Henrique Capriles, lider opositor venezolano: ”La gente lo que quiere es que se vaya Maduro”

Por Yesibeth Rincón.

Sin ser candidato a las regionales él también está en campaña porque, confesó, le teme a la apatía de la gente.  Sin embargo, seguro como está de que la oposición ganará la mayoría de las 23 gobernaciones en disputa el 15 de octubre, su lucha es por ratificar que son mayoría en el país, esa mayoría que tanto pregonan ser desde las parlamentarias de 2015.

“Sé que la gente no está motivada, pero hay que verlo como el voto protesta, el voto de lucha. (…) Hay que explicar muy bien que éste es el paso previo al gran paso que es el cambio de Gobierno porque la gente lo que quiere es que se vaya Maduro”, advirtió en entrevista a PANORAMA Henrique Capriles, excandidato presidencial y gobernador de Miranda.

—¿Por qué ese temor de decir que van al diálogo?, dicen que van pero no van, lo llaman reuniones exploratorias…

—Creo que después del fracaso del año pasado, de ese esfuerzo con el Vaticano y el Papa Francisco, los expresidentes, eso fue una burla a los venezolanos. Esa fue una estafa al pueblo y la palabra diálogo quedó trillada, decían que era para que el Gobierno se saliera con la suya. Más allá de las fallas, de los errores comunicacionales, fallas de informarle a la gente y a los periodistas, creo que no se ha querido darle mucha relevancia y fuerza hasta que no haya resultados. No queremos generar frustración.

—Pero quienes se han sentado con el presidente Medina y con el expresidente Zapatero, ¿cuentan con el respaldo de la dirigencia opositora?

—Están los partidos políticos que tienen mayor representación en el Parlamento: PJ, AD, UNT y VP, se llevaron unas líneas gruesas de temas que son del país: el canal humanitario, liberación de presos políticos y los inhabilitados, respeto a la AN, desarme de grupos paramilitares, elecciones libres, transparentes y democráticas; el tema de la ANC. Ahora, no tengo muchas expectativas, porque es un Gobierno que no le importa que la gente se muera en los hospitales (…). Un Gobierno que ha llevado la economía a ésta situación de desastre, de caos, un bolívar que cada vez vale menos, la gente está sobreviviendo. El Gobierno demuestra todos los días que los problemas de los venezolanos no le importan, lo único que les interesa es mantenerse con sus privilegios en el poder. Cuando esa es la conducta del Gobierno, ¿por qué ahora sí y antes no?, cuál es la única rendija que yo veo, el tema del acompañamiento y la posición de la comunidad internacional, en ese sentido, el Gobierno tiene el sol en la espalda. Ya las cuentas no le cuadran, ya no hay crédito, no hay comunidad internacional para ir a refugiarse por sus atropellos. Hay una comunidad internacional que no reconoce la ANC fraudulenta, más las sanciones que están tomando contra altos funcionarios del Gobierno, son casas que les están quitando afuera, dinero de la corrupción que se llevaron fuera del país, cuentas bancarias congeladas (…).

—¿Pero hubo encuentros con el Gobierno, o solo con los acompañantes?

—Hubo una reunión exploratoria con el presidente Medina, las partes y el expresidente Zapatero. Todo en el marco de ver como un preacuerdo que después pueda tener el acompañamiento internacional. Ahora, ¿a mí se me genera algún tipo de expectativa, o esto significa que vamos a dejar de luchar o nos sentamos a esperar si de ahí sale algo?, no, la gente no está para más frustraciones.

—¿Quienes están contra el diálogo son un sector pequeño de la oposición, o no?

—La gente siente el tema del diálogo como una mamadera de gallo del Gobierno, una burla. El Gobierno queriendo como siempre comprar tiempo y que sigamos en lo mismo, y no queremos seguir en lo mismo. Yo creo que el país completo, la mayoría del pueblo es escéptica frente al diálogo, porque Maduro es muy mentiroso, no cumple, no tiene palabra. Hay poca credibilidad en el Gobierno, eso no nos excluye a que luchemos, a que sigamos exigiendo que los problemas tienen que ser atendidos y resueltos (…) En la oposición hay matices, hay gente que hace mucho ruido pero cuando vas a identificar el respaldo popular que tienen no pasa del 3%. No quiere decir que no haya que sumarlos también. Ahora, es un error decirle a la gente que no vote porque si vota legitima al Gobierno. La lucha es participando, la abstención tenía sentido en un proceso como la Constituyente, que no estaba en la Constitución. Las elecciones de gobernadores tenían que haberse hecho en diciembre pasado y están en la Constitución.

—¿Cree conveniente que en las reuniones del diálogo deba estar presente de nuevo el Vaticano?

