada de Ecuador en 2008. ¿Está cumpliendo su amenaza?
“Evidentemente. Odebrecht planificó su venganza desde el mismo día en que yo pedí su expulsión cuando se negó a reparar la hidroeléctrica San Francisco. Vino Marcelo Odebrecht, se reunió conmigo, e insinuó que nosotros utilizábamos políticamente, para ganar votos, esta bronca. Yo lo boté de mi oficina, a empujones (…) Me amenazó y me dijo ‘no siempre vas a ser servidor público, vas a ver’, y se fue”.

– ¿Acusa directamente a Moreno de que usted esté aquí?
“Yo no puedo hacer una referencia de esa naturaleza, y no escuchará de mi boca tampoco ningún calificativo en contra del presidente Moreno. Sigo siendo su vicepresidente.

Todo esto es un montaje donde se une la venganza de una empresa corrupta y corruptora, el poder mediático de este Ecuador y el poder económico y financiero.

Soy la piedra en el zapato porque soy progresista, entonces todos convergen en un gran objetivo, que es sacarme de la vicepresidencia (…) La estrategia es atacar al expresidente Correa y destruir a la Revolución Ciudadana”.

– Si Moreno hubiese puesto las manos en el fuego por usted, como hace Correa, ¿usted estaría aquí?
“Yo creo que no. Indudablemente, el sistema de justicia está cediendo a la presión mediática y a la presión política.

Yo no estoy hablando de que hay una alianza de Odebrecht con el presidente Moreno. Yo creo que son cuerdas separadas, pero que tienen el mismo objetivo: caerle a Glas”.

– ¿Aunque antes ya le acusaba la oposición de corrupción?
“Sí, pero la oposición lleva acusándome más de dos años, y hasta ahora no ha podido presentar nada en mi contra. Yo no sé cómo van a sostener los procesos judiciales de esta naturaleza, pero lo están haciendo a punta de linchamiento mediático y presión política de los opositores y también al interior del gobierno, sin duda alguna”.

– ¿La guerra interna en el oficialismo ya no tiene vuelta atrás?
“Yo no veo una guerra interna; sí veo que hay compañeros que callan, y eso es muy grave, probablemente por miedo, porque al que habla le quitan el trabajo”.

– Correa asomó la posibilidad de una Constituyente si la consulta popular anunciada por Moreno supone un retroceso para los logros del correísmo. ¿Usted lo ve posible?
“Por supuesto”.

– Después de esto, ¿volverá a la política?
“Yo me retiro de la política, estoy asqueado de esto. Yo ya se lo prometí a mi familia, ya rompí la promesa una vez y terminé aquí”.

El Universo