—Por supuesto que el Vaticano es importante, y el Papa. La Iglesia venezolana está clara y el Papa creo también lo está, del chantaje, la burla. El cardenal (Pietro) Parolín está sumamente claro en la situación venezolana. Por supuesto que es importante el Vaticano, y las Naciones Unidas, y el acompañamiento internacional.

—¿Apoya las nuevas sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos?

—Le están poniendo restricciones a los jerarcas del Gobierno, ¿qué le importa a la señora que tenga un negocio en La Curva (de Molina) que fulano tenga o no tenga visa? No es un problema ni tuyo, ni mío, es de los jerarcas del Gobierno. Cuando le congelan cuentas a Tarek El Aissami, le quitan un yate a él y a su testaferro, ¿eso es un problema mío?, eso es un problema de él.

Lo que a mí sí me preocupa es que Maduro con su locura nos siga aislando como país. Eso significa que no podemos restructurar nuestra deuda, que no tenemos más financiamiento, que vamos a tener problemas también para que nos vendan cosas, porque los países deciden a quién venderle.

—¿Qué poder tiene la Asamblea Nacional Constituyente?

—Ese es un poder fraudulento, con complicidad del TSJ, de otras instancias del poder, y ellos lo tienen como su seguro. Si tú te portas mal la Constituyente te manda presa. Lo tienen como un garrote, de chantaje, y como un seguro para ellos. El TSJ no lo puedes cambiar, el CNE no lo puedes cambiar, aquí no puedes hacer nada porque la Constituyente es la que decide. Han dicho que la ANC es quien ha convocado las regionales para motivar la abstención. (…) Esa Constituyente nació muerta.

—Está la amenaza por parte de constituyentistas de querer inhabilitar a candidatos a regionales, ¿cree que lo hagan?

—Creo que las cartas están echadas y si el Gobierno a 15 días de las elecciones se lanza en esa locura creo que para ellos va a ser peor. Pueden pretender el día de las elecciones decir que el candidato tal, que fue el ganador, y dicen que el candidato del Gobierno fue ganador. Ellos pueden hacer cualquier cosa. Ahora, el tema es ¿a qué costo?, si yo tengo mis testigos, mis miembros de mesa, mis actas, impondrán a la fuerza que ganó otro, pero el fraude sigue debilitando al Gobierno. Si el asesor del Gobierno está considerando eso apresuraría su salida. Sigue abonando el terreno para su salida. Si aquí hay una elección fraudulenta la comunidad internacional va a apretar más.

—¿Qué se juega el 15-O la oposición?

—Es un obstáculo que hay que superar. El que más se está jugando es el Gobierno que la oposición que tiene hoy tres gobernaciones, el Gobierno tiene 20. En ningún escenario la oposición se va a quedar con tres, creo que si votamos la mayoría de las gobernaciones serán del cambio, pero la oposición si no sortea este obstáculo, que yo sé que la gente no está motivada, pero que hay que verlo como el voto protesta, el voto de lucha. Hay que ver ese 15 de octubre como la manera de castigar a Maduro, al Gobierno, a los gobernadores corruptos. Si no superamos ese obstáculo retrocedemos, no en cuanto al número de gobernaciones, porque tendremos más. Sino retrocedemos en la mayoría que somos en la búsqueda del objetivo de que haya un cambio nacional. Tenemos que ratificar que somos la mayoría, y pelear además porque vamos en condiciones muy adversas, hemos tenido malas condiciones pero éstas son las peores.

—Después del 15-O habrá un nuevo mapa político, ¿en ese mapa habrá espacio para la convivencia, para el entendimiento entre gobernadores y el Ejecutivo nacional?

—El que nos ha hecho la vida de cuadritos ha sido el Gobierno, a mí me montaron una Gobernación paralela y no pudieron conmigo. Ahí está Jaua, tenía una obsesión enfermisa con Miranda (…).

—¿Entonces cree que no haya convivencia porque crearán corporaciones paralelas?

—Probablemente, Maduro quiera crear paralelismos. Yo no le tengo miedo a eso porque ya lo viví, lo que sí le tengo miedo es a la apatía de la gente, a que el pueblo no siga luchando. Sí creo que la gente va a votar, hay que explicar muy bien que éste es el paso previo al gran paso que es el cambio de Gobierno porque la gente lo que quiere es que se vaya Maduro. En este estado, votar por Arias es votar por Maduro. Votar por Guanipa es votar por el cambio.

—¿Cómo está la Unidad en el país?

—Después de las tormentas, de la lluvia, todo lo que ha pasado, la Unidad logró superar la gran apuesta que no fueramos a elecciones y que no tuviéramos candidatos unitarios (…).

—¿Qué va a hacer después del 15-O?

—Te invito a que veas mi última alocución como gobernador el 11 de octubre, ahí voy a anunciarle al país lo que voy a hacer.

Panorama